El covid hunde a mínimos de 2015 las reservas de la banca para reforzar capital
  1. Empresas
DESPLOME DE LOS BENEFICIOS

El covid hunde a mínimos de 2015 las reservas de la banca para reforzar capital

Las reservas procedentes del beneficio que usan los bancos para engordar sus fondos propios están en mínimos de varios años

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El coronavirus ha reducido el margen de asunción de riesgos de los bancos. Las reservas que usan las entidades para reforzar su capital han caído a mínimos de 2016 como consecuencia del hundimiento de los beneficios en 2020.

Los bancos van perdiendo tamaño a marchas forzadas. Mientras siguen reduciendo su infraestructura, también merman su patrimonio neto y el capital que tienen de margen para asumir riesgos. Las reservas que forman parte de los fondos propios de la banca, y que son clave para reforzar de forma sostenible el capital, cayeron entre febrero de 2020 y junio de 2021 un 11%.

Foto: Foto: iStock.

El descenso se ha amplificado en 2021, con 10.000 millones menos, hasta situarse al terminar la primera mitad del ejercicio en 157.639 millones, según los últimos datos del Banco de España. El retroceso se explica por la caída del beneficio en el sector durante el año pasado, en un ejercicio marcado por las provisiones contra la cuenta de resultados.

Esta cifra es la más baja de forma consistente desde 2016. En diciembre de 2018 se redujo puntualmente hasta los 157.499 millones, pero fue solo un mes. Rápidamente, las reservas volvieron a repuntar con el beneficio no distribuido. Lo mismo ocurrió en 2016. Hay que irse a mediados de 2015 para encontrar cifras inferiores de forma estable.

Es decir, el desplome de los beneficios en la banca española ha mermado las reservas hasta el punto más reducido en cinco años. Desde entonces, se habían recuperado y habían ampliado los fondos propios de las entidades, una tendencia que ha trastocado radicalmente el coronavirus, con pérdidas de 5.500 millones en 2020, principalmente por los números rojos de 8.771 millones en Banco Santander.

Las reservas son el principal instrumento para engordar los fondos propios, que también se están reduciendo este año, hasta los 219.802 millones, un 4% menos que antes del inicio de la pandemia. Los fondos propios forman el capital que sirve de ancla para que las entidades puedan asumir riesgos. Es decir, el capital total, formado por el capital social y las reservas, así como los beneficios no distribuidos.

Las entidades mejoraron su posición de capital en 2020 medida como la ratio sobre los activos ponderados por riesgo (APR). Sin embargo, fue gracias al veto al reparto a los dividendos y también por un descenso en el riesgo asumido. Aun así, con una ratio del 12,91% al terminar el cuarto trimestre del año pasado, sigue a la cola en Europa, lejos del promedio del 15,62% en la eurozona, según la Autoridad Europea de Banca (EBA, por sus siglas en inglés).

Foto: César González-Bueno, consejero delegado del Sabadell. (EFE)

Esta es una prueba más de cómo la dimensión de la banca tiende a disminuir. Así se ve también con la evolución de su infraestructura, después de haber cerrado más del 50% de las oficinas que tenía cuando empezó la crisis de 2008 hasta 2020. En 2021, continúan la sangría laboral y el cierre de sucursales. Sabadell y Unicaja son los últimos en negociar un expediente de regulación de empleo (ERE), que incluirá la clausura de más oficinas.

Aun así, los bancos tienen capacidad para seguir dando crédito a la economía. Frente a los continuos avisos de que deben mejorar su capital, se encuentra la abundante liquidez, gracias al aumento del ahorro vía depósitos de familias y empresas, la facilidad para acudir a los mercados de capitales y las rondas de financiación del Banco Central Europeo (BCE).

La deuda de la banca española con el BCE ha crecido en 160.000 millones o un 120% desde que empezó la pandemia. No obstante, según estimaciones de Bank of America, el margen para obtener más financiación con las dos subastas que quedan este año (29 de septiembre y 22 de diciembre) es menor que en otros países.

El coronavirus ha reducido el margen de asunción de riesgos de los bancos. Las reservas que usan las entidades para reforzar su capital han caído a mínimos de 2016 como consecuencia del hundimiento de los beneficios en 2020.

Banco Central Europeo (BCE) Banca Provisiones
El redactor recomienda