Los 200 millones de Florentino, con su famoso penalista y los ministros de Tebas
  1. Empresas
LA CIFRA MÁGICA DEL BERNABÉU

Los 200 millones de Florentino, con su famoso penalista y los ministros de Tebas

Doscientos millones de más es lo que cuesta el renovado Bernabéu, la misma cantidad que iba a pagar por Mbappé y que hace un año le prestó la banca con la garantía del Estado

Foto: Javier Tebas y Florentino Pérez. (EFE)
Javier Tebas y Florentino Pérez. (EFE)

El balón volverá este domingo a rodar en el renovado Santiago Bernabéu después de año y medio cerrado por el covid y las obras de remodelación. Aunque al nuevo templo madridista aún le falta más que la chapa y pintura, los aficionados del fútbol podrán disfrutar hoy del esbozo del que va a ser posiblemente el estadio más moderno de Europa. Un recinto que ya no solo será un campo de fútbol que se utilizará apenas 29 días al año —en el caso de avanzar en todas las competiciones hasta el final— y que es la piedra angular del Real Madrid que Florentino Pérez, incansable, quiere rearmar para los próximos diez años.

Aunque el club ya ha difundido como una serie de Netflix la evolución de las obras, con videos constantes, ladrillo a ladrillo, por fin este fin de semana podrán oler el nuevo césped del Bernabéu. Todo un lujo para los seguidores del equipo blanco y del fútbol en general. Lo que la entidad madridista no ha difundido es el coste de la reconstrucción, proyecto para el que inicialmente pidió un préstamo de 575 millones a pagar en 30 años, se le ha ido de las manos. Y mucho.

Foto: Kylian Mbappé, durante el partido que disputó este fin de semana con Francia. (Reuters) Opinión

Algo muy español, pero llamativo teniendo en cuenta que el sobrecoste se lo carga una constructora, FCC, a Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de otra constructora, ACS, la mayor de España y una de las más grandes del mundo. Es como si a un cocinero tres estrellas Michelin se le quemara, no un plato, sino la cocina. El presupuesto final se ha encarecido en unos 200 millones, cerca de un 25% sobre el importe inicial, según distintas fuentes, desembolso adicional del que los socios deberán ser informados en la propia asamblea para dar su bendición.

Esos 200 millones de más son los que Florentino, ingeniero de Caminos, iba a pagar por Mbappé para que inaugurase este domingo el nuevo Bernabéu. La misma cantidad que el Real Madrid pidió hace apenas un año a un grupo de bancos para sortear los efectos del covid, que le obligaron a cerrar el estadio y trasladarse al Alfredo Di Stefano. Florentino había gestionado la institución blanca con una prudencia admirable: sin entrar en la burbuja provocada por el traspaso de Neymar al PSG y quitándose de encima a Cristiano Ronaldo cuando le pidió 40 millones netos (80 de coste para la empresa) a los 33 años. Pero no hay club en el mundo capaz de soportar una pandemia.

Esos 200 millones concedidos por la banca fueron, en realidad, avalados en un 70% por el Estado español, por el ICO, es decir, usted y yo

Esos 200 millones concedidos por la banca fueron, en realidad, avalados en un 70% (140 millones) por el Estado español, por el ICO, es decir, usted y yo, seguidores madridistas o de cualquier otro equipo de la Liga que dirige Javier Tebas. El rey de Europa debía haber devuelto ese préstamo el pasado mes de mayo, pero el Gobierno permitió alargar el vencimiento hasta al menos 2025, dada la persistencia del virus, opción a la que se han acogido la mayoría de las empresas que pasaron por la ventanilla pública.

Lo que sorprendió a los acreedores es que este verano, en pleno mes de agosto, tras rechazar la operación financiera de LaLiga con CVC Capital Partners, promovida por su archienemigo Tebas, Florentino Pérez estuviese dispuesto a gastarse 200 millones por Mbappé, que el próximo año le costará cero, comisión voluminosa aparte del padre del jugador francés. Adiós a la prudencia financiera. La inversión más elevada de la historia del Real Madrid, alabada por su tropa de corifeos, financiada con las desinversiones de Varanne y Odegaard, el ahorro de la ficha del viejuno y cojo Sergio Ramos y facilitada por la liquidez avalada por el pueblo.

