Antin encarga a Deutsche Bank e ING preparar la venta de Lyntia por 3.500 millones
  1. Empresas
ESCISIÓN EN DOS DEL GRUPO

Antin encarga a Deutsche Bank e ING preparar la venta de Lyntia por 3.500 millones

El fondo de infraestructuras lanza una nueva refinanciación por más de 700 millones de euros y divide en dos la sociedad de fibra óptica para maximizar la rentabilidad

Foto: Sede de Deutsche Bank en Alemania. (Reuters)
Sede de Deutsche Bank en Alemania. (Reuters)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La fiebre inversora por la fibra óptica en España tiene una nueva operación corporativa encima de la mesa, después de la venta de Adamo por 1.200 millones de euros. Según han confirmado varias fuentes financieras, Antin Infrastructure Partners ha encargado a Deutsche Bank e ING preparar Lyntia para su próximo traspaso por unos 3.500 millones de euros. El banco alemán y el holandés trabajan con el fondo francés en la refinanciación de la deuda y en la separación del negocio en dos compañías para maximizar el precio de la desinversión.

Según estas fuentes, Lyntia se ha dividido en Lyntia Access y en Lyntia Networks. La primera, creada hace unos meses, es la encargada de la división de FTTH o fibra al hogar, con más de 2,3 millones de viviendas pasadas, mientras que la segunda opera los contratos a largo plazo con clientes como Enagás, Naturgy o Vodafone. Access es una filial de mucho más crecimiento, tipo Telefónica o Adamo en su zona rural, mientras que Network tiene un perfil más conservador, pero con una rentabilidad asegurada a más tiempo.

Por ello, Antin considera que los potenciales compradores de estas compañías pueden ser muy distintos. Mientras que por Access pueden interesarse Onivia o Infravia, que se quedaron a las puertas de comprar Adamo, o el propio Ardian, que finalmente se quedó con este operador de fibra, los fondos que gestionan las pensiones de países como Canadá, Reino Unido o Australia entrarían en la puja por Network, al ofrecer un retorno a largo plazo del 5% gracias a su predecible generación de caja.

Foto: EC

Deutsche Bank e ING se han puesto en conversaciones con los acreedores de Lyntia para levantar un nuevo préstamo y repartir la deuda, que ahora está en la sociedad matriz, en las filiales en función de sus activos y su crecimiento futuro. La operación llama la atención porque Lyntia Holding, la cabecera del grupo, ya renovó en 2020 la deuda, al formalizar un nuevo préstamo por 730 millones de euros, que sustituyó al firmado en 2019 con ING por 427 millones. El operador de telecomunicaciones consiguió rebajar el coste desde el euríbor + 2,50% anterior al 2,25%, manteniendo el vencimiento en julio de 2025.

Lyntia obtuvo un beneficio bruto de explotación o ebitda de 95 millones de euros en 2020. Si se le aplican los múltiplos a los que Telefónica vendió Telxius y a los que EQT se ha desprendido de Adamo, más de 30 veces, el grupo tendría una valoración de 3.000 millones. Pero fuentes próximas a la operación aseguran que el ebitda de este año aún será mayor, por lo que la tasación a la hora de vender la sociedad rondará los 3.500 millones. La búsqueda de nuevos inversores se llevará a cabo en el primer semestre de 2022 una vez se cierre la refinanciación que ya está en marcha.

Telefónica, el premio gordo

La transacción será, por tanto, todo un éxito para Antin, que en 2018 adquirió Uffinet, como así se llamaba anteriormente, por unos 1.300 millones de euros a Cinven. Este fondo, que se quedó con el negocio en Latinoamérica, la había comprado previamente a Naturgy en 2014 por unos 510 millones. Desde el desembarco de Antin, que ha invertido cerca de 300 millones adicionales en varias ampliaciones de capital, Lyntia ha comprado las redes de fibra óptica de Iberdrola y de Endesa por 260 y 132 millones de euros, respectivamente.

Foto: Foto: Reuters.

La actividad comercial del Lyntia se basa en el alquiler y mantenimiento de fibra oscura a operadores de telecomunicaciones, y en la comercialización de servicios de transmisión de datos, principalmente. Más del 53% de la cifra de negocios se corresponde con los ingresos por la cesión de infraestructuras. No obstante, el principal vector del crecimiento a futuro proviene de los servicios de capacidad y de los servicios FTTH que aprovechan la gran capilaridad de la red, incrementando el peso sobre el total de ventas del grupo.

Además de la operación ya cerrada de Adamo y la próxima de Lyntia, el mercado español tiene otras tres transacciones similares. Por una parte, Red Eléctrica busca un socio para el 49,9% de Reintel, mientras que MásMóvil pretende vender la FTTH de Euskaltel por unos 500 millones. Pero el premio gordo será la desinversión de Telefónica, que sondea a inversores de la mano de Citi para vender una participación minoritaria de su extensa red de fibra óptica por unos 5.000 millones.

La fiebre inversora por la fibra óptica en España tiene una nueva operación corporativa encima de la mesa, después de la venta de Adamo por 1.200 millones de euros. Según han confirmado varias fuentes financieras, Antin Infrastructure Partners ha encargado a Deutsche Bank e ING preparar Lyntia para su próximo traspaso por unos 3.500 millones de euros. El banco alemán y el holandés trabajan con el fondo francés en la refinanciación de la deuda y en la separación del negocio en dos compañías para maximizar el precio de la desinversión.

Citi
El redactor recomienda