Más digitales y conectados: cómo el coche del futuro logrará salvar vidas
  1. Empresas
ENCUENTRO EL CONFIDENCIAL-EY

Más digitales y conectados: cómo el coche del futuro logrará salvar vidas

Innovaciones ligadas al 5G o al 'cloud', como la plataforma del vehículo conectado DGT 3, el sistema de llamada de emergencia 'e-call' o los de ayuda a la conducción, podrían ayudar a salvar miles de vidas

La electrificación del automóvil y su digitalización serán los dos grandes ejes que transformarán el sector en los próximos años. Para impulsar su implantación en España, el Gobierno aprobó el pasado 13 de julio el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) del coche eléctrico y conectado, el cual movilizará unos 24.000 millones de euros en los próximos tres años de forma conjunta: 4.295 los aportará el sector público (principalmente de los fondos europeos Next Generation) y 19.714 millones, el privado.

El objetivo es que la aportación de la industria de la automoción al PIB español pase del 11,5% actual al 15% en 2030. También, que España se consolide como el segundo mayor fabricante de vehículos en la UE, con una producción de 250.000 vehículos eléctricos, 100.000 puntos de recarga en el territorio nacional y la instalación de una fábrica de baterías.

Además de la electrificación del automóvil para jubilar los motores de combustión y reducir sus emisiones, los coches del futuro serán más digitales e integrados. “Solo los sistemas de ayudas a la conducción podrían evitar 70.000 accidentes de tráfico y salvar 25.000 vidas en las carreteras de la UE en los próximos 15 años”, explicó Gregorio Serrano, 'senior advisor' de Movilidad Sostenible, Segura y Conectada de EY y responsable del Mobility Center de la consultora, durante la intervención que abrió el debate ‘La revolución de la movilidad conectada: retos y oportunidades’, organizado por El Confidencial junto a EY.

placeholder Gregorio Serrano, 'senior advisor' de Movilidad Sostenible, Segura y Conectada de EY.
Gregorio Serrano, 'senior advisor' de Movilidad Sostenible, Segura y Conectada de EY.

En esta mesa, que analizó el impacto de las nuevas tecnologías en el futuro coche conectado y cómo puede ayudar a reducir la siniestralidad y a cumplir los objetivos de descarbonización, participaron Elena Gil Lizasoain, directora de Producto y Operaciones de Negocio de IoT & Big Data de Telefónica Tech; Jacobo Díaz, director general de la Asociación Española de la Carretera (AEC); Ricardo Olalla, vicepresidente de Ventas Mobility Solutions de Bosch España y Portugal, y Xavier Ferre, socio responsable de Movilidad de EY.

Cerca de 51 millones de los coches que circulan por las carreteras de todo el mundo están conectados y se espera que el 70% de los vehículos y camiones que se comercialicen a nivel mundial en 2023 cuente con conectividad integrada. “Las tres grandes innovaciones fundamentales que verán los automovilistas y que podrían ayudar a salvar miles de vidas serán la plataforma del vehículo conectado DGT 3.0; los sistemas de ayuda a la conducción [ADAS, por sus siglas en inglés], y el sistema de llamada emergencia 'e-call”, agregó el director de la Dirección General de Tráfico entre 2016 y 2018, Gregorio Serrano.

Ligada a la tecnología 5G y a la nube ‘cloud computing’, el proyecto DGT 3.0 podría estar disponible a partir de 2025 y permitirá a los automovilistas compartir información en tiempo real sobre el estado del tráfico y las vías. Por otro lado, la decena de sistemas de ayudas a la conducción que componen la columna vertebral ADAS —como el doble airbag frontal, el control de estabilidad ESP o el sensor de presión de las ruedas, entre otros— serán obligatorios en toda la Unión Europea a partir de julio de 2022, mientras que todos los coches nuevos vendidos desde abril de 2018 ya disponen del sistema 'e-call' para transmitir la localización GPS del vehículo en caso de un accidente de tráfico. “El 70% de las víctimas en los accidentes tráfico fallece en la primera media hora, una intervención rápida es fundamental para salvar vidas”, subrayó Serrano.

placeholder Jacobo Díaz, director general de la Asociación Española de la Carretera (AEC).
Jacobo Díaz, director general de la Asociación Española de la Carretera (AEC).

La digitalización no solo afectará al automóvil, también a los elementos que lo rodean: infraestructuras, edificios, ciudades, carreteras y hasta los teléfonos móviles personales serán sujetos activos de una transformación que tendrá la ‘economía del dato’ como protagonista absoluta de todas estas interacciones. Para Jacobo Díaz, director general de la Asociación Española de la Carretera (AEC), todos los actores implicados en la construcción y gestión de infraestructuras pasarán de la “gestión del bache a la gestión del dato”.

“Hay dos caminos muy claros en inversiones: garantizar la conectividad 5G en toda la red de autovías del país, donde se registra el 80% de los movimientos de vehículos pesados, y asegurar la conectividad también en el ámbito rural”, subrayó el director general de la Asociación Española de la Carretera (AEC). Por su parte, Elena Gil Lizasoain, directora de Producto y Operaciones de Negocio de IoT & Big Data de Telefónica Tech, fue un paso más allá al proponer “combinar el 5G con otras tecnologías que también han alcanzado un considerable grado de madurez, como el internet de las cosas [IoT], la inteligencia artificial y la 'cloud”.

