Cómo ser un buen líder de tu empresa en plena crisis del coronavirus
  1. Empresas
repensando el futuro

Cómo ser un buen líder de tu empresa en plena crisis del coronavirus

En un entorno de incertidumbre y cambio constante, los líderes organizativos deben ser más flexibles, proactivos y resilientes para lograr superar los obstáculos

placeholder Foto: (Freepik).
(Freepik).

Antes de las recesiones de 2008 y, sobre todo, de 2020, la planificación era la base de la estrategia de cualquier directivo y el largo plazo, la meta. Pero en un entorno de incertidumbre y cambio constante, cuando aparece una crisis imprevista de consecuencias extremas, el desafío para los líderes organizativos va más allá. Las depresiones desde la Segunda Guerra Mundial fueron causadas por errores de política económica, crisis del petróleo o burbujas financieras. El rápido deterioro de las economías y los mercados de valores en medio de la amenaza del covid-19 representa una nueva categoría de incertidumbre: un shock social global.

Ante un evento así, "la proactividad marca la diferencia", explica Carlos Alberto Pérez, director del máster en Dirección de Personas y Gestión de Recursos Humanos de ESIC. "Aquellas empresas que visualizan los cambios y se preparan mejor, tendrán más oportunidades. Aquellas que no lo hagan, efectivamente, se enfrentarán a una amenaza". Por ejemplo, en esta pandemia, las organizaciones que aprovecharon la tecnología de forma intensiva, con la automatización de sus procesos o sus sistemas en la nube, han encarado esa situación mejor que las que no lo hicieron.

Cualidades del líder del siglo XXI

¿Es esta capacidad de adaptación al entorno, esta resiliencia, la cualidad principal del líder del siglo XXI? Sí, pero hay más. Para Pérez, "no queda más remedio que ir hacia un liderazgo transformacional. Ya no podemos dirigir nuestra empresa mirando hacia adentro. Hay que desarrollar la capacidad de crear y gestionar equipos altamente cualificados, capaces de hacer frente a la complejidad y las exigencias, en conocimientos y talentos que los problemas actuales demandan".

Además, en mitad de una situación de crisis, hay algo que no se puede dejar de lado: el propósito de una empresa, su razón de ser, aquella que le permite tener objetivos claros, realistas y determina cuáles son sus actividades esenciales. Este, pase lo que pase, debe permanecer firme. Según una encuesta de Deloitte a directivos de todo el mundo, el 79% cree que el propósito de una organización es fundamental para el éxito, pero el 68% piensa que este no se utiliza como guía en los procesos de toma de decisiones de liderazgo dentro de su organización.

¿Cuál es el primer paso ante una crisis? "Las situaciones de crisis, en general, llegan porque no hemos sido diligentes y previsores y no las hemos visto venir", explica el experto de ESIC. "Hay dos comportamientos de los directivos que casi inevitablemente llevan a sus organizaciones a una situación así: los temerarios, que sobrevaloran sus posibilidades, y los demasiado prudentes, que pecan de lo contrario". Lo verdaderamente relevante llegado el caso es decidir qué hacer y qué recursos alinear para intentar salir lo menos dañados posible de la crisis. "No se debería perder ni un segundo en aquellas acciones que no sean verdaderamente críticas. A veces es lo que separa la salvación del naufragio".

placeholder Durante el confinamiento las amigas de las hijas de Mar Aldeguer se hicieron fotos desde sus casas con las joyas de Coolook, que compartieron en redes sociales. (Cortesía)
Durante el confinamiento las amigas de las hijas de Mar Aldeguer se hicieron fotos desde sus casas con las joyas de Coolook, que compartieron en redes sociales. (Cortesía)

Este es el caso de Mar Aldeguer, creadora y diseñadora de Coolook, una marca de piezas de alta joyería ‘customizables’ al alcance de casi cualquier bolsillo. Activa desde 2006, la empresa comenzó a despegar en 2011 con varias aperturas de tiendas físicas en las principales arterias de Madrid y Barcelona. Sin embargo, cuando el mundo quedó clausurado en marzo de 2020, la emprendedora tuvo que improvisar para sacar su negocio adelante: "Acabábamos de abrir tres tiendas y cuando todavía no nos habíamos recuperado de la inversión, tuvimos que cerrar por el confinamiento", cuenta. "Afortunadamente teníamos una web que estaba empezando a funcionar, pero que tuvimos que reforzar y buscar otra manera de realizar las sesiones de fotos, ya que no podíamos salir de casa. Mis hijas se encargaron de ayudarme. Sus amigas se hicieron fotos con nuestras joyas puestas desde sus casas, con el móvil; quedaron muy divertidas y animaron a las clientas a sentirse bien, pese a la situación".

Esta proactividad y resiliencia permitió a Mar capear el temporal. Confiesa además que "darle más peso a la parte digital, como, por ejemplo, mejorando la web u otorgando más protagonismo a las redes sociales es lo que es lo que nos ha salvado". Eso sí, reconoce que la planificación sigue siendo fundamental, porque "la improvisación solo sirve para resolver problemas que llegan de repente. Ahora, más que nunca, tenemos que estar capacitados para adaptarnos a las circunstancias que nos vienen a cada momento, no nos queda otra; o te adaptas o mueres".

Formar a los futuros líderes

¿Cómo se aprende a ser un líder del siglo XXI? "En ESIC, donde yo imparto clases, ha ocurrido recientemente un relevo generacional que ha llevado a combinar la experiencia de muchos años con la juventud y el ímpetu de las nuevas generaciones. Esto se plasma en la revolución de las metodologías docentes híbridas del Student Centre Learning", dice Pérez.

Asimismo se han ampliado las instalaciones con un campus que potencia los nuevos requerimientos de la formación del siglo XXI, con espacios flexibles, hiperconectados, preparados para el trabajo en equipo, pero también para la reflexión. Se creó el Instituto de Innovación de ESIC (ICEMD), un laboratorio de ideas. "Y hace un par de años lanzamos ESIC Tech, con los avances en inteligencia artificial para aplicar a sus programas, o ESIC Pay, una plataforma gratuita de píldoras formativas en abierto a todo el que las quiera consumir". En resumen, el nuevo rol del directivo resiliente debe girar en torno a la pasión, la lógica, la autoridad y la emoción. Mar Aldeguer que, por cierto es exalumna de ESIC, concluye: "'El miedo es tu peor enemigo', ese es mi mantra".

*El Confidencial y ESIC presentan 'Repensando el futuro', una serie de artículos donde se abordarán los desafíos a los que se enfrentan la educación y formación de los futuros profesionales en un contexto laboral en constante cambio. Si quieres saber más sobre su nuevo campus y programas formativos, pincha aquí.

Repensando el futuro ECBrands BrandsEducación
El redactor recomienda