La crisis de Evergrande expone uno de los flancos abiertos de Carlos Torres en BBVA
  1. Empresas
DIVERSIFICACIÓN

La crisis de Evergrande expone uno de los flancos abiertos de Carlos Torres en BBVA

El banco es el que peor se comporta en bolsa desde que estalló la crisis del gigante asiático, por su exposición a mercados emergentes. Podría verse empujado a retomar las fusiones

Foto: Carlos Torres, presidente de BBVA, en las jornadas de la APIE. (APIE)
Carlos Torres, presidente de BBVA, en las jornadas de la APIE. (APIE)

Cuando Carlos Torres cogió las riendas de BBVA hace casi tres años se encontró un caballo desbocado, con la mayor crisis de la última década por el caso Villarejo. Con el paso del tiempo el banquero salmantino ha conseguido controlar la situación ganándose al mercado y acostumbrándose al ruido de fondo de la causa judicial, que ya no provoca tantos sobresaltos. Aun así, el terreno que pisa es irregular por la sobredependencia del banco a los mercados emergentes, motivo por el que su nombre ha vuelto a salir en las quinielas de las operaciones corporativas.

Entre las opciones que se barajan en el mercado están que la entidad vasca retome los planes de fusión con Banco Sabadell o que busque alguna oportunidad en otro mercado europeo. Tras la venta de su negocio en EEUU, BBVA obtiene casi un 66% de su beneficio en México, Turquía y América del Sur, mercados donde las divisas son más inestables y dependientes de otras grandes potencias como Estados Unidos y China.

placeholder El consejero delegado de BBVA, Onur Genç. (EFE)
El consejero delegado de BBVA, Onur Genç. (EFE)

Este entorno y el capital sobrante de la venta de su filial norteamericana —Société Générale estima que es de 3.900 millones tras la recompra anunciada de acciones— hacen que BBVA salga en todas las quinielas corporativas. Su consejero delegado, Onur Genç, reconoció esta posibilidad hace unos días siempre que cuadren los números y el proyecto tenga sentido. Además, el banquero turco apostó porque la entidad gane tamaño en los próximos 3-5 años.

Este factor es clave y debería empujar al banco a analizar fusiones, según las fuentes consultadas: "Están viendo que cada vez son más pequeños, y cuando eres más pequeño eres menos relevante. Perdieron la oportunidad de jugar la liga española con Sabadell".

Así, junto a Estados Unidos, BBVA ha ido saliendo de otros mercados en los últimos años como Chile y Paraguay, lo que ha hecho que CaixaBank le supere en el 'ranking' como activos como segunda entidad española.

Diversificación

Esta situación supone que la diversificación geográfica del grupo vasco se convierta en ocasiones en un arma de doble filo. En la última semana —crisis de Evergrande—, BBVA ha sido el banco español que peor se comporta en bolsa y el que más vaivenes ha sufrido: llegó a caer un 7,5% en la sesión del lunes. El banco tuvo otro susto similar en marzo debido al desplome de la lira turca. Aun así, hay que tener en cuenta que es la entidad que mejor se comporta en el último año, apoyado por su promesa de recomprar un 10% de su capital.

Esta exposición emergente hizo que la agencia de calificación Fitch rebajara el 'rating' del grupo en 2020 y que el BCE (Banco Central Europeo) pudiera pedirle un plan de contingencia en caso de que siga invirtiendo en países en desarrollo, según publicó 'Expansión'. Más recientemente, un informe de JB Capital Markets apunta que "aunque vemos un buen momento a corto plazo para BBVA, los riesgos en las economías emergentes siguen siendo elevados".

Foto: Josep Oliu (i), presidente de Banco Sabadell, y Carlos Torres, de BBVA. (Imagen: Laura Martín)

Al margen de este 'flanco débil', el mercado lleva premiando al banco más de un año en bolsa por la recuperación de la economía —en especial la mexicana— tras los peores meses del covid, las recompras de acciones, el ERE (Expediente de Regulación de Empleo) y su baja morosidad.

Los expertos consultados coinciden en que el banquero salmantino ha hecho valer su lado gallego con una gestión discreta con foco en el medio y largo plazo. Por delante tiene tres grandes retos. El primero es mantener la confianza del mercado en el primer 'Investor Day' (Día del Inversor) que celebra el banco, el próximo 18 de noviembre. Los analistas esperan algún tipo de anuncio importante respecto al excedente de capital. El segundo reto es el de no perder influencia a pesar de las últimas desinversiones y haber dejado pasar —por el momento— el tren del Sabadell. Y el tercero es el caso Villarejo, donde recientemente han sido imputados dos directivos y el banco podría acabar sentado en el banquillo, lo que podría volver a poner el foco del supervisor sobre BBVA.

Cuando Carlos Torres cogió las riendas de BBVA hace casi tres años se encontró un caballo desbocado, con la mayor crisis de la última década por el caso Villarejo. Con el paso del tiempo el banquero salmantino ha conseguido controlar la situación ganándose al mercado y acostumbrándose al ruido de fondo de la causa judicial, que ya no provoca tantos sobresaltos. Aun así, el terreno que pisa es irregular por la sobredependencia del banco a los mercados emergentes, motivo por el que su nombre ha vuelto a salir en las quinielas de las operaciones corporativas.

Carlos Torres Banca
El redactor recomienda