Es noticia
Menú
Siro pide ayuda a la banca en pleno tira y afloja con los 'súper' por los precios
  1. Empresas
NO PUEDE PAGAR LA DEUDA

Siro pide ayuda a la banca en pleno tira y afloja con los 'súper' por los precios

La galletera pide a la banca una dispensa al no poder atender sus obligaciones financieras por el incremento de las materias primas

Foto: Juan Manuel González Serna y Luis Ángel López, presidente y CEO de Cerealto Siro Foods.
Juan Manuel González Serna y Luis Ángel López, presidente y CEO de Cerealto Siro Foods.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Apenas un año después de alcanzar un acuerdo de refinanciación con los acreedores, Cerealto Siro vuelve a estar en serios problemas económicos. Según fuentes próximas a las conversaciones, el grupo palentino de alimentación ha pedido a la banca una dispensa en el cumplimiento de sus obligaciones al no poder hacer frente a la primera cuota de amortización del préstamo de 312 millones de euros, renegociado en octubre de 2020. La caída del ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) por la presión de Mercadona, su principal cliente, ha echado por tierra el plan estratégico.

Lejos de alcanzar los más de 30 millones de euros pactados con la banca, el beneficio operativo de Cerealto Siro, la ratio principal para medir su solvencia en relación con su deuda, rondará los 20 millones, según fuentes conocedoras de la situación. Esta caída, que contrasta con las expectativas comunicadas a Deloitte, el auditor, se debe al aumento de las materias primas con que fabrica las galletas, la pasta y los cereales que posteriormente vende a Mercadona.

Foto: Foto de la fusión entre Siro y su filial Cerealto.

De los 340 millones en ventas de Cerealto Siro en 2020, el 65% lo acapara la cadena valenciana de supermercados. Pero fuentes familiarizadas con las negociaciones con la banca aseguran que a lo largo del año el grupo galletero no ha podido pasar al precio de venta la totalidad del incremento del coste de producción, que se ha disparado por el aumento del valor del trigo, entre otros ingredientes, más de un 20% en lo que va de año. El índice Bloomberg Agrícola cotiza al nivel más alto en 10 años por el encarecimiento igualmente de la cebada y el maíz.

La cadena de supermercados de la familia Roig, que se encuentra en plena guerra de precios con Lidl, DIA y Aldi, reaccionó a esta situación en julio pasado, aumentando los precios que abona Siro por las galletas y, este mismo mes, los de la pasta. Un portavoz de Mercadona asegura que "su política es subir precios cuando las materias primas suben y bajarlos cuando bajan". Esto no ha sido suficiente para evitar que el grupo galletero haya pedido clemencia a la banca para saltarse el pago acordado.

Ante esta situación, Banco Santander, CaixaBank, Rabobank y Sabadell han abierto conversaciones con Cerealto Siro para monitorizar de nuevo la situación, ya que la compañía les ha solicitado un ‘waiver’ o dispensa, al no poder hacer frente a la primera amortización pactada hace un año. El grupo palentino debía de pagar ahora 17 millones de los 312 del préstamo sindicado, pero la generación de caja es insuficiente para atender esta obligación financiera. El grupo de alimentación tiene vencimientos de deuda por un total de 51 millones antes de que acabe el ejercicio.

Foto: José Manuel González Serna y Luis Ángel López, presidente y CEO de Cerealto Siro Foods.

El conocido como 'G4' ha contratado los servicios de FTI Consulting para defender sus intereses ante Cerealto Siro, que tiene dos operaciones en marcha para enderezar su solvencia. Por una parte, la compañía ha contratado a Alantra para encontrar inversores que tomen una participación minoritaria. Por otra, ha pedido un rescate a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) de 90 millones de euros, al considerar que es una empresa estratégica para Palencia y Castilla y León. Especialmente, porque tiene una plantilla directa de casi 3.600 personas en una de las regiones más despobladas de España.

Pero la banca considera que los objetivos de estas operaciones corporativas tienen que cambiar. Estiman que no basta con conseguir un inversor minoritario que aporte capital, sino que debe ser mayoritario, porque la relación entre la deuda (la total ronda los 400 millones) y el ebitda se va a disparar este año a cerca de 20 veces. Una situación insostenible que requiere de soluciones más drásticas de las planteadas actualmente por el equipo gestor del grupo.

Foto: Gonzalo de Madariaga, en una presentación en Sevilla. (Ditecsa)

Una fusión fallida

Santander, CaixaBank y Rabobank tienen un riesgo de unos 80 millones de euros cada uno de ellos con Cerealto Siro, mientras que la compañía adeuda unos 45 millones al Sabadell. En caso de impago, los bancos tienen el derecho a quedarse con el 100% del capital, opción que quieren evitar a toda costa, por lo que están dispuestos a buscar alternativas para salvar al grupo galletero.

Cerealto Siro es el resultado de la fusión en 2019 de la integración de las dos compañías dedicadas a la fabricación de marcas para terceros, con unos datos consolidados estimados al cierre de ese año superiores a 600 millones de facturación y una producción superior a 400.000 toneladas. En ese momento, contaba con un equipo de más de 5.000 personas distribuidas en 17 centros de producción ubicados en España, Portugal, Italia, Reino Unido y México, además de un equipo local en Estados Unidos. Pero la fusión no ha dado los resultados previstos y el grupo ha tenido que vender siete de sus fábricas para sobrevivir.

Apenas un año después de alcanzar un acuerdo de refinanciación con los acreedores, Cerealto Siro vuelve a estar en serios problemas económicos. Según fuentes próximas a las conversaciones, el grupo palentino de alimentación ha pedido a la banca una dispensa en el cumplimiento de sus obligaciones al no poder hacer frente a la primera cuota de amortización del préstamo de 312 millones de euros, renegociado en octubre de 2020. La caída del ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) por la presión de Mercadona, su principal cliente, ha echado por tierra el plan estratégico.

Deloitte FTI Consulting
El redactor recomienda