CaixaBank rebaja el ERE a 7.400 empleados tras suavizar el impacto en oficinas
  1. Empresas
NEGOCIACIONES

CaixaBank rebaja el ERE a 7.400 empleados tras suavizar el impacto en oficinas

La entidad ofrece nuevas mejoras en la negociación del mayor ERE bancario de la historia para acercar posturas con sindicatos tras los últimos paros

placeholder Foto: Manifestación de los empleados de CaixaBank contra el ERE. (EFE)
Manifestación de los empleados de CaixaBank contra el ERE. (EFE)

CaixaBank busca un nuevo acercamiento con los sindicatos tras las protestas de los últimos días. La entidad catalana ha ofrecido este martes una nueva rebaja del número de afectados por el ERE (expediente de regulación de empleo), que se reduciría de los 7.605 que había hasta ahora sobre la mesa a 7.400. Esta rebaja de 205 empleados beneficiaría a la red comercial.

Esta oferta llega tras la ampliación del plazo de negociaciones que se acordó este lunes, hasta finales de junio. Desde que arrancó este ERE, el mayor de la historia de la banca, el impacto se ha recortado desde los 8.300 empleados iniciales hasta 7.400. De estos 900, casi 700 profesionales se beneficiarán de una recolocación interna, y el resto —los 205— se quedarán como apoyo a oficinas "en territorios deficitarios".

CaixaBank contempla que alguna de las recolocaciones pueda volver al grupo

CaixaBank ya había abierto la puerta este lunes a reducir el número de despidos de la red comercial utilizando el exceso de plantilla para cubrir las necesidades que tienen las oficinas en cuanto a la cobertura de bajas de larga duración, paternidad o maternidad o vacaciones, entre otros.

"La dirección se ha reafirmado en el compromiso de que las 686 recolocaciones previstas en empresas filiales se harán manteniendo el salario fijo y la antigüedad y, además, contarán con posibilidad de reincorporación a CaixaBank en determinadas situaciones y transcurrido en período de tiempo. Se han planteado también nuevas propuestas en materia de flexibilidad de la red comercial y condiciones laborales", exponen desde el banco.

Lejos en condiciones

Al margen de este acercamiento, tanto CaixaBank como los sindicatos siguen lejos en las condiciones con las que saldrán los 7.400 empleados. Los representantes de los trabajadores insisten en que todas las bajas sean voluntarias, por lo que han pedido que las prejubilaciones se hagan a partir de los 50 años, a lo que se niegan desde el banco por el alto coste.

"En cuanto a las compensaciones por la extinción de contratos, la dirección ha vuelto a solicitar a la representación laboral sindical una nueva propuesta que sea asumible por la entidad", añaden desde el grupo financiero.

Para los sindicatos, esta oferta sigue siendo insuficiente. Desde uno de los mayores SECB piden que el banco baje en más de 1.000 las salidas. Además, su presidenta, Begoña Peiró, expone que "no entraremos en este tipo de juegos, en los que la empresa quiere aprovechar el miedo de 8.000 salidas para tratar temas como los planes de previsión, que sin duda, requieren la intervención de actuarios y se requiere un tiempo necesario para estudiar el tema en profundidad".

Noticias de Caixabank ERE
El redactor recomienda