Iberdrola fichó a PwC para librarse de ACS años antes de validar su actuación con Villarejo
  1. Empresas
Diversos trabajos durante al menos 10 años

Iberdrola fichó a PwC para librarse de ACS años antes de validar su actuación con Villarejo

Una década antes de firmar el 'forensic', que no ve irregularidades en la contratación de Villarejo, PwC ayudó a Iberdrola en los tribunales frente al asalto de ACS al consejo de la eléctrica, un episodio investigado ahora por la AN

placeholder Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

El vínculo entre Iberdrola y PricewaterhouseCoopers (PwC) con relación al intento de ACS de tomar el control de la eléctrica comenzó hace al menos una década. Mucho antes de elaborar el informe 'forensic' que validaba la actuación de la eléctrica en la contratación del comisario José Manuel Villarejo, PwC asistió a la compañía presidida por Sánchez Galán para evitar la entrada de la constructora en su consejo de administración.

Esa encarnizada lucha empresarial entre ACS e Iberdrola ha acabado formando parte del contexto de la actual investigación de la Audiencia Nacional por el caso Tándem. El juez Manuel García-Castellón trata de esclarecer cuál ha sido la responsabilidad de la cúpula de Iberdrola en el presunto espionaje a Florentino Pérez, presidente de la constructora.

PwC trabajó para Iberdrola como perito en el caso que se dirimió en el Juzgado Mercantil número 1 de Bilbao a principios de la pasada década. Ante dicha instancia, ACS planteó una demanda con la que trataba de impugnar el acuerdo de la junta de accionistas de 2010 por la que se determinó que no podía sentarse en el consejo de administración de la eléctrica pese a que contaba entonces con el 12% del capital social. Iberdrola, apoyada entre otras en la asistencia pericial rubricada por PwC, logró convencer al juez de que ACS era un grupo competidor y de esa manera evitar la entrada en el consejo de administración de la eléctrica.

placeholder Logo de PwC. (Reuters)
Logo de PwC. (Reuters)

La desestimación del juez de los argumentos de ACS fue un golpe para el grupo presidido por Florentino Pérez en su intento de hacerse con la compañía energética vasca, señalan fuentes próximas al caso, que estuvo a punto de llevar a la quiebra al primer ejecutivo del grupo de construcción y servicios, por las deudas que acumuló en su intento por doblegar a Sánchez Galán y tomar el control de Iberdrola a base de compras de acciones.

Fuentes conocedoras del caso señalan que en ese punto se estableció una buena relación entre PwC e Iberdrola y, por el contrario, la consultora quedó vetada de por vida para ACS. Como informaba El Confidencial este lunes, la 'big four' lleva más de siete años validando el cumplimiento de los objetivos de la cúpula directiva, un documento de cuyo visto bueno depende el pago de la remuneración.

Ahora, parte de las pesquisas que investiga la Audiencia Nacional se centran precisamente en la guerra que mantuvieron Ignacio Sánchez Galán y Florentino Pérez por el control de Iberdrola. El auto de imputación sobre el presidente de la cotizada y otros tres altos cargos alberga sospechas del presunto espionaje al también presidente del Real Madrid con el objetivo de neutralizar la entrada en Iberdrola. El juez, en el auto de imputación, pone de relieve que, pese a que la consultora no encontró irregularidad alguna, existe documentación tanto de la Policía como de la Agencia Tributaria que apuntan, de forma indiciaria, en dirección contraria.

Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (Foto cedida por Iberdrola)

El auto por el que se llama a declarar como investigados a Sánchez Galán, Martínez Córcoles, Becker y Orbegozo alerta de los cargos a Cenyt (la empresa de Villarejo) denominados Gipsy y Posy. Dichos presuntos espionajes, de los que existen audios revelados por El Confidencial hace más de un año y medio, se centran sobre Florentino Pérez. Villarejo trataba, siempre según los indicios de la Fiscalía y el juzgado de instrucción y los audios, desactivar la toma de control de ACS sobre la eléctrica vasca.

Pese a lo anterior, Iberdrola comunicó a la CNMV que el 'forensic' de PwC "no ha puesto de manifiesto la comisión de ningún tipo de irregularidad ni de conducta inapropiada por parte de los miembros del Consejo de Administración ni de la Alta Dirección". La eléctrica también añade que ha sido "una investigación absolutamente independiente y sin limitación, ni intervención alguna en cuanto a su alcance, por parte de la compañía".

Sigue la guerra Galán-Florentino

Los ecos de esta guerra de hace más de una década resuenan más fuertes que nunca en la actualidad. Este mismo martes ha trascendido que Iberdrola ha demandado a ACS en un juzgado de Madrid por competencia desleal "al haber denigrado" a la eléctrica para "menoscabar su crédito en el mercado" a raíz de su implicación en el caso que investiga los negocios del excomisario José Villarejo.

Una demanda que ha provocado la reacción de ACS que califica este movimiento de "maniobra de distracción" para tratar de diluir sus responsabilidades ante la justicia. El comunicado de la firma presidida por Florentino Pérez hace referencia a una conversación entre el entonces director general de Seguridad de Iberdrola, Antonio Asenjo, y el comisario Villarejo sobre la posibilidad de espiar a Pérez. Asenjo le dijo al comisario que "sería más fácil hacer un montaje con un niño o hacerle desaparecer simulando un accidente", unas propuestas que ACS tacha de "repugnantes".

El vínculo entre Iberdrola y PricewaterhouseCoopers (PwC) con relación al intento de ACS de tomar el control de la eléctrica comenzó hace al menos una década. Mucho antes de elaborar el informe 'forensic' que validaba la actuación de la eléctrica en la contratación del comisario José Manuel Villarejo, PwC asistió a la compañía presidida por Sánchez Galán para evitar la entrada de la constructora en su consejo de administración.

Noticias de Iberdrola PwC Florentino Pérez Ignacio Sánchez Galán Espionaje Audiencia Nacional CNMV Bilbao Accionistas Fiscalía Anticorrupción
El redactor recomienda