"Estamos en un momento muy dulce en cuanto a convergencia de tecnologías que van a permitir esa transformación de la movilidad" (Gil)

“Estamos en un nivel de innovación que no se ha visto en décadas por las tendencias de comportamiento —algunas derivadas de la pandemia—, y en un momento muy dulce en cuanto a convergencia de tecnologías que van a permitir esa transformación de la movilidad”, explicó la directora de Producto y Operaciones de Negocio de IoT & Big Data de Telefónica Tech. Diferentes informes destacan que la conexión 5G podría multiplicar por 100 la conectividad y la latencia de las redes, lo que permitirá —por ejemplo— que la inteligencia artificial integrada en los coches sea más segura y fiable.

Entre este abanico de tecnologías, Ricardo Olalla, vicepresidente de Ventas Mobility Solutions de Bosch España y Portugal, apuntó que las empresas de componentes “están apostando muy fuerte, por un lado, por el internet de las cosas, para que los datos se generen de forma digital y se suban fácilmente a la nube, y por otro lado, por una inteligencia artificial que tome decisiones inteligentes en función de esos datos: por ejemplo, una gestión más eficiente de las emisiones en los motores”.

Dato bueno, dato malo

Los directivos de las diferentes empresas destacaron que el volumen de datos recopilados sobre conductores e infraestructuras en la movilidad conectada supone un atractivo negocio para el sector, que permitirá conocer con precisión las necesidades de consumo y movilidad de los usuarios. Sin embargo, Xavier Ferre, socio responsable de Movilidad de EY, subrayó que “la regulación actual no está preparada para la gestión y las necesidades actuales con el dato. Hay partes —como los datos personales— que están más reguladas y directivas europeas que están trabajando en ello, pero el propietario del dato no entiende muchas veces los beneficios de compartirlo”, dijo Ferre.

placeholder Elena Gil Lizasoain, directora de Producto y Operaciones de Negocio de IoT & Big Data de Telefónica Tech, y Xavier Ferre, socio responsable de Movilidad de EY.
Elena Gil Lizasoain, directora de Producto y Operaciones de Negocio de IoT & Big Data de Telefónica Tech, y Xavier Ferre, socio responsable de Movilidad de EY.

En este sentido, el director general de la Asociación Española de la Carretera destacó el problema adicional que supone la sobreabundancia de datos en la movilidad conectada. “¿Cuál es el dato bueno y cuál es el dato malo? Las infraestructuras, por ejemplo, están llenas de sensores que envían datos a los servidores de control de tráfico, el reto ahora es convertir este dato analógico en uno digital que se suba a la nube. La calidad del dato marcará su valor”, dijo Díaz.

En los últimos años, las ciudades han desplegado miles de sensores en semáforos, carreteras, aparcamientos, transporte público, postes para realizar mediciones de CO2, cámaras inteligentes, etcétera. Para Gil Lizasoain, el verdadero valor añadido lo aporta "la combinación de los datos recibidos por los diferentes actores para tomar mejores decisiones. Algunos de ellos, como los datos personales, no se pueden compartir, pero otros sí, y es lo que se necesita para obtener un cuadro más completo". "¿Qué aporta cada tipo de dato al bien común?", se preguntó la directora de Producto y Operaciones de Negocio de IoT & Big Data de Telefónica Tech, quien apuntó al desarrollo de “dos mundos que convivirán en el futuro, uno gratuito y otro de pago”, en el negocio de los datos.

Nube europea Gaia-X

Mejorar la colaboración entre las diferentes empresas que constituyen la cadena del automóvil, desde los fabricantes de coches y los de componentes hasta las energéticas y proveedores de servicios, será uno de los retos de la movilidad eléctrica y conectada. También que el sector privado trabaje de forma conjunta con las diferentes administraciones para intercambiar información. “No es fácil conjugar los distintos intereses de todos los sectores”, apuntó el socio responsable de Movilidad de EY. “La futura Ley de Movilidad Sostenible —que está bajo consulta pública hasta el 15 de noviembre— indica que se va hacia el dato abierto, y esperamos ciertas soluciones, como registros o fomentar las aplicaciones con datos en tiempo real”, añadió Ferrer.

placeholder Ricardo Olalla, vicepresidente de Ventas Mobility Solutions de Bosch España y Portugal.
Ricardo Olalla, vicepresidente de Ventas Mobility Solutions de Bosch España y Portugal.

Como ejemplo de estos marcos de cooperación público-privada, Olalla destacó por su parte el proyecto DGT 3.0 y la nube europea Gaia-X para crear una infraestructura digital conjunta en la UE: “La Dirección de Tráfico recibe información de todos sus sistemas de tráfico, los pone a disposición de los operadores (programas de navegación, fabricantes de coches…) y ellos los combinan y comparten con los conductores para saber dónde hay cortes de carreteras o accidentes. Para que estos sistemas funcionen, la conectividad tiene que ser muy amplia y muy cooperativa. Tenemos la tecnología, pero necesitamos ese entorno cooperativo”, dijo el vicepresidente de Ventas Mobility Solutions de Bosch España y Portugal.

Por último, Ferre señaló la “gran oportunidad” que suponen los 140.000 millones de euros entre ayudas y créditos que España recibirá de Bruselas entre 2021 y 2026, y subrayó que la partida el automóvil será el sector más beneficiado por estos fondos. “El Perte del coche eléctrico y conectado es una gran noticia, y va a servir como modelo para estructurar nuevos proyectos tractores entre diferentes empresas”, dijo el socio responsable de Movilidad de EY, quien lamentó la “falta de cierta información en la que se irá trabajando” según avancen las convocatorias. “Es un ejemplo de colaboración público-privada”, añadió.

Seguridad Víal Eventos EC Transporte
El redactor recomienda