Una entrevista para encandilar a Wall Street y preparar la sucesión del alma de Inditex
  1. Empresas
Marta Ortega Pérez

Una entrevista para encandilar a Wall Street y preparar la sucesión del alma de Inditex

Ortega no tiene ahora mismo un cargo definido en Inditex. No es miembro del consejo, ni vicepresidenta del grupo, ni presidenta ejecutiva de una filial ni directora general de departamento

Foto: Marta Ortega, hija del fundador de Inditex, Amancio Ortega. (Getty)
Marta Ortega, hija del fundador de Inditex, Amancio Ortega. (Getty)

'The Wall Street Journal' es la biblia del capitalismo, por cantidad y cualidad. Propiedad de Dow Jones, es el diario económico más leído del mundo, con tres veces más suscriptores que el 'Financial Times' y uno de los más influyentes. Si uno quiere presentarse formalmente ante los jefes de la industria financiera mundial, no hay mejor escaparate. Y la 'WSJ Magazine', la revista mensual del diario estadounidense, es el que ha elegido Marta Ortega Pérez, hija del dueño y fundador de Inditex, Amancio, para hablar de su visión del negocio de la moda en general, de Inditex en particular y, de especial interés para sus accionistas, de sus planes de futuro en la empresa.

Ortega no tiene ahora mismo un cargo definido en Inditex. No es miembro del consejo, ni vicepresidenta del grupo, ni presidenta ejecutiva de alguna filial, ni directora general de ningún departamento. Pero, según se desprende de la entrevista, desempeña funciones clave para Inditex: contribuye a la supervisión del diseño y las mercancías de ropa de mujer de Zara y gestiona la imagen de marca. Lo primero que hace cada mañana cuando llega a la sede de Arteixo es reunirse con el director financiero (CFO), Miguel Díaz, y otros altos ejecutivos de la firma para analizar el 'ranking' de ventas global de productos.

Pero en el mismo texto queda claro que estas funciones están destinadas a crecer en el futuro. Pablo Isla, presidente de Inditex, protagoniza un cameo en la entrevista. Primero con una cita (“Es muy humilde. Pero también, por supuesto, tiene opiniones muy definidas sobre muchas cosas”) y después con una predicción: “Isla anticipa que su papel en la compañía será cada vez más significativo a medida que la compañía, en la próxima década, se centre cada vez más en la sostenibilidad”, afirma la periodista en el artículo.

placeholder Amancio y Marta Ortega. (Getty)
Amancio y Marta Ortega. (Getty)

Y aunque Ortega Pérez afirma no tener planes para asumir un liderazgo formal en el grupo, tampoco cierra ninguna puerta: “Uno nunca sabe el futuro y yo estoy abierta a ello. Pero para ser honesta, me gustaría estar cerca del producto. Creo que es lo que mi padre siempre hizo”, dice en esa parte de la entrevista. Y en otro, añade: “Yo siempre estaré donde la compañía me necesite más”.

En cualquier caso, la hija de Amancio sí parece autodescartarse para un puesto ejecutivo —“Yo no sé nada de las grandes cifras. Ni siquiera queremos hablar sobre ellas. En nuestro trabajo diario no es algo que me preocupe”— y se posiciona más hacia un liderazgo en la cultura de la compañía.

Fabien Baron, director creativo francés al que Inditex encargó el diseño del logo de Zara, aparece también en la entrevista y deja ver por dónde pueden ir los tiros: “Marta es la voz que subyace tras la marca … Aporta una capa de sofisticación a Zara que tal vez Zara no tenía antes. Su padre construyó un negocio y Marta está construyendo una comunidad que ayudará a la compañía a ir a otro nivel”.

Foto: Dolores Ortega, en cabeza, saliendo del tanatorio de Rosalía Mera. (Cordon Press)

El artículo del 'WSJ Magazine' explica los orígenes de Inditex al lector estadounidense. La pequeña tienda de textiles de A Coruña que acaba siendo un emporio global que al cierre del primer trimestre de 2021 contaba con 6.758 tiendas en 96 países, vendía online en otros 216, compraba mercancía a 1.805 proveedores y producía en 8.543 fábricas en todo el mundo. Pero sobre todo, ofrece la visión de Ortega Pérez de lo que debe ser Inditex en el futuro, una empresa que disuelva las barreras que separan conceptos opuestos y a veces incluso excluyentes: “Creo que es importante construir puentes entre la alta costura y la calle, entre el pasado y el presente, entre la tecnología y la moda, entre el arte y la funcionalidad (...) No solo unos pocos deben ser capaces de tener acceso a productos de alta calidad. Queremos que todos nuestros clientes puedan tenerlo”.

En cuanto al estilo de gestión, se muestra partidaria de un enfoque liviano hacia las jerarquías, que prioriza el trabajo colectivo —“Esto no va de una persona haciendo un buen trabajo. Somos un equipo. Creo que mi padre nunca fue el mejor en algo en concreto, pero fue el mejor en encontrar la mejor persona para hacer cada cosa”—. Y asegura alentar a los equipos de diseño a apostar por piezas “emocionales”, que hagan actos de fe en productos, aunque estos puedan requerir de material más caro o de una línea de producción más compleja.

"Sé grande en el trabajo y pequeño en la vida. Es una de las mejores cosas que he escuchado"

A lo largo de la entrevista, Ortega Pérez cuenta algunas anécdotas personales, como cuando entró al grupo como dependienta de una tienda de Zara en Londres —“La primera semana pensé que no iba a sobrevivir (...) pero luego te enganchas de algún modo a la tienda (...) Es el corazón de la compañía”—. O también que, cuando era pequeña, vivía del todo ajena al imperio que estaban construyendo sus padres. Asegura que no sabía que ellos eran los dueños de Zara. No sabía ni que existía Zara. Solo que trabajaban en el mundo de la moda y que viajaban mucho. Cuando una amiga le preguntó por qué siempre llevaba la ropa de esa marca, respondió: “¿Ah, sí? ¿Es esa la marca? Mi madre me lo compra todo”.

Y la entrevista concluye con una frase que la madre del diseñador Alber Elbaz, amigo de Ortega Pérez, le dijo a su hija: “Sé grande en el trabajo y pequeño en la vida. Es una de las mejores cosas que he escuchado nunca”.

Marta Ortega Wall Street Pablo Isla Noticias de Inditex
El redactor recomienda