Echegoyen sale de Sareb a las puertas de la toma de control del Estado
  1. Empresas
BANCO MALO

Echegoyen sale de Sareb a las puertas de la toma de control del Estado

El banquero deja la sociedad sin indemnización y cede la presidencia al CEO, Javier García del Río. Sareb está en plena reorganización tras entrar en la contabilidad nacional

placeholder Foto: Jaime Echegoyen, presidente de Sareb. (EFE)
Jaime Echegoyen, presidente de Sareb. (EFE)

Cambio en el volante de Sareb. Jaime Echegoyen, presidente durante los últimos siete años del banco malo, ha presentado su renuncia por motivos personales. El banquero ha decidido dar un paso atrás en plena reorganización de la sociedad, cuya deuda —35.000 millones— ha pasado hace unos meses a computar como pública. De hecho, sus principales accionistas —Santander, CaixaBank y Sabadell— están negociando una salida del capital con el Estado, como adelantó este medio.

Echegoyen deja Sareb sin indemnización y se dedicará a partir de ahora a otros proyectos, como podría ser entrar como consejero de grandes compañías. Este banquero, que previamente dirigió Bankinter y Barclays España, había perdido poderes ejecutivos desde el año pasado en favor del consejero delegado, Javier García del Río, que será su sucesor.

Foto: Javier García del Río, consejero delegado de Sareb.

La sociedad hasta ahora semipública amortizará el cargo de consejero delegado. García del Río, que llegó el año pasado procedente de Solvia (Sabadell), ejercerá como único consejero ejecutivo y será el tercer presidente de Sareb, tras Echegoyen y Belén Romana.

“Sareb nació con un mandato tremendamente desafiante, pero con el apoyo de todos, especialmente los accionistas, consejeros y empleados de la compañía, hemos logrado sanear el sector financiero, reactivar el sector inmobiliario y revalorizar una cartera que atesora enormes pérdidas latentes”, señala el presidente saliente.

De banco a inmobiliaria

Durante el mandato de Echegoyen, Sareb ha logrado unos ingresos de casi 28.000 millones con la gestión de los préstamos morosos y la venta de unos 120.000 inmuebles. La cartera que fue traspasada en el momento de su constitución, de algo más de 50.000 millones, se ha reducido en un 40%, y la deuda avalada por el Estado en un 31%.

Sin embargo, la sociedad ha generado unas pérdidas en estos años que han hecho que se consuman los 4.800 millones en capital que recibió en su creación a finales de 2012, aportado en un 45% por el Estado, a través del Fondo de Reestructuración (FROB), y en un 55% por el sector financiero. Por ello, el Eurostat ha obligado a España a computar como pública el resto de la deuda de Sareb, valorada en unos 35.000 millones, y asumir como déficit sus pérdidas.

placeholder Javier García del Río, futuro presidente de Sareb.
Javier García del Río, futuro presidente de Sareb.

Desde el entorno de Sareb explican que estos números rojos se han producido principalmente por la sobrevaloración de los activos traspasados por las entidades rescatadas en 2012 —de hecho, Europa consideró el precio de traspaso una ayuda pública adicional— y por el 'swap' (derivado de cobertura de tipos de interés) que le ha provocado pérdidas de 3.000 millones.

Fruto de todo ello, el Estado y los principales accionistas están estudiando cómo hacer 100% pública la sociedad, algo pendiente de informes técnicos y un cambio legal.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Sareb Jaime Echegoyen
El redactor recomienda