Pallete paga la factura de España y la guerra Tebas-Florentino Pérez
  1. Empresas
EL GRAN PROBLEMA DE TELEFÓNICA

Pallete paga la factura de España y la guerra Tebas-Florentino Pérez

Tras hacer de la deuda un problema menor, el negocio español se ha convertido en uno de los principales lastres de Telefónica. Y la subasta de los derechos del fútbol azuza nuevos riesgos

placeholder Foto: Javier Tebas y Florentino Pérez. (EFE)
Javier Tebas y Florentino Pérez. (EFE)

Casi cinco años después de su nombramiento como presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete tuvo, al fin, este jueves una presentación de resultados tranquila. Una conferencia telefónica con inversores en la que pudo sacar pecho de su ímprobo esfuerzo para sanear la compañía y transformar poco a poco el perfil de ingresos. La deuda, el persistente problema de la teleco, su auténtico lastre, ha pasado ya a ser un asunto menor, controlable, gracias a una intensa ronda de operaciones corporativas, como el acuerdo con Virgin en Reino Unido, el mayor de la historia del grupo, la venta de las torres de infraestructuras por más de 7.000 millones, y la entrada de socios en Alemania y países latinoamericanos para instalar una red de fibra óptica similar a la de España.

Con la serenidad del trabajo hecho y los compromisos cumplidos con los inversores, Pallete se va de vacaciones, no obstante, con algunas preocupaciones. La primera es que la cotización sigue sin recoger este esfuerzo de renunciar a buenos negocios para quitar grasa y ganar en flexibilidad. La segunda es que, precisamente por este pobre rendimiento del valor, la sombra de algunos grandes accionistas que reclaman más decisiones de calado continúa al acecho. Sobre todo después de que por Las Tablas, el barrio madrileño donde está la sede de la compañía, corriese la información de que Uría y Menéndez había hecho un informe sobre la idoneidad del equipo directivo a petición de un inversor relevante.

Foto: Tebas participa en el congreso Ceapi. (EFE)

Ese informe, fantasma hasta el momento, provocó muchos nervios en la casa y en el despacho del presidente, que pidió explicaciones a su red de informadores, a los que no le cuadraba que Uría y Menéndez elaborase una radiografía del 'Movistar Team' a espaldas de Pallete, cuando Telefónica es el mejor cliente del bufete de abogados.

La otra inquietud es el negocio en España, que fue el que acaparó la mayor parte de las preguntas en la 'call' con analistas el pasado jueves. De los seis que preguntaron, cuatro centraron sus dudas sobre qué pasa en España, donde los números no salen. Bank of America, Citi, Credit Suisse y Deutsche Bank le insistieron a Pallete y a Ángel Vila por los márgenes de Telefónica en el mercado nacional y la guerra comercial con los competidores, especialmente MásMóvil.

"Si no fuera por España", tituló Citi, el informe que envió el viernes a sus clientes, en el que dice que, pese a la mejoría del resto de negocios y las adecuadas decisiones estratégicas, "nos cuesta ser más constructivos hasta que no veamos signos tangibles de mejora". "España es el niño problemático", conclusión en la que justifica una ligera bajada del precio objetivo hasta los 3,70 euros por acción. Es decir, no le ve potencial de revalorización a corto plazo (la acción de Telefónica cerró este viernes en 3,866 euros).

Foto: Luis Rubiales, presidente de la Fedración, y Javier Tebas, de la Liga. (Efe)

La esperanza para darle la vuelta al ARPU (ingreso por cliente) y al OIBDA (el beneficio operativo) de Telefónica España es, cómo no, el fútbol. Un negocio, el de la pelota, cuyos principales responsables en España están en clara guerra civil. Javier Tebas, como presidente de La Liga de Fútbol Profesional (LFP), no esconde su enfrentamiento con Florentino Pérez, el líder del Real Madrid y, sobre todo, promotor de la Superliga. Para Tebas, este proyecto de competición con ambición universal arruinaría la liga doméstica, mientras que, para Florentino, los clubes van camino de la quiebra si no se le ofrece al aficionado torneos con más interés, partidos entre los grandes equipos de Europa. Se han llamado mentirosos.

Una batalla que tiene lugar en plena subasta de los derechos de la Liga española para los próximos cinco años. Tebas quiere ingresar al menos los 3.000 millones que obtuvo en la última subasta por un periodo de tres ejercicios, que acaba en la temporada 2021-2022. El presidente de la LFP no acepta rebajar el valor de la competición nacional como ha ocurrido en Francia e Inglaterra. Considera que la Liga local tiene, como poco, la misma tasación, con Messi o incluso sin el astro argentino. Y quiere que Telefónica vuelva a ser el principal pagador.

Foto: Leo Messi durante el partido contra el Atlético de Madrid. (EFE)

Pero Pallete sabe que, a diferencia de la anterior puja, en la que Mediapro y Vodafone estaban en la mesa, ahora ya está solo. Puede y debe bajar su oferta, porque ha habido una evidente devaluación, como ha sucedido también con la Fórmula 1 y el baloncesto. Por ello, Tebas quiere trocear el contrato para dar entrada a los nuevos competidores de la pequeña pantalla, como Amazon, el líder del 'streaming' junto a Netflix. Pretende que haya presión competitiva, como ha pasado en la Premier League y la Ligue 1, donde Amazon ha tirado los precios para el consumidor. Piensa que la suma de partes valdrá más que el todo, lo que supondría de facto quitarle el monopolio actual a Telefónica.

La disyuntiva es que la operadora necesita el fútbol como el comer. Sin la pelota, la pérdida de clientes podría ser histórica. Con ella incluso, en los últimos doce meses ha visto como 250.000 usuarios se han dado de baja de Movistar TV, un goteo que evidentemente castiga la cuenta de resultados nacional de Telefónica. El deterioro de 3.700 millones que Orange anunció de su negocio en España el mismo día que Pallete explicaba sus buenos resultados es una señal evidente de la devaluación de este mercado.

Casi cinco años después de su nombramiento como presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete tuvo, al fin, este jueves una presentación de resultados tranquila. Una conferencia telefónica con inversores en la que pudo sacar pecho de su ímprobo esfuerzo para sanear la compañía y transformar poco a poco el perfil de ingresos. La deuda, el persistente problema de la teleco, su auténtico lastre, ha pasado ya a ser un asunto menor, controlable, gracias a una intensa ronda de operaciones corporativas, como el acuerdo con Virgin en Reino Unido, el mayor de la historia del grupo, la venta de las torres de infraestructuras por más de 7.000 millones, y la entrada de socios en Alemania y países latinoamericanos para instalar una red de fibra óptica similar a la de España.

Noticias de Telefónica José María Álvarez Pallete Florentino Pérez Superliga Javier Tebas Ángel Vilá
El redactor recomienda