Una Fundación para salvar al FC Barcelona: el plan B que también valora Laporta
  1. Empresas
Para superar la crisis histórica

Una Fundación para salvar al FC Barcelona: el plan B que también valora Laporta

La solución sería replicar un modelo similar al del Bayern de Munich, donde los socios son accionistas mayoritarios del club a través de una Fundación, propietaria del 75%

Foto: El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta. (EFE)
El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Hay un elefante en el Camp Nou del que nadie quiere hablar todavía, aunque será imposible obviar su presencia de aquí a la próxima asamblea ordinaria del FC Barcelona a finales del mes de octubre. Hace falta dinero para equilibrar las cuentas del club, con una deuda en torno a 1.200 millones y pérdidas de casi 500 el último ejercicio, y hay muy pocas alternativas para hacerlo sin que los socios pierdan su condición de propietarios. Una de las más obvias se llama Fundación y puede ser la menos mala teniendo en cuenta las circunstancias.

Es la nueva patata caliente que tiene entre manos el presidente Joan Laporta, a pesar de que la marcha de Leo Messi sea lo que tiene en shock a la afición culé. La débil salud financiera del club puede comprometer su viabilidad en el medio plazo si la junta directiva no afronta decisiones drásticas, una vez que ha rechazado sumarse a la solución de urgencia firmada por la LaLiga con el fondo CVC, por el que habría recibido 250 millones. Además de deuda (Goldman Sachs prestó 525 millones en mayo), es necesaria una capitalización.

El plan B que maneja el consejero delegado Ferrán Reverter para sanear las cuentas del Barça marcaría un punto de inflexión en la historia culé, pero en realidad tendría poco de nuevo en el mundo del fútbol. La solución sería replicar un modelo similar al del Bayern de Munich, donde los socios son accionistas mayoritarios del club a través de una Fundación, propietaria del 75%, mientras tres grandes compañías alemanas como Audi, Adidas y Allianz son socias del club bávaro, cada una de ellas con un 8,33% del equipo de fútbol.

Foto: Joan Laporta, presidente del FC Barcelona. (EFE)

Según fuentes próximas a Laporta, el consejero delegado tiene muy estudiado el funcionamiento del Bayern, tanto por sus responsabilidades dentro del Barça como por su reciente paso por Alemania. En su última etapa profesional, Reverter vivió más de seis años en Alemania en primeros puestos de la multinacional MediaMarkt, con sede en Baviera (Ingolstadt), donde fue responsable de operaciones y luego máximo ejecutivo del gigante 'retail', tras una larga trayectoria dentro del grupo, hasta tomar las riendas del FC Barcelona este verano.

Esta idea ha sobrevolado por el Camp Nou desde hace décadas. No en vano, el primero en plantearla fue el candidato Lluis Bassat en la campaña presidencial del año 2000. El presidente saliente, Josep Lluis Núñez, había dejado el club en una situación económica débil y el prestigioso publicista barcelonés hizo suya la propuesta de uno de los integrantes de su junta directiva. Sin embargo, no llegó a usarlo como lema de campaña, consciente de los riesgos que podría plantear de cara a la cita electoral, donde el tono del debate deja poco espacio para la pedagogía.

Ya entonces, un joven abogado llamado Joan Laporta hacía ruido como cabeza visible de la plataforma culé ‘Elefant Blau’, feroz opositor en los últimos años del 'nuñismo'. Tal era su empuje que consiguió sumarse al carro de Bassat, que contaba con el apoyo de Cruyff para ganar las elecciones ante una masa social dividida al 50%. Sin embargo, la presidencia fue a manos del inefable Joan Gaspart, vicepresidente con Núñez, que hizo valer la fuerza del continuismo para demorar en tres tumultuosos años el cambio de ciclo necesitado por el club.

placeholder El estadio del Bayern, club controlado por los socios a través de una fundación, modelo que sondea el Barça. (EFE)
El estadio del Bayern, club controlado por los socios a través de una fundación, modelo que sondea el Barça. (EFE)

En la siguiente cita, adelantada a 2003, tampoco se habló de la Fundación. Ni tampoco se cumplió el pronóstico de que Bassat, esta vez candidato por aclamación del 'establishment' catalán, ganara unas elecciones donde partía como máximo favorito. Entonces perdió a manos de Laporta y de un grupo de ejecutivos de éxito de nuevo cuño (Rosell, Soriano, Ingla...), que inauguró un ciclo virtuoso de éxito gracias a la irrupción progresiva de una generación de jugadores histórica. El dinero a partir de entonces dejó de ser un problema.

Eso no impidió que Rosell y Josep María Bartomeu estudiaran durante sus mandatos alternativas y modelos para modernizar el funcionamiento del club, con la opción de la Fundación como una de ellas, tal como aseguran fuentes internas del club. Otra cosa es que se descartara por diferentes motivos, a pesar de las potenciales bondades que ofrece esa estructura y que ya adivinó Bassat, tanto por motivos fiscales, como operativos y de buena gobernanza. En el fondo, el modelo que haría suyo Isidro Fainé desde "la Caixa" para controlar CaixaBank.

Más de 20 años después y con las arcas del FC Barcelona en situación ruinosa, sin tener en cuenta la necesidad de construir un nuevo estadio, la opción de una Fundación vuelve a tomar cuerpo. El club necesita equilibrar sus cuentas con una inyección millonaria de recursos. Y una manera viable de hacerlo sin perder sus señas de identidad como club pasaría por esa estructura, dando entrada a socios inversores en la sociedad deportiva, mientras que los socios, agrupados en la Fundación, mantendrían una participación mayoritaria. El elefante se mueve.

Hay un elefante en el Camp Nou del que nadie quiere hablar todavía, aunque será imposible obviar su presencia de aquí a la próxima asamblea ordinaria del FC Barcelona a finales del mes de octubre. Hace falta dinero para equilibrar las cuentas del club, con una deuda en torno a 1.200 millones y pérdidas de casi 500 el último ejercicio, y hay muy pocas alternativas para hacerlo sin que los socios pierdan su condición de propietarios. Una de las más obvias se llama Fundación y puede ser la menos mala teniendo en cuenta las circunstancias.

Leo Messi Josep Maria Bartomeu Bayern Múnich Accionistas
El redactor recomienda