Es noticia
Menú
Repostar en gasolineras de Repsol, BP o Cepsa es más caro que nunca con respecto a las 'low cost'
  1. Empresas
En plena operación salida por vacaciones

Repostar en gasolineras de Repsol, BP o Cepsa es más caro que nunca con respecto a las 'low cost'

La brecha entre las estaciones de servicio independientes e hipermercados y las de las grandes operadores roza los 10 céntimos por litro, frente a los seis céntimos de hace año y medio

Foto: Imagen de archivo de un hombre repostando. (EFE)
Imagen de archivo de un hombre repostando. (EFE)

La gasolina 95 y el diésel siguen pulverizando sus precios récord. Esta semana, volvían a registrar niveles máximos en los últimos siete años para la gasolina (1,42 €/l) y de los últimos tres en el caso del gasóleo (1,27 €/l). Para la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP), compuesta por las grandes compañías, la subida de los precios de los carburantes en el surtidor se debe a "la subida del precio del crudo y de las cotizaciones internacionales de la gasolina y el gasóleo por el aumento de la demanda de crudo ante el avance de la vacunación".

Sin embargo, el alza de precios de la materia prima a nivel internacional no lo trasladan igual unos operadores que otros. La diferencia de precios entre las gasolineras independientes, donde se encuentran las 'low cost' (Ballenoil, Petroprix, Gas Express, etc.), junto con las estaciones de servicio de los hipermercados, está en máximos respecto a los surtidores de las grandes cadenas, donde los precios más elevados los tienen BP, Repsol y Cepsa: la brecha ronda los 10 céntimos.

placeholder BP tiene los precios más elevados. (Reuters)
BP tiene los precios más elevados. (Reuters)

Según los datos publicados por la CNMC, a cierre de junio de 2021 —en plena operación salida por vacaciones—, la diferencia era de 9,3 céntimos por litro para la gasolina 95 y de 9,5 céntimos por litro para el gasóleo. Esta es la mayor diferencia de la historia del coste del carburante entre las grandes marcas y las independientes. En un año y medio, esta distancia ha crecido alrededor de un 50%. Al inicio de 2020, la diferencia media para la gasolina era de seis céntimos por litro y para el diésel de 6,5 céntimos por litro.

Los datos oficiales a cierre de junio señalan que el carburante más caro es el de las estaciones de BP (1,43 euros por litro de gasolina 95 y 1,293 euros por litro de gasóleo). Le sigue de cerca Repsol: 1,424 euros por litro de gasolina 95 y 1,291 euros por litro de diésel. Por su parte, Cepsa cobra 1,42 euros por litro de gasolina 95 y 1,293 euros por litro de gasóleo. Estos tres operadores son los que mayores subidas han aplicado. Les siguen Disa, Galp y el resto de operadores.

placeholder Fuente: CNMC.
Fuente: CNMC.

En el lado contrario, la media de las gasolineras independientes es de 1,312 euros por litro de gasolina 95 y 1,176 por litro de diésel. El mismo precio que las independientes tienen los hipermercados. Aunque en este segmento hay grandes diferencias. Carrefour y Eroski tienen precios más caros que Bonarea, Family Energy, Esclatoil, Alcampo o E.Leclerc, aunque todos ellos están sustancialmente por debajo de las grandes.

placeholder Fuente: CNMC.
Fuente: CNMC.

La diferencia crece sin parar

El sobrecoste de las grandes marcas con respecto al resto de operadores no ha dejado de crecer en los últimos años. A finales de 2013, las diferencias rondaban los dos y tres céntimos por litro. Sin embargo, la proliferación de gasolineras automáticas, muy limitadas de costes y servicios respecto a las grandes, ha provocado que la competitividad en este segmento se haya acrecentado con las marcas tradicionales, que aun así copan la mayoría del mercado nacional. Estas marcas independientes aseguran que la calidad de su gasolina es la misma que las del resto, ya que proceden de los mismos suministradores mayoristas.

Estas divergencias de precios se dan en plena escalada del coste de los suministros y con gran parte de España haciendo un mayor gasto de carburante, dado el creciente nivel de desplazamientos por las vacaciones de verano. Además, el fin del estado de alarma y de muchas restricciones a la movilidad ha supuesto un fuerte incremento de la movilidad y el consiguiente gasto en carburantes.

Foto: De i a d: Teresa Ribera (vicepresidenta tercera), Nadia Calviño (vicepresidenta primera), Pedro Sánchez (presidente) y Yolanda Díaz (vicepresidenta segunda). (EFE)

Esto se ha notado de forma sensible en los resultados del primer semestre de Repsol y de Cepsa. La firma que dirige Josu Jon Imaz ha ganado 1.235 millones de euros en el primer semestre de 2021 tras acabar en pérdidas un año antes. "Durante el segundo trimestre del año, las ventas en estaciones de servicio en España mejoraron un 63% en comparación con las del mismo periodo de 2020, en que se vivieron épocas de confinamiento y fuertes restricciones a la movilidad en España", destacó la compañía a finales de julio. De forma similar, Cepsa ganó 337 millones en la primera mitad de 2021 y dejó atrás las pérdidas del covid. Por su parte, BP ganó 6.500 millones hasta junio.

La subida de los carburantes, sin embargo, está suponiendo un freno para la economía española en plena recuperación poscovid. La subida de los suministros básicos está provocando un aumento de la inflación. El IPC de julio se ha situado en el nivel más alto en cuatro años (2,9%). Los cálculos que el Gobierno de España envió a Bruselas en abril advertían de que con el petróleo 10 dólares por barril por encima del escenario base de 60 dólares (ronda los 70 dólares por barril de Brent desde junio), la economía sufriría un impacto en el PIB de 9.000 millones de euros.

La gasolina 95 y el diésel siguen pulverizando sus precios récord. Esta semana, volvían a registrar niveles máximos en los últimos siete años para la gasolina (1,42 €/l) y de los últimos tres en el caso del gasóleo (1,27 €/l). Para la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP), compuesta por las grandes compañías, la subida de los precios de los carburantes en el surtidor se debe a "la subida del precio del crudo y de las cotizaciones internacionales de la gasolina y el gasóleo por el aumento de la demanda de crudo ante el avance de la vacunación".

Cepsa Repsol PIB Petróleo Diésel Gasolina Gasóleo Vacunación Inflación IPC
El redactor recomienda