¿Demasiado optimismo? La banca desoye a los supervisores al evaluar el riesgo de mora
  1. Empresas
MENOS CONTUNDENCIA EN RECLASIFICAR CRÉDITO

¿Demasiado optimismo? La banca desoye a los supervisores al evaluar el riesgo de mora

El BCE quiere más contundencia al reclasificar créditos por riesgo de morosidad, pero los bancos españoles son los menos agresivos en esta contabilidad

placeholder Foto: (iStock)
(iStock)

A pesar de que desde hace un año los servicios de estudios nacionales e internacionales sitúan a España como uno de los países más golpeados por el covid en la eurozona, los bancos españoles son los que tienen menor riesgo de un aumento de la morosidad en sus balances. O, al menos, así es como lo contabilizan, pese a las peticiones que, desde hace meses, hacen los supervisores de mayor contundencia en reclasificar el crédito, según fuentes del mercado.

Las cinco entidades del Ibex 35, una vez que Bankia se ha integrado en CaixaBank, aumentaron el volumen de préstamos en vigilancia especial. Esto es, créditos que siguen estando al día de pagos pero que por sus características (por ejemplo, relacionados con sectores muy afectados por la pandemia) tienen mayor probabilidad de impago que el resto. El incremento fue del 5,3%, ralentizando drásticamente el ritmo de reclasificaciones pese a los mensajes del Banco Central Europeo (BCE), que ha transmitido al sector que quiere más contundencia.

Con datos de cierre del primer trimestre, el crédito en vigilancia especial (‘stage’ 2) sumó 163.804 millones en los cinco grandes bancos españoles (Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Bankinter). Esta cifra bajó en 1.418 millones o un 0,9%, aunque el descenso se explica por la caída en BBVA al dejar de contabilizar Estados Unidos, donde tenía en diciembre 9.260 millones en créditos en ‘stage 2’. Si se elimina de la serie a la filial estadounidense para la comparativa, entonces el sector aumenta en 7.842 millones o un 5,3%. El grueso del incremento se produjo en 2020, pasando de 120.850 millones a 158.061 millones (incluyendo BBVA Estados Unidos).

Foto: Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España. (EFE)

Es decir, durante el pasado ejercicio, en plena pandemia, los bancos reclasificaron a esta segunda fase, entre crédito sano y morosidad, un montante de préstamos por valor de 37.211 millones, lo que supuso un incremento del 31%. Santander tiene, con las cifras de marzo, 70.000 millones en esta fase 2, BBVA cuenta con 36.262 millones (sin Estados Unidos), CaixaBank tiene 36.116 millones, Sabadell contabiliza 12.265 millones y Bankinter otros 2.000 millones.

Estas cifras son más reducidas que en el sector bancario del resto de grandes economías de la eurozona. Es decir, o la evolución macro y el control de riesgos que hayan tenido los bancos permiten un aumento de la morosidad inferior en España al de Francia, Italia o Alemania, o los bancos tendrán que realizar grandes esfuerzos contrarreloj para acometer un incremento de los impagos.

En el conjunto de la Unión Europea, según cifras de la Autoridad Europea de Banca (EBA, por sus siglas en inglés), el crédito en ‘stage’ 2 alcanzó el 9,1% en el cuatro trimestre, 110 puntos básicos más que el trimestre anterior. En España, la ratio en diciembre fue del 7,1%, que aumentó respecto al 5,7% de marzo de 2020 pero que se queda detrás de otros países.

Foto: El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos. (EFE)

En concreto, contrasta con el 9,2% en Alemania, el 8,4% en Francia o el 13,7% en Italia. En más de la mitad de los países el porcentaje supera el 10%, mientras que a la cola están Suecia con un 4%, Letonia con un 5,1%, Finlandia con un 5,6%, Luxemburgo con un 5,8%, República Checa también con un 5,8%, y el siguiente ya es España con un 7,1%.

Esta dicotomía entre el riesgo que ven los bancos españoles y los de otros países también se ve cuando se comparan los créditos con aval público, en España a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que han pasado a fase 2. En España el porcentaje no llega al 10%, cota que sobrepasa la banca italiana y, más holgadamente, la francesa y la alemana, que se acercan al 15%. En Países Bajos se pasa del 25%.

Los banqueros españoles defienden que las proyecciones han mejorado. Así han justificado en las dos últimas semanas haber reducido el volumen de nuevas provisiones contra el covid, inexistentes en varios casos. Pero según el Banco de España, las provisiones que dotaron los bancos en 2020 representaron el 21,5% de las que necesitarán entre 2020 y 2022 según el marco FLESB (Forward Looking Exercise on Spanish Banks) de pruebas de resistencia del Banco de España “bajo el supuesto de un impacto moderado de las medidas de apoyo, porcentaje que aumenta al 33,6% bajo un supuesto de efecto de las medidas de apoyo intermedio”. En todo caso, insistió, “se observó una dispersión significativa entre entidades en el esfuerzo realizado con las dotaciones”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Morosidad Banco de España Banca
El redactor recomienda