La Generalitat rescata los gimnasios del pujolismo pese a su deuda en bonos basura
  1. Empresas
Polémica operación con DiR

La Generalitat rescata los gimnasios del pujolismo pese a su deuda en bonos basura

De su deuda de más de 22 millones, un total de 11,4 millones son obligaciones de alto rendimiento en manos de particulares que ofrecen rentabilidad desde el 4,5% hasta más del 6%

placeholder Foto: Medidas de seguridad posconfinamiento en la cadena de gimnasios DiR. (EFE)
Medidas de seguridad posconfinamiento en la cadena de gimnasios DiR. (EFE)

La Generalitat ha rescatado la cadena de gimnasios DiR, muy vinculada a los entornos tradicionales del pujolismo, a través de un crédito participativo de 2,6 millones de euros de la sociedad pública Avançsa a la sociedad Centres d’Activitats Físiques, que acumula una deuda de más de 22 millones, de la que 11,4 millones son obligaciones de alto rendimiento que ofrecen rentabilidades que van del 4,5% hasta más del 6%. Estas obligaciones se encuentran en manos particulares de cerca de un millar de socios del DiR que como promoción se ahorran la cuota del gimnasio.

Técnicamente, no serían bonos basura porque carecen de clasificación de riesgo propiamente dicha, pero su rentabilidad, que se abona de manera trimestral, está incluso por encima de lo que ahora ofrecen ese tipo de productos. Si incluye el precio de la cuota, la rentabilidad supera el 7%. Avançsa está presidida por el 'conseller' de Empresa, Ramon Tremosa (JxCAT).

Portavoces de la 'conselleria' niegan que la operación, revelada por el diario 'Ara', sea un rescate: “No se trata en ningún caso de ningún rescate ni de ninguna ayuda directa a fondo perdido, sino de un crédito participativo con una finalidad concreta”. Sin embargo, en el activo de Avançsa, la última sociedad que ha entrado ha sido la estación de esquí Boí Taüll, rescatada por la Generalitat, y otra de las sociedades que forma parte de su capital es la empresa de forja de Ripoll, Comforsa. Dos rescates de libro.

Foto: Josep Pujol Ferrusola a su llegada a la Audiencia Nacional en 2015. (EFE)

Una semana después de que se haya sabido que la SEPI ha negado el rescate de los gimnasios Holmes Places, trasciende que la Generalitat actúa en sentido contrario y con una empresa con fuertes vínculos con el pujolismo de toda la vida. Su presidente es Ramon Canela, él y su familia controlan el 85% de DiR. Entre los socios minoritarios, se encuentra Josep Pujol Ferrusola, con un 3%, algo que la Conselleria de Empresa asegura “desconocer”. La presidenta de la fundación DiR fue durante muchos años la madre de Josep, Marta Ferrusola. Y el vicepresidente de la sociedad Centres d’Activitats Físiques es Joaquim Triadú, antiguo secretario general de la Generalitat y persona de confianza de Artur Mas. Además, durante mucho tiempo la periodista Pilar Calvo, hoy diputada de JxCAT en el Congreso, llevaba la imagen de la cadena de gimnasios.

Ramon Canela ha asegurado que el plan de viabilidad que se ha presentado ante Avançsa, y que es preceptivo para que se otorgue el crédito, prevé que la empresa se recupere en cinco años, el plazo con el que se ha otorgado el crédito. “Veníamos de un año récord como 2019, en el que facturamos 50 millones, y tenemos 800 trabajadores”, por lo que ha insistido en la bondad de la operación. Ni la Generalitat ni Canela dan más detalles sobre el plan, aunque Canela explica su objetivo de amortizar su deuda bancaria y la Generalitat se limita a apuntar que el plan “prevé la recuperación gradual de la actividad”. La Generalitat justifica su actuación por el “mantenimiento de los puestos de trabajo”.

placeholder Organigrama del Grupo DiR.
Organigrama del Grupo DiR.

Tanto Canela como el Departamento de Empresa niegan que haya un riesgo añadido por los obligacionistas que han prestado a la empresa 11,4 millones. Canela recuerda que “siempre hemos pagado”, si bien este mes de junio de 2019 vencía una emisión de un millón de euros cuyo devolución se ha aplazado ya dos años y ahora se quiere volver a prolongar. De hecho, estas emisiones de obligaciones de alto rendimiento raramente se han amortizado, en la mayoría de los casos se prolongan en el tiempo.

