Cambio de guardia en Cellnex después del paso atrás de los Benetton
  1. Empresas
MASA CRÍTICA

Cambio de guardia en Cellnex después del paso atrás de los Benetton

Con los italianos en retirada la pregunta es ¿quién mandará en Cellnex ahora que los Benetton ya no liderarán el proyecto? El fondo de Singapur CIG será el primer accionista

placeholder Foto: Antenas de Cellnex. (EFE)
Antenas de Cellnex. (EFE)

Cambio de guardia en Cellnex. La que hasta ahora había sido la niña bonita del Ibex-35 y una compañía que había crecido en los últimos años al calor del apoyo de la familia Benetton, ahora ve como los milaneses dan otro paso atrás. Cellnex entra en una nueva fase, con más poder de la dirección de la empresa que encabeza Tobías Martínez como consejero delegado y un nuevo primer accionista, el fondo de Singapur CIG que pasará a tener el 9,5% del capital tras la gran ampliación de 7.000 millones que está a punto de finalizar. No es la primera vez que el holding de los Benetton declina acudir a una ampliación de Cellnex. Tampoco lo hizo en agosto del año pasado, cuando en plena pandemia captaron otros 4.000 millones. Así, en año y medio, Edizione, el holding de la familia italiana pasará de haber tenido el 16% de Cellnex a solo el 8,5%, según apuntan fuentes financieras conocedoras de la operación.

Según ha publicado Il Sole 24 Ore, los Benetton están redefiniendo todo el rol que ha de jugar Edizione, su poderoso holding de inversión ahora en un brete después del accidente del puente de Génova en 2018 que amenaza su principal inversión: la concesionaria de autopistas Atlantia. En buena parte dependen de la oferta de la ACS de Florentino Pérez por las autopistas de Autostrade, filial de Atlantia y por la que pone sobre la mesa 10.000 millones.

Foto: Repartidor de Glovo. (Reuters)

Una de las opciones que baraja Edizione es convertirse en un holding de participaciones minoritarias sin implicarse en la gestión de sus inversiones. Con este perfil, ya no se puede esperar que Edizione siga siendo la locomotora y el principal pulmón de Cellnex. La empresa catalana culmina de este modo una fase de crecimiento para convertirse en un gran operador mundial de torres de telecomunicaciones.

Cuando el pasado mes de enero el hombre fuerte de los Benetton, Franco Bernabè, dimitió de la presidencia de Cellnex alegando “motivos personales” y no fue sustituido por un primer espada del grupo italiano ya se confirmaba lo que se apuntaba en agosto cuando no acudieron a la penúltima ampliación de capital: en Cellnex los Benetton están más de salida que otra cosa.

Sin embargo, la compañía, que se ha convertido en un pequeño milagro del Ibex-35, ha conseguido cerrar su ampliación de capital. Esta semana el precio de los derechos de la ampliación se recuperó y buena parte de los actuales socios acude, como es el caso del holding de La Caixa, Criteria, que tras la operación se mantendrá ligeramente por encima del 4,5%. Criteria no tiene consejeros en Cellnex y su poder en la empresa se limita a la buena relación que se mantiene con Tobías Martínez de la época de Abertis, según apuntan fuentes cercanas a la empresa.

Gran negocio

Los Benetton llegaron a Cellnex de rebote. Atlantia lanzó su OPA sobre Abertis y Cellnex era una participada que en principio se iba a vender en 2018 para financiar la compra Abertis por 18.000 millones. En unas semanas los Benetton analizaron Cellnex y en vez de venderla se la traspasaron a su holding Edizione. La consideraron demasiado buena para que fuese a otras manos.

En ese momento se hicieron con un 16% de Cellnex, que les costó 825 millones. Ahora es verdad que reducen su participación al 8,5% del capital de la operadora de infraestructuras de telecomunicaciones, pero ese paquete vale hoy más de 1.800 millones. Un negocio redondo para los italianos, que han visto que Cellnex capitaliza en bolsa más allá de los 21.700 millones, en ocasiones por encima del valor de la propia Telefónica.

Los Benetton han encontrado en Cellnex su mejor inversión de los últimos años


Cellnex ha sido el gran proyecto de éxito del capitalismo en Cataluña en los últimos años. Lo diseñó el anterior presidente de Abertis, Francisco Reynés. Lo han pilotado unos italianos, que han hecho que la compañía pase de facturar 400 millones a los cerca de 2.400 millones con los que se espera cerrar el año en curso. La previsión es que para entonces el EBITDA de la compañía se coloque en más de 1.800 millones, según sus propias estimaciones. Un crecimiento vertiginoso que se basa en adquisiciones para crear una gran multinacional europea y que se ha financiado recurriendo al mercado: en dos años se han invertido 24.000 millones, pero se han levantado en la bolsa un total de 14.000 millones. Algo que ha sido posible en buena parte por el entorno de tipos bajos y el exceso de liquidez imperante. Tener una línea de negocio clara es bueno. Contar con un contexto favorable es mejor.

Nueva fase

La ampliación que ahora acaba supone también una nueva fase para la empresa. La época de las grandes adquisiciones, que les ha llevado a entrar en mercados tan lejanos como Polonia, se da por acabada. Empieza la era de la consolidación. Es menos espectacular desde el punto de vista mediático, pero necesaria desde el punto de vista económico para estabilizar la compañía y que la cuenta de resultados vuelva a los beneficios. En 2020 Cellnex perdió 43 millones de euros.

Con los italianos en retirada la pregunta pertinente es ¿quién mandará en Cellnex ahora que los Benetton ya no liderarán el proyecto? Los italianos mantendrán su consejero, igual que CIG tendrá el suyo. El resto son los siete independientes y un directivo: Tobías Martínez, como consejero delegado. La mayoría de independientes en el consejo fue la arquitectura institucional que legó Reynés desde los orígenes de la compañía. Si la consolidación del modelo de negocio se confirma, Tobías Martínez acabará convertido en el Julio Linares del siglo XXI. Lo que el segundo logró con el hilo de cobre en Telefónica, Martínez lo está haciendo con las torres de telecomunicaciones en Cellnex. El accionariado se habrá diversificado tras la última ampliación, el negocio sigue centrado en el peaje para facilitar la cobertura digital.

https://datos.elconfidencial.com/pildoras-subsecciones/?section=masacritica

Cambio de guardia en Cellnex. La que hasta ahora había sido la niña bonita del Ibex-35 y una compañía que había crecido en los últimos años al calor del apoyo de la familia Benetton, ahora ve como los milaneses dan otro paso atrás. Cellnex entra en una nueva fase, con más poder de la dirección de la empresa que encabeza Tobías Martínez como consejero delegado y un nuevo primer accionista, el fondo de Singapur CIG que pasará a tener el 9,5% del capital tras la gran ampliación de 7.000 millones que está a punto de finalizar. No es la primera vez que el holding de los Benetton declina acudir a una ampliación de Cellnex. Tampoco lo hizo en agosto del año pasado, cuando en plena pandemia captaron otros 4.000 millones. Así, en año y medio, Edizione, el holding de la familia italiana pasará de haber tenido el 16% de Cellnex a solo el 8,5%, según apuntan fuentes financieras conocedoras de la operación.

Familia Benetton Telecomunicaciones Florentino Pérez Cellnex Telecom Ampliación de capital Accionistas Cataluña
El redactor recomienda