Nuevo examen para la CNMV y el Banco de España en el caso Banco Popular
  1. Empresas
DECLARACIONES

Nuevo examen para la CNMV y el Banco de España en el caso Banco Popular

Ambos supervisores pasan un nuevo examen en la Audiencia respecto a su coordinación y responsabilidad en la supervisión de la solvencia y la transparencia de las entidades

Foto: Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV, en las jornadas de la APIE. (EFE)
Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV, en las jornadas de la APIE. (EFE)

El rol de los supervisores españoles irrumpe de nuevo en la Audiencia Nacional. Como ya ocurrió en el caso Bankia, la investigación de Banco Popular vuelve a poner sobre la mesa la coordinación y responsabilidad del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Esta causa ha visto desfilar recientemente a altos cargos de la CNMV y se prevé que en julio declaren el presidente del supervisor, Rodrigo Buenaventura, y la de la Junta Única de Resolución (JUR), Elke König. Junto a ello, el caso está pendiente de que varios peritos del Banco de España den su opinión sobre algunas de las presuntas irregularidades contables que se investigan.

El pasado 8 de junio tuvo lugar el interrogatorio a Eduardo Manso, director de Información Financiera y Corporativa de la CNMV, y autor del expediente sancionador que cuestionó las cuentas del grupo, a raíz de una inspección del Banco Central Europeo (BCE) sobre las provisiones. A preguntas del juez, explicó el rol de su departamento y su papel en la revisión de la información financiera de Popular. Afirmó que la “principal función es velar por la transparencia en el mercado”. “Cuando la CNMV tiene dudas por alguna denuncia recibida o por informaciones públicas y pueda haber un incumplimiento, manda requerimientos de información, documentación y/o reuniones con la propia compañía o auditores para tratar de corregirlos”.

Foto: Rodrigo Buenaventura. (EFE)

Esto fue lo que ocurrió en el caso de Banco Popular, lo que llevó a la CNMV a investigar su situación y concluir que había “errores materiales” en las cuentas del grupo de 2016. Según explicó Manso, el supervisor revisa al menos una vez cada 10 años las cuentas de todas las cotizadas y tiene ‘licencia’ para examinar lo que considere

Estas afirmaciones reabren de nuevo el debate sobre las funciones que tiene cada supervisor. Sobre el tapete, la práctica habitual ha sido que BCE/Banco de España revisen la solvencia y la calidad crediticia de los bancos, la CNMV la transparencia y fiabilidad de la información que dan al mercado y los auditores que las cuentas reflejen la imagen fiel. La realidad es que cada uno extiende sus competencias en el día a día y cuando hay escándalos las limitan.

placeholder Sebastián Albella, Elvira Rodríguez y Luis de Guindos. (EFE)
Sebastián Albella, Elvira Rodríguez y Luis de Guindos. (EFE)

Así ocurrió por ejemplo con las declaraciones en el juicio de Bankia de Ángel Benito, consejero entonces de la CNMV, y Julio Segura, expresidente del organismo. “No somos garantes de la autenticidad de la información ni de la veracidad de la información contenida en un folleto informativo, lo único que hacemos es verificar que se incorpora en ese folleto la información necesaria y suficiente”, declaraba Benito, quien recientemente ha regresado a la CNMV como superior de Manso como director general de Mercados.

En junio de 2020, el expresidente de CNMV, Sebastián Albella, abogó por el modelo de supervisión 'twin peaks'. “Personalmente, estoy totalmente de acuerdo con que sería una buena decisión ir a un modelo de supervisión 'twin peaks', con dos polos: el de la solvencia y el de la conducta. El polo de la solvencia, lógicamente, estructurado en torno al Banco de España y el polo de la conducta, lógicamente también, estructurado sobre aquella entidad supervisora cuyo ADN es el de supervisor de conducta, la CNMV.”

El precedente Bankia

La experiencia de Bankia estuvo presente desde el primer momento en el caso Banco Popular. Así, la CNMV, bajo el mandato de Elvira Rodríguez, decidió pedir un informe sobre la situación de la entidad al Banco de España en la ampliación de 2016. Así lo explicó en enero de 2018 en el Congreso: “Tengo que contextualizar cuál es la responsabilidad y competencias de la CNMV en las ampliaciones de capital para así poder explicar mejor qué fue lo que hicimos. Las ampliaciones de capital de las empresas cotizadas, al igual que otras operaciones corporativas similares, son decisión y responsabilidad de los emisores, interviniendo el supervisor porque esas acciones que se emiten lo hacen como oferta pública de venta, se van a admitir a negociación en los mercados y se debe garantizar que la información que se suministra contiene todos los datos que se necesitan para que el mercado pueda funcionar correctamente”.

“La CNMV requirió al Banco de España para que informara de los extremos que considerara oportunos. Como consecuencia de la consulta, afloró el presunto déficit de provisiones de 4.700 millones de euros, que se recoge hasta cuatro veces en las advertencias del folleto, así como las hipotéticas pérdidas de 2.000 millones en el ejercicio a contrarrestar con la ampliación de capital, la suspensión del pago de dividendos y la venta de activos no estratégicos”, añadió.

placeholder Ángel Ron, expresidente de Popular, en la Audiencia. (EFE)
Ángel Ron, expresidente de Popular, en la Audiencia. (EFE)

Por su parte, Albella defendió en el Congreso que “la CNMV, desde su dirección general de Mercados, que es la que sigue y supervisa la información existente en el mercado, hizo un seguimiento estrecho y estuvo especialmente activa monitorizando durante todo el periodo los hechos relevantes y también las noticias que iban apareciendo en medios de comunicación e instando a la entidad en diversas ocasiones, incluso mediante requerimientos escritos, a publicar más información o aclaraciones”.

El caso Banco Popular vuelve a poner el foco sobre las competencias de los supervisores. Como explicaron Rodríguez y Albella, la CNMV tuvo una labor tasada en la ampliación de Popular y en su seguimiento posterior, que fue criticada por no prohibir los cortos (inversores bajistas), como sí se hizo con Liberbank. Sin embargo, los imputados del caso, con el expresidente de Popular, Ángel Ron, al frente, cuestionan que posteriormente se tomara la libertad de poner en tela de juicio la contabilidad del grupo en el expediente liderado por Manso. ¿Dónde están los límites de cada supervisor? Este debate volverá a aflorar en los próximos días con la declaración de Buenaventura.

Banco de España CNMV
El redactor recomienda