“Este tipo de deuda es lo mejor que hemos hecho. Mucho mejor que los bancos”, asegura Canela. El presidente de DiR reconoce además que, a finales de año, su empresa consiguió otros cuatro millones de créditos ICO, que no fueron suficientes para mantener la compañía a flote. Según la Conselleria de Empresa, el consejo de administración de Avançsa, en su sesión del 23 de diciembre de 2020, aprobó un préstamo a Centros Actividades Físicas SA de acuerdo con las características de la línea.

La Generalitat evita pronunciarse sobre si parte de su dinero irá a los bonistas

Ahí DiR ya percibió 1,46 millones del préstamo. Solo había pasado un mes desde que la Generalitat aprobase en el Consell Executiu la nueva línea de créditos de Avançsa. En ese tiempo, DiR consiguió presentar su plan de viabilidad, que le otorgasen el préstamo de dinero público y cobrar la mitad del dinero. La Generalitat no aclara en sus respuestas, aunque se le ha preguntado de manera directa, si este crédito público se destinará de manera parcial a retribuir a los bonistas. En 2018, según consta en la memoria del Centre d’Activitats Físiques, los intereses devengados a los bonistas sumaron la cifra de 176.952 euros.

Peligro de contaminación

La Generalitat asegura que “en ningún caso Avançsa tiene previsto tomar el control del capital y, por tanto, no espera tener ninguna obligación para con los bonistas”. Pero el crédito es participativo. Si las garantías no son suficientes, la Generalitat entraría en el capital en cinco años y su paquete de acciones dependería de la valoración que entonces se hiciese de la empresa. La decisión, además, la toma un Ejecutivo en funciones, ya que ERC y JxCAT siguen negociando formar el nuevo Govern.

Foto: Josep Pujol Ferrusola llega a la Audiencia Nacional. (EFE)

Algunas de estas emisiones no se han hecho por la matriz, sino por gimnasios filiales, mediante prácticas de vinculación de 'marketing', incluyendo concursos. La empresa carece de propiedades relevantes. Ni siquiera la maquinaria de gimnasia es suya. Y algunas concesiones que tiene aparecen como hipotecadas. Según la Generalitat, el crédito está avalado “por garantías personales e inmobiliarias”, pero no dice si estos inmuebles se encuentran integrados en el balance de DiR.

Ernst & Young ya advirtió del riesgo que suponía la pandemia para la cadena DiR

Tampoco qué pasa con las pérdidas acumuladas. En 2018, la cadena de gimnasios perdió 1,7 millones, y en el año siguiente los resultados negativos fueron de 19.941 euros. Aquí habría que sumar los números rojos de 2020, que la empresa no declara, pero que fuentes financieras apuntan que son millones. Aunque 2019 fuese un año bueno, el auditor Ernst & Young ya hizo una nota de énfasis en la que advertía: “Llamamos la atención respecto de lo señalado en la nota 19 de la memoria abreviada adjunta, en relación con el posible impacto sobre la sociedad de la reciente situación de emergencia sanitaria global creada por el coronavirus (covid-19) debido a la incertidumbre sobre sus consecuencias. Nuestra opinión no ha sido modificada en relación con esta cuestión”.

En la memoria de 2019, la empresa ya apunta en el apartado de hechos relevantes posteriores al cierre: “Así, como consecuencia de la crisis sanitaria, a la fecha de formulación de las cuentas anuales se ha observado un descenso relevante de los ingresos de las sociedades del grupo del cual la sociedad es la dominante, como consecuencia del cierre de sus instalaciones para evitar la propagación del contagio del coronavirus, así como en cumplimiento de las medidas adoptadas por el Gobierno de España en relación con la declaración del estado de alarma, lo que ha provocado una caída brusca de la actividad desde el 14 de marzo de 2020”.

La Generalitat ha rescatado la cadena de gimnasios DiR, muy vinculada a los entornos tradicionales del pujolismo, a través de un crédito participativo de 2,6 millones de euros de la sociedad pública Avançsa a la sociedad Centres d’Activitats Físiques, que acumula una deuda de más de 22 millones, de la que 11,4 millones son obligaciones de alto rendimiento que ofrecen rentabilidades que van del 4,5% hasta más del 6%. Estas obligaciones se encuentran en manos particulares de cerca de un millar de socios del DiR que como promoción se ahorran la cuota del gimnasio.

Gimnasio SEPI Josep Pujol Créditos participativos Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda