La sociedad participada por Felipe González gana a Indra el juicio por un bonus de 7,4 M
  1. Empresas
POR LA EMPRESA CON SU HIJO

La sociedad participada por Felipe González gana a Indra el juicio por un bonus de 7,4 M

Felipe González, su hijo Pablo y Joaquín Moya Argeler, uno de sus socios en sus aventuras empresariales, tenían razón en su millonaria reclamación contra Indra

placeholder Foto: El expresidente del Gobierno Felipe González. (Reuters)
El expresidente del Gobierno Felipe González. (Reuters)

Felipe González, su hijo Pablo y Joaquín Moya Angeler, uno de sus socios en sus aventuras empresariales, han salido vencedores de una millonaria reclamación contra Indra. La sociedad Oyauri Investment, de la que el expresidente del Gobierno es accionista minoritario, ha ganado en los tribunales la demanda que interpuso contra el grupo dirigido ahora por Marc Murtra por una operación de compraventa de participaciones en 2013.

El acuerdo contemplaba el pago de un bonus de hasta 7,4 millones de euros, que hasta la fecha Indra se había negado a abonar. Este incluía el abono de tres millones de euros por parte de Indra por el 33% del capital de Oyauri, que dos años antes, cuando Felipe González y Moya Angeler entraron en su capital, apenas valía 3.750 euros. Pero, y sobre todo, el pago de una cantidad adicional o 'earn out' de entre 2,69 millones y 7,37 millones de euros, en función de objetivos. Concretamente, el número de puntos de conexión ('cores') de la tecnología desarrollada por Oyauri que se acabaran descargando.

Cuando se selló la operación, presidía Indra Javier Monzón, que entró en el cargo en 1992, cuando el Gobierno de González creó Indra mediante la fusión del grupo público Inisel y la compañía privada Ceselsa. El pago de ese bonus venció a principios de 2018 y, al no ser hecho efectivo, Felipe González y sus socios presentaron una demanda en el juzgado tras negociaciones infructuosas con el entonces presidente de la compañía, Fernando Abril-Martorell, que había sustituido a Monzón a principios de 2015. Indra rechazó cualquier abono al estimar que "no hubo beneficio o provecho alguno por la comercialización de la Tecnología G, sino más bien todo lo contrario, unas pérdidas millonarias".

Foto: El expresidente del Gobierno Felipe González. (Reuters)

Por ello, sostuvo en su alegación al juez que, "considerando estos resultados, entenderán por razones obvias que el debate técnico sobre los 'cores' que utilizan la Tecnología G no tenga sentido. Lamentamos que a pesar de los esfuerzos de todos los interesados, la Tecnología G no haya obtenido el anhelado éxito comercial perseguido".

Sin embargo, el magistrado esgrime que, en virtud del contrato firmado, para determinar el bonus solo hay que tener en cuenta el "número de 'cores' en los que estuviese instalada la Tecnología G", sin asumir otros factores, como el beneficio que pudiera haber logrado Indra. "Los parámetros utilizados por Indra en los mencionados documentos, como el retorno económico que la instalación de dichos 'cores' hubiera podido reportar, no se encuentran incluidos en el contrato para fijar el precio variable del mismo, siendo indiferente la entidad responsable de la evolución, del posicionamiento en el mercado y del desarrollo de la Tecnología G".

"Felipe González es un socio minoritario". Señalan también que se trata de un juicio "de interpretación contractual"

Ante esta sentencia, que da la razón a Oyauri y que obliga a Indra a pagar las costas, el juez insta a las partes a llegar a un acuerdo sobre la cantidad final a abonar en función del número de puntos instalados. El mínimo será de 2,69 millones si se colocaron hasta 2.000 'cores' y el máximo, de 7,37 millones, si se sobrepasaron los 8.000. En caso de persistir las diferencias, las partes deberán elegir a un árbitro independiente de estas cuatro firmas: Gartner, ICD Iberia, PriceWaterhouse&Coopers (PwC) o Ernst & Young (EY).

Oyauri, dedicada a la creación de servicios informáticos en la nube ('cloud computing'), tenía como accionistas a la familia González, con cerca de un 25% del capital (un 10% en manos del padre), a Moya Angeler, con una participación similar, y a Alfonso Ríos. En el contrato de compraventa con Indra, se detalló que Pablo, que se incorporó como directivo, era “un elemento clave para el cumplimiento de los objetivos pretendidos por las partes”.

Foto: El expresidente del Gobierno Felipe González. (EFE)

Desde el entorno del expresidente González, señalan que el juicio se ha dirimido entre dos sociedades mercantiles, "sin que haya intervenido ni sido parte persona física alguna". De una de ellas, Oyauri Investments, "Felipe González es un socio minoritario". Señalan también que se trata de un juicio "de interpretación contractual", en el que "se ha pedido al juez que resuelva sobre qué criterio ha de seguirse para interpretar un contrato suscrito entre las partes" y "no se ha pedido ni reclamado el pago de cantidad alguna".

Tras la reciente salida de Abril-Martorell, que se negó a compensar al expresidente del Gobierno, la nueva Indra, del también socialista Murtra, tendrá que decidir si recurre la sentencia o paga la indemnización de entre 2,69 y 7,37 millones.

Felipe González, su hijo Pablo y Joaquín Moya Angeler, uno de sus socios en sus aventuras empresariales, han salido vencedores de una millonaria reclamación contra Indra. La sociedad Oyauri Investment, de la que el expresidente del Gobierno es accionista minoritario, ha ganado en los tribunales la demanda que interpuso contra el grupo dirigido ahora por Marc Murtra por una operación de compraventa de participaciones en 2013.

Felipe González Javier Monzón Fernando Abril-Martorell Noticias de Indra
El redactor recomienda