Sánchez abre las ayudas para fabricar coches eléctricos tras las críticas al dedazo a VW
  1. Empresas
Tras los recelos del sector y las CCAA

Sánchez abre las ayudas para fabricar coches eléctricos tras las críticas al dedazo a VW

Industria descarta un acuerdo cerrado y enfatiza que para lograr subvenciones será necesario superar un proceso competitivo, pese a que ya anunció un consorcio con Volkswagen e Iberdrola

placeholder Foto: Felipe VI, junto a Pedro Sánchez (3i), el presidente del Grupo Volkswagen, Herbert Diess (2i), el presidente de SEAT y Cupra, Wayne Griffiths (i), y Reyes Maroto (d).(EFE)
Felipe VI, junto a Pedro Sánchez (3i), el presidente del Grupo Volkswagen, Herbert Diess (2i), el presidente de SEAT y Cupra, Wayne Griffiths (i), y Reyes Maroto (d).(EFE)

El Gobierno ha dado luz verde al plan de ayudas europeas para la fabricación de vehículos eléctricos en España, uno de los proyectos más ambiciosos y estratégicos en su hoja de ruta para la recuperación, que ha hecho público tras la profunda remodelación del Ejecutivo. El plan, sin embargo, no viene exento de polémica, dado que ahora el Gobierno abre un proceso competitivo para que, en teoría, pueda optar cualquiera, cuando hace ya meses anunció un acuerdo con un consorcio de empresas lideradas por SEAT.

El Ejecutivo, por su parte, rechaza ahora que haya nada cerrado e insta a todos a optar a las ayudas, tras las críticas de empresas competidoras, algunas comunidades autónomas ajenas a dicho proyecto o la oposición. Todas ellas cuestionan que se saltara el proceso formal de un plan de esta envergadura. Y es que hasta el propio presidente del Gobierno ya dio por hecho, antes de abrir el proceso competitivo, que el primer Perte sería para el coche eléctrico y en el mismo participarían el Grupo Volkswagen e Iberdrola.

Según ha explicado este martes la ministra de Industria, Reyes Maroto, todas las empresas que quieran optar a los fondos Next Generation EU a través del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) tendrán que presentar sus solicitudes el próximo otoño, y estas entrarán en un proceso de evaluación competitivo y transparente tras el cual se hará la asignación de fondos.

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)

Industria pone el acento en que ya han recibido varios proyectos susceptibles de recibir fondos del Perte a través de las denominadas manifestaciones de interés. Sin embargo, no será hasta que no reciban las propuestas en la convocatoria oficial de ayudas para la actuación integral sobre la cadena de valor del vehículo eléctrico y conectado, dotado con 2.975 millones de euros, cuando se aprueben los desembolsos. En este sentido, la propia Maroto destacaba la profesionalidad de su departamento a la hora de escrutar diferentes propuestas.

Pese a lo incipiente que es aún el proceso, ya que el Ejecutivo no espera que lleguen estos fondos hasta febrero de 2022, el Gobierno ya adelantó quién sería uno de los receptores de estos fondos. Concretamente, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, señaló explícitamente que el primer Perte de España sería el del coche eléctrico y vendría acompañado de la "creación de un gran consorcio público-privado del Gobierno con el Grupo Volkswagen e Iberdrola", según una tribuna publicada en el periódico 'El País' y firmada por el propio Sánchez.

placeholder El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), saluda al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), saluda al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

No solo esto, días antes, el presidente del Gobierno participó en un acto institucional en la fábrica de SEAT (Grupo Volkswagen) en Barcelona (Cataluña) junto con el rey Felipe, el presidente de la automovilística, Wayne Griffiths, y la ministra de Industria, Reyes Maroto, que aprovechaba este acto para anunciar este consorcio entre empresas y Gobierno. No solo eso, sino que la responsable del departamento desvelaba que el proyecto vendría acompañado de una fábrica de baterías, aunque sin concretar su ubicación.

Dicho posicionamiento levantó recelos y críticas de otras comunidades autónomas por lo que entendían era un apoyo explícito del Gobierno a uno de los proyectos frente al resto de aspirantes, ya que se daba por hecha la alianza sin haber pasado por ningún trámite ante Bruselas, que es quien en última instancia debe validar la concesión de las ayudas públicas.

