Forensic a Repsol por Villarejo: la cúpula de Seguridad borraba mails sistemáticamente
  1. Empresas
INFORME 'FORENSIC' DE KMPG

Forensic a Repsol por Villarejo: la cúpula de Seguridad borraba mails sistemáticamente

Los responsables de la contratación del comisario, todos imputados, eliminaban de forma sistemática los 'mails' con información comprometedora sobre los trabajos para la petrolera

placeholder Foto: Logo de Repsol. (EFE)
Logo de Repsol. (EFE)

"Inconsistente por reducida". Esta es la conclusión a la que llega KPMG en el informe 'forensic' que realizó a petición de Repsol para investigar la documentación que la petrolera tenía en sus archivos en relación con los pagos a José Manuel Villarejo para investigar a Luis del Rivero, presidente de Sacyr Vallehermoso, el mayor accionista de la compañía. La consultora señala en su profundo análisis que los responsables de seguridad, varios de los cuales han sido imputados por la Audiencia Nacional, borraban sistemáticamente sus correos y archivos.

Según el informe 'forensic' al que ha tenido acceso El Confidencial, "los datos electrónicos que almacena Repsol de los ex responsables y ex empleados de la Dirección de Seguridad Corporativa (señores Uris, Amunategui, Aruajo y Girona) son limitados e incompletos". KMPG explica que "esto es debido a la combinación de varios factores: características técnicas del propio sistema de correo electrónico Exchange, al uso y borrado que hicieron los 'custodians' antes de abandonar la compañía y a las políticas de retención de la información que resultaban de la aplicación en Repsol".

Esto habría permitido eliminar cualquier rastro de las comunicaciones relacionadas con los trabajos que la petrolera encargó al excomisario. De la investigación se deduce además que gran parte de lo que los directivos de Repsol pudieran compartir con Cenyt, la empresa del Villarejo, o entre ellos mismos, se debió realizar en mano y no en formato electrónico.

Foto: Sede de CaixaBank en Barcelona. (EFE)

En particular, tras comprobar "las copias de seguridad o 'backups' de los buzones de correos electrónicos corporativos, se aprecia un número inconsistente (por reducido) de comunicaciones intercambiadas por estos usuarios", en referencia a Rafael Araujo, exdirector de Seguridad corporativa de la petrolera; a Juan de Amunategui, exdirector corporativo de Servicios Patrimoniales; a Joaquín Uris, exdirector corporativo de Gestión Patrimonial, y a Rafael Girona, subdirector de Seguridad.

Por el contrario, la investigación sobre los buzones electrónicos de Luis Suárez de Lezo, secretario del consejo de administración de Repsol, y de Blas Pérez, el actual jefe de Seguridad, descubrió un volumen general de 'mails' "muy superior" a los que se encontraron almacenados en los de los cuatro directivos citados anteriormente y que fueron objeto del 'forensic' por parte de KPMG.

Foto: Imagen de archivo del comisario Villarejo

La consultora agrega que en el caso de Suárez de Lezo y Pérez no detectó que existiera "alteración, borrado masivo o lagunas remarcables en la secuencia cronológica de la entrada y salida de correos electrónicos", como sí detectó en los buzones de Uris, Amunategui, Araujo y Girona. Estos cuatro directivos, todos ellos imputados por los pagos presuntamente irregulares a Villarejo, "borraban periódicamente sus correos electrónicos o seguían algún criterio de archivado en otros dispositivos, en dispositivos de almacenamiento externo y en carpetas compartidas o departamentales".

KPMG indica que Repsol solo dispone de información sobre investigaciones llevadas a cabo por la Dirección de Seguridad desde 2017. La compañía no cuenta con un archivo histórico de los trabajos realizados entre 2011 y 2014, periodo en el que abonan cuatro facturas al comisario jubilado de Policía, que en aquel momento estaba en activo y, por consiguiente, no podía ofrecer servicios privados de vigilancia.

Los informes 'forensic' se han convertido en clave para la investigación de la Fiscalía Anticorrupción

Además, Pablo Bernard, responsable del 'forensic' de KPMG, expone que, hasta junio de 2013, Repsol usaba un sistema asociado a los correos corporativos denominado IXOS, cuyo objeto era optimizar la capacidad de almacenamiento. Esta aplicación no es accesible actualmente, por lo que "no ha sido posible recuperar los archivos adjuntos a determinados 'mails' contenidos en los buzones de los señores Suárez de Lezo, Uris, Amunategui, Araujo y Girona".

Los informes 'forensic' se han convertido en clave para la investigación de la Fiscalía Anticorrupción y para la decisión del juez de imputar o no a los directivos y las compañías que contrataban los servicios irregulares de Villarejo. Así ha ocurrido con el polémico de PwC y BBVA o en el de la propia PwC e Iberdrola, cuyas conclusiones fueron que no hubo ninguna actuación ilícita pese a los autos del juez Manuel García Castellón en los que habla de ocultación de los contratos y de justificantes falsos de las facturas.

"Inconsistente por reducida". Esta es la conclusión a la que llega KPMG en el informe 'forensic' que realizó a petición de Repsol para investigar la documentación que la petrolera tenía en sus archivos en relación con los pagos a José Manuel Villarejo para investigar a Luis del Rivero, presidente de Sacyr Vallehermoso, el mayor accionista de la compañía. La consultora señala en su profundo análisis que los responsables de seguridad, varios de los cuales han sido imputados por la Audiencia Nacional, borraban sistemáticamente sus correos y archivos.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Repsol KPMG Correo electrónico Audiencia Nacional Luis del Rivero
El redactor recomienda