La jueza adjudica el restaurante Zalacaín a la oferta de Urrechu y Marrón (Gilmar)
  1. Empresas
concurso

La jueza adjudica el restaurante Zalacaín a la oferta de Urrechu y Marrón (Gilmar)

La magistrada del juzgado de lo mercantil número 13 de Madrid autoriza al administrador concursal de Zalacaín para que venda el restaurante a la oferta de Urrechu y Marrón

placeholder Foto: Restaurante Zalacaín.
Restaurante Zalacaín.

Urrechu será el nuevo chef de Zalacaín. Así lo ha decidido la magistrada del juzgado de lo mercantil número 13 de Madrid en un auto fechado ayer martes, 20 de abril, y al que ha tenido acceso este medio.

En el mismo, la jueza Bárbara María Córdoba autoriza al administrador concursal, la firma FTI & Partners, a vender el Zalacaín a la sociedad Restaurante Urrechu Club SL o "a la persona que ésta designe".

Foto: Entrada al restaurante Zalacaín.

Con este fallo, la magistrada inclina la balanza en favor de la propuesta de Íñigo Urrechu y su socio, el empresario inmobiliario Manuel Marrón, fundador de Gilmar junto a Jesús Gil Marín, que también se han hecho con el cáterin de Zalacaín.

Frente a ellos está la propuesta presentada por Cool Moon Brights, sociedad respaldada por Iñaki Arrola, Eduardo Navarro, los hermanos Arbeloa y el chef Dani García.

Alegaciones pendientes

Desde que presentaron sus ofertas, a principios de marzo, hasta este abril, las dos partes han presentado alegaciones, que se encuentran todavía en decanato pendientes de reparto, y que "se unirán a los autos a efectos meramente informativos y, sobre todo, aclaratorios", recoge el auto.

En el mismo, la magistrada cifra en poco más de 818.000 euros la oferta de Cool Moon, mientras que a la de Urrechu le otorga 855.000 euros. Sin embargo, las dos partes recogen variables que elevarían por encima el millón de euros su valoración.

Foto: Vista de la entrada del restaurante Zalacaín. (EFE)

Fue el pasado noviembre cuando Grupo La Finca presentó la solicitud de concurso de las tres unidades de negocio de Zalacaín: el restaurante, el cáterin y la cafetería del Club de Golf Somosaguas, por la que no se ha presentado ninguna oferta. La empresa de la familia Cereceda tomó esta decisión tras años de soportar unas pérdidas que la pandemia hizo ya insostenibles.

Zalacaín arrastraba una deuda de 9,5 millones de euros (de los cuales, ocho corresponden a la familia García Cereceda a través de un préstamo participativo realizado hace años) y un pasivo laboral de casi otro millón. Tras una reforma millonaria realizada en 2017, la familia decidió dejar de poner dinero casi 10 meses después de cerrar como consecuencia de la crisis sanitaria, ante la dificultad de recuperar la inversión realizada, pese a ser una de las mecas de la restauración de la capital desde hace 40 años.

Gastronomía Gilmar Sherpa Capital
El redactor recomienda