Alfonso López (Reti): "Que el 'lobby' no tenga regulación es una flaqueza democrática"
  1. Empresas
entrevista al fundador de Reti España

Alfonso López (Reti): "Que el 'lobby' no tenga regulación es una flaqueza democrática"

El fundador de Reti España ve con buenos ojos la intención del Gobierno de regular la actividad de los 'lobbies', aunque cree que aún hay que desarrollar los detalles de la normativa

placeholder Foto: Alfonso López, fundador de Reti España. (Carmen Castellón)
Alfonso López, fundador de Reti España. (Carmen Castellón)

El pasado mes, el ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, anunció la puesta en marcha de una regulación de la actividad de los 'lobbies' en España, una reclamación que el propio sector viene pidiendo desde hace años. ¿Qué opina de todo esto una industria que está claramente al alza pero que no siempre ha sido bien vista por muchos ciudadanos? Aclaramos nuestras dudas con Alfonso López, fundador de Reti España, una empresa que realiza labores de 'lobby' y relaciones institucionales.

PREGUNTA. ¿Qué le parece la propuesta del Ejecutivo?

RESPUESTA. La valoración es positiva, pero hay que concretar. Además el Congreso ha aprobado una proposición no de ley (PNL), y no es la primera vez que se aprueba una PNL en este sentido que luego no sale adelante. Ahora lo que necesita es concretarse y de manera rápida, ya que el Consejo de Europa y el Grupo de Estados contra la Corrupción (Greco) ya han dicho que una de las grandes lagunas jurídicas de España es la ausencia de regulación de los 'lobbies'. Hay que dotar de transparencia y regulación a una actividad que en España está creciendo mucho.

Es, en definitiva, un buen anuncio, y ojalá se dirija hacia cuatro pilares que para nosotros son básicos. En primer lugar, la transparencia, que haya un registro y acreditación de lobistas; en segundo, la accesibilidad, es decir, a los que estemos acreditados se nos debe permitir acceder al Congreso y sobre todo al Senado; en tercer lugar, la responsabilidad y el código ético, y el cuarto pilar, las limitaciones, que deben ser marcadas por una ley que dictamine que el 'lobby' nunca puede ir contra el interés general. Si se hace con estos principios, estaremos a favor y tendremos instrumentos que ya tienen otros países que nos llevan ventaja.

P. ¿Hay datos fiables sobre la actividad de ‘lobby’ en España? ¿Cuántas empresas trabajan en ello y cuánto dinero mueve esta industria?

R. La ausencia de registro obligatorio hace muy difícil poder dar datos. Hay estudios que dicen que el 'lobby' supone una actividad de 360 millones de euros anuales en España y emplea a unas 500 personas. Desde Reti, creemos que esos datos son poco conclusivos y se han quedado obsoletos: nosotros pensamos que el sector mueve unos 500 millones de euros y da trabajo a cerca de 2.000 personas.

Ahora bien, también hay que definir qué es 'lobby' y qué no. Normalmente, se dice que el 'lobby' es la actividad de una empresa que recibe una compensación económica por su trabajo de asuntos públicos, pero también está el 'lobby' de los grupos de interés, es decir, un conjunto de ciudadanos que se unen para defender sus intereses; un ejemplo de ello puede ser Greenpeace o la CEOE, que también ejercen como 'lobby'. Nosotros apostamos por esta definición amplia, que incluye tanto a agencias como a grupos de interés, y por eso hablamos de 500 millones de negocio y 2.000 personas trabajando en el sector.

"El 'lobby' en España mueve 500 millones de euros y da empleo a 2.000 personas"

P. ¿Cree que el ‘lobby’ tiene una imagen negativa en España? Y en caso de tenerla, ¿es justa esa imagen?

R. No tenemos la imagen que nos gustaría, eso es indudable, y va a perdurar mientras existan la literatura, el cine, las series de televisión... Pero la realidad se está imponiendo: en España, ya somos más de 40 las empresas que nos dedicamos a esto; incluso en las universidades hay cursos de posgrado sobre relaciones institucionales o 'public affairs', demás, parte de la industria incluso se está organizando en torno a un colectivo representativo, como es la Asociación de Profesionales de las Relaciones Institucionales (APRI). Si a todo esto le sumamos que incluso la Comisión Europea ha reconocido el 'lobby' como una pata esencial de la labor democrática de las instituciones, está claro que, poco a poco, la percepción negativa irá cambiando.

