La UE pone en jaque la compra de Air Europa e Iberia exige otra rebaja de precio
  1. Empresas
POR LA ELEVADA DEUDA

La UE pone en jaque la compra de Air Europa e Iberia exige otra rebaja de precio

La Comisión Europea ultima su informe vinculante de competencia con unas condiciones que hacen muy difícil la adquisición de la aerolínea de los Hidalgo al precio acordado

Foto: Aviones de Air Europa e Iberia. (Reuters)
Aviones de Air Europa e Iberia. (Reuters)

La compra de Air Europa por Iberia se ha complicado aún si cabe después de que la Comisión Europea ha establecido formalmente sus condiciones a la toma de control de la aerolínea de la familia Hidalgo por parte de International Airlines Group (IAG). Según indican fuentes próximas al proceso, Bruselas tiene ya ultimado el conocido como ‘Statement of Objetions’, documento en el que fija las cláusulas que deberían cumplir las partes para que la operación sea autorizada. Un obstáculo que se suma a la petición de una rebaja del precio o una extensión del vencimiento de la deuda.

Según estas fuentes, la comisión de competencia de Bruselas ha rebajado sensiblemente los 70 ‘remedies’ (condiciones) que puso antes del verano, cuando Iberia le presentó formalmente el expediente de la compra de Air Europa. Principalmente, cesión de rutas de largo radio a World2Fly, compañía del grupo Iberostar, y de corto y medio a Volotea. Pero estas medidas adoptadas por IAG para allanar las potenciales trabas de las autoridades europeas de competencia no fueron suficientes para acelerar el visto bueno inicial, que se pretendía para el pasado verano.

Foto: Sede de Globalia.

El plazo actual vence a principios de noviembre, por lo que Bruselas ha comunicado informalmente estos días a los interesados sus exigencias. En conclusión, rebaja el número de rutas, pero impone restricciones en las más rentables. En breve, hará público su diagnóstico, con un informe extenso de más de 400 páginas, que tendrá que ser estudiado con detalle por Iberia para decidir si continúa adelante con la adquisición de Air Europa o renuncia a ella. A partir de ahora, la aerolínea de IAG dispone de un mes más para tratar de allanar los obstáculos de la Comisión Europea, que son de cumplimiento obligatorio.

Aunque el grupo hispano-británico considera que aún se pueden negociar detalles con Europa que podrían facilitar un acuerdo, por lo que no va a tirar la toalla hasta el último minuto, el pesimismo se ha extendido en el consejo de administración de Iberia, que ha pedido el apoyo del Gobierno para presionar a Bruselas. Según distintas fuentes, María José Rallo del Olmo, secretaria general de Transportes y Movilidad en el Ministerio de Fomento, y Raúl Medina, director de Aviación Civil y actual presidente de Eurocontrol, la organización para la navegación aérea europea, también dependiente de Fomento, están echando el resto para sacar adelante un acuerdo que fue considerado estratégico para España por el anterior ministro, José Luis Abalos.

Otro consejo de alta tensión

El respaldo gubernamental no solo consiste en convencer a Bruselas. Según otras fuentes, Iberia quiere que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) le flexibilice la financiación que otorgó a Air Europa mediante el rescate de 475 millones otorgados en noviembre de 2020. La coyuntura del sector y la evolución de la aerolínea han sido mucho peores de lo estimado cuando se hizo el plan de negocios. En el último consejo de administración de la compañía aún propiedad de la familia Hidago, celebrado el pasado lunes 20 de septiembre, ya se puso encima de la mesa la necesidad de una financiación adicional si la aprobación de la Comisión Europea no llega antes de finales de año y, especialmente, si la transacción no se llega a rubricar.

Según distintas fuentes financieras, Air Europa arrastra una deuda cercana a los 800 millones de euros, entre lo que debe a la SEPI y a los bancos y los impagos o retrasos acordados con sus proveedores. Sobre todo las empresas de alquiler de aviones o ‘lesores’, a quienes la aerolínea ha dejado de pagar al día desde hace meses. Hasta el punto de que uno de ellos, Goshawk, le comunicó el embargo de parte de la flota si la sociedad no le daba garantías de cobro. Según fuentes del sector, Air Europa adeuda 180 millones por los alquileres de los aviones.

La aerolínea de los Hidalgo arrastra una deuda de unos 800 millones, de los que 180 millones son impagos por el alquiler de los aviones

En los cálculos de Iberia para cerrar la adquisición en caso del visto bueno de Bruselas, la filial de IAG quiere poner al día el precio pactado con los Hidalgo, que aceptaron 500 millones a cobrar en cinco años por Air Europa. Un importe que ya era la mitad de los 1.000 millones firmados en noviembre de 2019, cuando se dieron la mano por primera vez Luis Gallego, ahora consejero delegado del grupo hispano-británico, y Javier Hidalgo, su homólogo en la aerolínea familiar. Dada la situación actual, Iberia quiere actualizar el valor de la compraventa, ya sea rebajando el precio u obteniendo financiación del Estado para pagar las deudas con proveedores.

Una combinación de factores que, según fuentes próximas a la familia, complica que el pacto se rubrique. Especialmente porque los Hidalgo expusieron en el reciente consejo de administración su desacuerdo con las garantías que la SEPI les exigió para la concesión del préstamo —hipotecaron las sedes sociales de Globalia— en comparación con las ayudas aprobadas por otros países a aerolíneas como Lufthansa y Air France, así como la gestión de Valentín Lago, el consejero delegado impuesto por el organismo estatal.

Tras la noticia del informe de Bruselas, IAG sube un 5% en bolsa, superando los máximos de junio en los 2,15 euros por acción. El grupo lleva encadenando varias sesiones de fuertes subidas después de que EEUU relajase sus restricciones de viaje desde la Unión Europea y Reino Unido. En el mes gana un 12,77%.

La compra de Air Europa por Iberia se ha complicado aún si cabe después de que la Comisión Europea ha establecido formalmente sus condiciones a la toma de control de la aerolínea de la familia Hidalgo por parte de International Airlines Group (IAG). Según indican fuentes próximas al proceso, Bruselas tiene ya ultimado el conocido como ‘Statement of Objetions’, documento en el que fija las cláusulas que deberían cumplir las partes para que la operación sea autorizada. Un obstáculo que se suma a la petición de una rebaja del precio o una extensión del vencimiento de la deuda.

Air Europa Comisión Europea SEPI Luis Gallego Globalia
El redactor recomienda