El Bernabéu va a costar 200 millones más de los previstos, lo mismo que Mbappé y la misma cantidad que la banca le prestó hace un año

Una apuesta récord tras decir en abril que el fútbol español y el europeo estaba en quiebra —"estamos todos arruinados"—, una declaración para justificar su proyecto de la Superliga, que recibió la tarjeta roja de varios gobiernos como el francés, el alemán y el inglés, además de los aficionados de la liga británica, que llegaron a parar un Manchester United-Liverpool por invasión de campo en modo de protesta.

Tras la guerra con la UEFA, Florentino se embarcó en la batalla contra Tebas por su acuerdo con CVC, todavía sin cerrar y del que aún se esperan tiros. El presidente del Real Madrid se ha puesto en manos del bufete de Rodríguez Mourullo, uno de los más afamados penalistas, para imponer las demandas o querellas pertinentes, al tiempo que busca fondos de capital riesgo similares a CVC para presentar una oferta paralela que ponga de manifiesto que LaLiga vale mucho más que esa "estafa" que ha organizado el abogado.

Tebas está todo lo tranquilo que puede a sabiendas de que 39 de los 42 clubes han apoyado su operación, pero con la inquietud de que un acuerdo sin el Madrid —imposible de reconducir— y sin el Barça —aún le sigue cortejando— deja tocada su iniciativa. Sobre todo para CVC que no concebiría comprarse la liga alemana sin el Bayer de Munich y el Borussia Dormund o la italiana sin la Juventus y el Milán. Esa es la mayor fuerza de Florentino, la cojera de su antiguo amigo y socio de Javier de Jaime, el hombre clave del fondo de capital riesgo, con el que se las ha tenido muy tiesas en agosto.

El presidente de Laliga tiene contratada a la consultora/lobby de los exministros del PSOE y del PP, que, raro en ellos, no han dicho ni mu

El presidente de la patronal futbolística española ha jugado duro, metiendo un gol a Florentino en el terreno en el que mejor se mueve: la diplomacia. Si el palco del Bernabéu es un salón de intereses, fuentes de la Liga han confirmado que Tebas se ha abrazado a Acento, la consultora montada por José Blanco, exministro socialista y Alfonso Alonso, exportavoz del Partido Popular y también ministro, para bloquear cualquier reacción del Congreso, ya fuera de la izquierda o de la derecha, dispuestos ambos bandos a politizar hasta un ataque de celos. Nadie de los rojos y los azules ha dicho ni media palabra sobre el mayor hobby patrio. Los palcos VIP seguirán abiertos toda la temporada.

Las guerras con la UEFA y LaLiga, así como los rifirrafes con algunos de los popes de la radio, colaboradores de antaño, han puesto de manifiesto que para Florentino Pérez, ya bien entrado en los 70, el señorío no es lo más urgente. Lo cuida poco. Lo que le corre prisa es solucionar la desconexión económica con los aficionados, problema que, curiosamente, comparte con Aleksander Ceferin y con Tebas.

La Liga española, que antes tenía cuatro millones de usuarios de pago, apenas tiene ahora 2,5 millones de forofos. Ha perdido 1,5 millones de usuarios de televisión, un 40%, un auténtico misil a la línea de flotación financiera de los clubs, para los que la mayoría de los ingresos procede de los derechos de TV. De los 10 millones de seguidores dados de alta en la web de LaLiga, tan solo 1,5 están activos. Una ruina, como bien apuntaba el millonario Florentino, que Tebas ha vendido de maravilla a CVC, quien ha pagado 15 veces el beneficio operativo. Pero en realidad, con el fondo de 'private equity', los dos pesos pesados del fútbol español están más cerca de lo que parece. Divididos, el negocio vale muchísimo menos.

El balón volverá este domingo a rodar en el renovado Santiago Bernabéu después de año y medio cerrado por el covid y las obras de remodelación. Aunque al nuevo templo madridista aún le falta más que la chapa y pintura, los aficionados del fútbol podrán disfrutar hoy del esbozo del que va a ser posiblemente el estadio más moderno de Europa. Un recinto que ya no solo será un campo de fútbol que se utilizará apenas 29 días al año —en el caso de avanzar en todas las competiciones hasta el final— y que es la piedra angular del Real Madrid que Florentino Pérez, incansable, quiere rearmar para los próximos diez años.

Florentino Pérez Javier Tebas Santiago Bernabéu LaLiga
El redactor recomienda