El cine siempre nos ha unido a las prácticas oscuras, al tráfico de influencias, etc., pero la realidad es que los 'lobbies', a día de hoy, los forman profesionales de la incidencia pública con un ADN claramente democrático que, por medio de instrumentos perfectamente legales y lícitos, acompañan a sus clientes en su acceso a los decisores de las leyes.

P. Hablábamos antes del 'lobby' como defensor del interés general. En enero, el aceite de oliva español fue clasificado por Nutriscore al mismo nivel que los refrescos sin azúcar, pero Consumo ha acabado sacándolo del 'ranking'. ¿Es este un ejemplo de intereses que quizás estén enfrentados?

R. Te soy sincero, ojalá en Reti España hubiéramos podido llevar a cabo esta estrategia de la interprofesional del aceite de oliva de España, que ha puesto de manifiesto dos cosas: que no se puede comparar el aceite de oliva con otros aceites de semillas y que Nutriscore tiene muchos errores en sus clasificaciones. En su momento, este 'ranking' validó los cereales con mucho chocolate y azúcar y los puso al mismo nivel que el aceite de oliva, y luego tuvo que admitir el error y rectificar. Lo que me comentas no me parece un ejemplo de intereses enfrentados, sino de todo lo contrario. No hubiera sido justo que el aceite de oliva estuviese al mismo nivel que otros.

placeholder Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

P. ¿Podría ponernos algún ejemplo de actividad 'lobística' que haya desembocado en leyes o medidas favorables al ciudadano medio?

R. Yo destacaría tres que son magníficos y que se pueden enseñar en todas las universidades. Uno es la consecución de igualdad de derechos para el colectivo LGTBI, que fue un trabajo magnífico, muy bien organizado, vendido, visibilizado y publicitado por parte de estos colectivos. El segundo, menos conocido pero muy relevante, fue el que consiguieron las organizaciones de pacientes cuando lograron la universalización de la vacuna para la hepatitis C. También lo hicieron muy bien.

El tercero es una estrategia que hicimos nosotros para el sector óptico español, cuando convencimos a la Administración de que todos los productos para la visión no podían tener un IVA del 21%, sino del 11%. Fue otra estrategia muy positiva para la sociedad: no pueden tener el mismo IVA unas gafas de sol y unas gafas para ver bien.

P. ¿Ha habido demasiado oscurantismo en la actividad de ‘lobby’?

R. La imagen que se da de nosotros es propia de quien no tiene un contacto corriente con el sector, pero también es verdad que, en su momento, al 'lobby' le afectó mucho la imagen del 'conseguidor', que era un señor con capacidad de influencia, con acceso a decisores, que nadie le conocía, que no trabajaba de forma transparente... En otra época, también nos perjudicaron las oficinas de intereses regentadas por expolíticos, puertas giratorias, etc. Pero la realidad está cambiando para bien. Piensa que, en los últimos tres meses, en España se han constituido tres nuevas empresas de relaciones institucionales de forma totalmente transparente. Las empresas estamos siendo muy visibles, estamos pidiendo regulación y nos estamos alineando con las directrices de Europa. Cuanto más se conozca, menos visiones negativas habrá. Nos han afectado mucho las visiones negativas, pero somos un sector totalmente legítimo y legal.

