Las petroleras disparan el margen cobrado en los carburantes al máximo histórico
  1. Empresas
0,08€/l superior al de Francia, según CNMC

Las petroleras disparan el margen cobrado en los carburantes al máximo histórico

El precio del gasóleo A y de la gasolina 95 antes de impuestos sin contar el coste del petróleo es el más alto (+50% desde 2014). Las petroleras achacan esta subida a costes impuestos

Foto: Un hombre, repostando en una gasolinera. (EFE)
Un hombre, repostando en una gasolinera. (EFE)

Las petroleras (Repsol, Cepsa, BP, etc.) cobran por los carburantes más que nunca. La gasolina 95 y el gasóleo A están en su mayor nivel en siete años, pese a que el petróleo es un 25% más barato.

El denominado margen bruto de los combustibles, que incluye además del beneficio empresarial los distintos costes en que tienen que incurrir las compañías para llevar la gasolina a las estaciones de servicio, se ha disparado hasta más de 25 céntimos por litro tanto para diésel como para gasolina, según los últimos datos que acaba de publicar la CNMC. Esta situación se da justo cuando otros costes energéticos (la luz y el gas están en máximos históricos) y las materias primas están en récord. Un cóctel que ya ha hecho que la inflación se eleve hasta el 4% y amenace cada vez más la recuperación económica.

El precio final de los carburantes está actualmente en niveles de mediados de 2014 (1,47 euros por litro de gasolina 95 y 1,34 euros por litro de gasóleo A). Sin embargo, el margen bruto introducido por los operadores es un 50% superior al de entonces: ha pasado de estar sobre los 17 céntimos por litro hasta los más de 25 céntimos por litro.

Eso explicaría en parte que ahora los carburantes cuesten lo mismo que en 2014, pese a que el barril de Brent ahora cotiza alrededor de los 82 euros mientras que entonces lo hacía en torno a los 108 euros. A eso habría que añadir también una mayor carga impositiva (el Gobierno de Rajoy armonizó el tramo autonómico del impuesto especial sobre carburantes al máximo en toda España, que entró en vigor en 2019).

Foto: Imagen de archivo de un hombre repostando. (EFE)

Desde la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP), ponen de manifiesto que cada vez soportan mayores cargas normativas que les obligan a ampliar el coste que trasladan al usuario. Entre las mismas, ponen de relieve las mayores aportaciones que tienen que hacer por la aportación de biocarburantes, cuya exigencia ha ido creciendo año a año, o las aportaciones al Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE).

Los datos de la CNMC reflejan que estos costes han aumentado entre 2014 y 2020 en tres céntimos por litro tanto en gasóleo A como en gasolina 95, lejos de los más de siete céntimos que ha subido. Además de esto, las petroleras destacan los mayores costes que actualmente tienen las refinerías por el CO₂ (su coste se ha triplicado) o la inflación. Además, el cambio euro-dólar juega ahora un 3,4% en contra de las empresas frente a 2014, lo que explicaría otra parte pequeña parte del sobrecoste actual. Sin embargo, también se deben tener en cuenta ahí las mejoras de eficiencia de los operadores durante este periodo de siete años que deberían neutralizar parte de las subidas.

placeholder Fuente: CNMC.
Fuente: CNMC.

En suma, la CNMC consideraba al término de 2020 que en el beneficio empresarial, que estima en el 5,5% del margen bruto para el gasóleo A y del 12% en el caso de la gasolina 95, no había una variación significativa. Sin embargo, a la hora de hacer la asignación de costes, la propia CNMC detalla que más del 22% del margen bruto de distribución (unos cinco céntimos por cada litro de combustible) no está explicado. Es decir, que no sabe de dónde viene.

En cualquier caso, el organismo presidido por Cani Fernández admite, con respecto a los beneficios empresariales, que no dispone de información precisa acerca de esta magnitud.

placeholder Fuente: CNMC.
Fuente: CNMC.

Además de lo anterior, la CNMC añade que las medidas aprobadas en 2013 para fomentar la competencia en la distribución minorista de carburantes han tenido un efecto limitado. Ya en 2016, el organismo señaló que el margen bruto de distribución se duplicó en 12 meses con respecto al resto de grandes países de la Unión Europea. Según explicaba, esto ponía de manifiesto la "falta de presión competitiva".

Actualmente, la CNMC sostiene que el margen de distribución es ocho céntimos por litro superior al de Francia tanto para la gasolina 95 como para el gasóleo A. En el caso de la gasolina 95, el coste antes de impuestos en España es el segundo más caro de toda Europa. Desde el sector, explican que esto se debe a que en el país galo hay muchas más gasolineras de hipermercado, que por sus costes operativos y estrategia comercial ofrecen unos precios más baratos que las estaciones de servicios de las petroleras.

La CNMC sostiene que el margen de distribución es ocho céntimos por litro superior al de Francia tanto para la gasolina 95 como para el gasóleo A

Un informe de PwC encargado por AOP detalla que los operadores dominantes tienen un 32% de gasolineras en Francia, un 5% de independientes y un 64% de estaciones de servicio de hipermercado, mientras que en España las grandes petroleras (Repsol, Cepsa y BP, fundamentalmente) suman el 66% de las gasolineras, mientras que las independientes son un 26% y los hipermercados un 8%.

En definitiva, España afronta una crisis energética en los mercados internacionales con un coste de partida para los combustibles, antes de impuestos y sin contar el precio del petróleo —que no para de subir—, más elevado que nunca.

El coste récord del margen bruto de distribución tiene un efecto más costoso para el usuario obligado a llenar el depósito, ya que a ese coste se le aplican los impuestos específicos de las gasolinas y sobre el total se impone un IVA del 21%, con lo que el efecto contra el bolsillo del ciudadano es aún mayor. En este sentido, el mayor cobro por parte de las petroleras también genera un mayor ingreso para las arcas del Estado.

CNMC Gasóleo IVA Inflación Petróleo Diésel Gasolina Recuperación económica
El redactor recomienda