Hay firmas como Stellantis (antigua PSA-Opel), Renault, Mercedes o Ford que pueden optar a dichas subvenciones. Eso, además, interesa a diversas regiones como Galicia, Castilla y León, País Vasco, Valencia o Aragón, muy dependientes del sector automoción. El anuncio de la alianza del Gobierno en Barcelona con SEAT e Iberdrola se daba con el Ejecutivo centrado ya en el discurso de la recuperación económica y enfocado en gestos con el mundo independentista para la distensión del conflicto en Cataluña.

Foto: El rey Felipe y Pedro Sánchez visitan la fábrica de SEAT en Martorell. (EFE)

Pese a que ya se dio por hecha la alianza en varias ocasiones, el Gobierno descarta ahora un acuerdo cerrado con SEAT y enfatiza que en el Perte del vehículo eléctrico tienen cabida varios proyectos y que aquellos que quieran recibir fondos tendrán que hacerlo a través de la convocatoria que se lanzará en el último trimestre de 2021.

El eurodiputado de Ciudadanos Luis Garicano ya venía advirtiendo de lo anormal del anuncio por parte del Gobierno cuando aún no había ni siquiera presentado un proceso competitivo, una de las reglas que marca Bruselas para la asignación de fondos públicos a empresas privadas. Ahora, este economista cree que los anuncios que hizo Sánchez ponen en una tesitura muy difícil a los responsables comunitarios que tengan que firmar la ayuda, ya que podrían considerar que el Gobierno no ha sido neutral con esta candidatura, lo que puede complicar dicho proyecto.

Aunque aún no se conocen las bases reguladoras, ahora el Gobierno exige que aquellos que aspiran a captar fondos a través de este Perte deben conformar proyectos de cinco grandes empresas, incluir en la inversión un 40% de pymes, tener presencia en al menos dos comunidades autónomas y contar con un proveedor de I+D. Además, para ser elegible, es obligatorio contar con una fábrica de ensamblaje del propio coche eléctrico, una fábrica de baterías o de pilas de hidrógeno y que se fabriquen los componentes en España. Adicionalmente, se valora la fabricación de componentes para el vehículo eléctrico inteligente, los microprocesadores y la fabricación de los sistemas de recarga.

Foto: El logo de Volkswagen. (Reuters)

Mucho antes de hacer públicos estos requisitos, la alianza del Gobierno con SEAT, que tiene la mayor fábrica de ensamblaje de España, incluyó como socios a Iberdrola, experto en la parte eléctrica, Telefónica, para todo lo relacionado con el vehículo inteligente, CaixaBank, como 'partner' financiero, Gestamp y Antolín, para la fabricación de componentes, y el centro tecnológico Asti, especializado en robótica.

Este mismo martes, coincidiendo con la aprobación en el Consejo de Ministros del primer Perte centrado en el coche eléctrico, el presidente de Volkswagen, Herbert Diess, confirmaba su intención de instalar una fábrica de baterías en España, aunque, al igual que hizo la ministra en marzo, no desvela su ubicación dentro del territorio nacional. "Estamos dispuestos a establecer toda la cadena de valor de la movilidad eléctrica en el país, incluida la producción de vehículos eléctricos, así como sus componentes, y una nueva fábrica de baterías del grupo. Dependiendo del contexto general y del apoyo por parte del sector público, a partir de 2025 la familia Small BEV [de vehículos eléctricos pequeños] podría fabricarse en España", zanjó el ejecutivo alemán.

El Gobierno ha dado luz verde al plan de ayudas europeas para la fabricación de vehículos eléctricos en España, uno de los proyectos más ambiciosos y estratégicos en su hoja de ruta para la recuperación, que ha hecho público tras la profunda remodelación del Ejecutivo. El plan, sin embargo, no viene exento de polémica, dado que ahora el Gobierno abre un proceso competitivo para que, en teoría, pueda optar cualquiera, cuando hace ya meses anunció un acuerdo con un consorcio de empresas lideradas por SEAT.

Coche eléctrico Seat Coches El País Gestamp Sector público Ford Recuperación económica
El redactor recomienda