"El cine siempre nos ha unido a las prácticas oscuras, pero el 'lobby' lo forman profesionales de la incidencia pública con ADN democrático"

En resumen, sin duda, en su momento hubo mucho oscurantismo, para qué negarlo. Que en pleno 2021 no tengamos regulación ya revela una de las flaquezas de nuestro sistema democrático. Te leo lo que dice textualmente Greco sobre la falta de regulación: "Resta calidad democrática a España al no hacer transparentes las relaciones entre la sociedad civil y los poderes públicos". Es una recomendación recurrente, tenemos que tener regulación para homologarnos a países de nuestro entorno, pero también para erradicar la imagen del 'conseguidor' dentro del 'lobby'.

P. Quizá no ayude a la buena imagen del sector que muchos políticos acaben trabajando en él.

R. Lo negativo es que haya puertas giratorias, fichajes en consejos de administración y demás. Fíjate, dos exministros españoles —uno del PP y otro del PSOE— han anunciado hace poco que montaban su propia empresa de 'lobby'. Esto es bueno, porque lo presentan de forma transparente, sin puertas giratorias ni nada que haga pensar mal a los ciudadanos. Este es el camino y nosotros lo aplaudimos. Tenemos que tener los mayores estándares de transparencia que cumplen todos los demás sectores.

placeholder Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

P. ¿Hay pocas mujeres en este sector?

R. Tenemos una brecha, aunque pequeña. En Reti España, somos un 60% de hombres y un 40% de mujeres; en APRI, hay un 35% de mujeres socias, pero está presidida por una mujer y en la junta directiva hay total paridad. La brecha existe, pero el futuro del 'lobby' en España habla en femenino. Por ejemplo, hay muchas más mujeres inscritas en cursos de posgrado. La paridad en el 'lobby' se alcanzará mucho antes que en otros sectores.

"El futuro del 'lobby' habla en femenino; la paridad llegará antes que en otros sectores"

P. Sea con las figuras que sea, lo que está claro es que el sector está en auge.

R. Sin duda, es muy evidente. Y más auge que vendrá: hay una demanda creciente de servicios profesionales de relaciones institucionales por parte de las empresas españolas y multinacionales. Piensa, por ejemplo, que hasta hace poco gran parte del Ibex 35 no tenía un departamento de relaciones institucionales, esta labor recaía en el consejero delegado, en el presidente o en el departamento de comunicación. Ahora tienen departamentos dedicados a ello, con su propio presupuesto, su propia estrategia y su propio equipo.

P. ¿Ha afectado la pandemia a esta industria?

R. Sí, pero muy positivamente, ha sido incluso disruptiva. Por dos razones: en primer lugar, porque no eliminó la necesidad de tener políticas de relaciones institucionales; en segundo lugar, porque ha abolido el presentismo y ha habido que reinventarse. Nosotros, de hecho, hemos crecido durante la pandemia, y en este tiempo han nacido nuevas empresas.

P. Por su experiencia, ¿qué sectores invierten más dinero en ‘lobby’?

R. La respuesta es sencilla: los que más regulados están y, por tanto, más necesidad tienen de interlocución, incidencia, anticipación y reacción. Podríamos hablar de farmacia, telecomunicaciones, infraestructuras, energías, etc. El nivel de inversión en 'lobby' es directamente proporcional a su grado de regulación o incluso hiperregulación.

"Los sectores que más invierten en 'lobby' son los más regulados; los que más lo harán serán los vinculados a la tecnología"

P. ¿Hay algún sector que quizá no destaque tanto en gasto actual de ‘lobby’ pero en pocos años gastará mucho más?

R. Las oportunidades las marca el crecimiento de la economía. Hace tres años, nadie pensaba que la micromovilidad (patinetes, motos eléctricas...) iba a ser un sector para crecer en relaciones institucionales, pero a día de hoy es uno de los grandes demandantes de servicios de 'lobby', sobre todo porque no tiene regulación nacional ni autonómica, sino local. Pero hay muchos más. Hace años, tampoco nadie podía pensar en el 'delivery', pero ahora ha pasado de no estar regulado a estar hiperregulado.

Los sectores que más van a crecer en 'lobby' son los que están más relacionados con la revolución y la disrupción tecnológicas, y tenemos que estar atentos a estos sectores.

Lobby CEOE Ibex 35