Grandes empresas alertan a sus inversores del riesgo por la inestabilidad política en España
  1. Empresas
Preocupa la inestabilidad de Cataluña

Grandes empresas alertan a sus inversores del riesgo por la inestabilidad política en España

Firmas como Telefónica, Amadeus, Gestamp, Vía Célere, Copasa, Teknia o Avintia están lanzando avisos al mercado en las últimas semanas en los que ponen de manifiesto que la crisis política puede afectar negativamente a sus operaciones

placeholder Foto: Congreso de los Diputados. (EFE)
Congreso de los Diputados. (EFE)

Empresas multinacionales de primer nivel no están pasando por alto en las últimas semanas la inestabilidad política. Diversas corporaciones avisan a sus inversores internacionales de que la crisis institucional que vive España puede provocar efectos adversos para su negocio, sus operaciones, su situación y condiciones financieras o sus perspectivas, así como a la relación con sus clientes o proveedores.

Este es el caso, por ejemplo, de Telefónica, que asegura que "hay incertidumbre sobre las políticas económicas a ejecutarse de 2021 en adelante dada la elevada fragmentación política existente y la falta de acuerdos en temas claves". Y pone el énfasis en el peligro que supone para los fondos europeos, en los que España está depositando toda su esperanza para la recuperación poscovid: "Esto aplica especialmente a la gestión del Fondo Europeo de Recuperación", señala la operadora en su último informe de gestión consolidado presentado en febrero.

La situación, sin embargo, no mejora; muy al contrario, la inestabilidad va al alza. La advertencia llegó antes del adelanto electoral en Madrid convocado por Isabel Díaz Ayuso y el abandono de Pablo Iglesias de su cargo de vicepresidente del Gobierno para ser candidato el 4 de marzo en la Comunidad de Madrid. Esto unido a la descomposición de Ciudadanos y la crisis del Gobierno del PP en Murcia está soliviantando a muchos empresarios, que creen que la inestabilidad se está incrementando en uno de los momentos de crisis económica más duros para España. De hecho, las voces que ven peligrar los fondos europeos crecen a medida que la crispación política avanza y deja en un segundo plano la gestión de la pandemia que sigue condicionando la vida social y económica, asegura un consultor que trabaja para grandes multinacionales.

placeholder La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso (d), conversa con el consejero de Interior, Enrique López (2i), en presencia del exvicepresidente regional Ignacio Aguado (d) y la concejal María Eugenia Carballedo (i). (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso (d), conversa con el consejero de Interior, Enrique López (2i), en presencia del exvicepresidente regional Ignacio Aguado (d) y la concejal María Eugenia Carballedo (i). (EFE)

Después de convocados los comicios en la capital, Vía Célere también destaca la situación de inestabilidad política en España. En una emisión de bonos lanzada esta misma semana al mercado, la promotora inmobiliaria advierte desde la Bolsa de Irlanda a los capitales internacionales que "la economía española se enfrenta a desafíos debido a factores como la incertidumbre en relación con la capacidad del Gobierno español para obtener suficientes apoyos para aprobar ciertas leyes" y explica que desde 2016 -hace ya un lustro- no gobierna un partido con mayoría absoluta.

Estas advertencias se producen mientras el Gobierno quiere sacar adelante cambios legislativos de gran calado para las empresas. Estos deberían estar avalados por grandes consensos, detallan las fuentes consultadas. Entre los mismos, el Gobierno afronta la reforma laboral, modificaciones en el sistema de pensiones, la ley de cambio climático, la reforma de los alquileres o la sostenibilidad del sistema eléctrico. Sin embargo, los problemas para sacar adelante las medidas están siendo evidentes. Sirve como paradigma la carambola que se dio para salvar el real decreto para el control de los fondos europeos, que el Ejecutivo de Pedro Sánchez salvó gracias a la inesperada abstención de Vox.

Con Podemos cada vez más distanciado del PSOE, muchos analistas empiezan a vaticinar elecciones anticipadas antes de que concluya esta legislatura. En esa clave interpretan voces de distinto signo la marcha de Pablo Iglesias para dar la batalla a Isabel Díaz Ayuso en Madrid.

Se prevén cambios en la reforma laboral, el sistema de pensiones, la reforma de alquileres o del sistema eléctrico

En este contexto, otro de los que ha puesto el acento sobre la inestabilidad es Gestamp. La firma advertía el pasado 5 de marzo de que existe riesgo para la empresa por "la incertidumbre política en España derivada de la ausencia de una mayoría parlamentaria en el Gobierno", detalla a los compradores de su deuda.

La constructora Copasa va un paso más allá y pone de relieve el problema político que supone el fuerte crecimiento de la deuda en 2020, que llegará al 120% del PIB. "En referencia a la situación en España, la crisis sanitaria ha acarreado también un deterioro muy acusado de las finanzas públicas y el conjunto de medidas para contrarrestar el impacto de la pandemia elevará el déficit público, lo que incrementa las tensiones internas en el Gobierno actual", sostiene la compañía.

Foto: EC.

La suspensión de las reglas fiscales hasta al menos 2023, según planteó recientemente la Comisión Europea, permite a España moverse con cierta holgura actualmente. Pero la vuelta a la disciplina que impone el Pacto de Estabilidad y Crecimiento podría tensar aún más la situación política en el futuro. Con este contexto, Amadeus amplió el pasado 1 de febrero un prospecto de bonos emitidos desde Luxemburgo en el que detallaba a sus bonistas de relevantes cambios fiscales en España tras aprobarse los Presupuestos Generales del Estado. En este sentido, da cuenta de la nueva tributación en IRPF, Impuesto sobre el Patrimonio y Sucesiones y Donaciones.

Riesgo en España por Cataluña

Otro de los focos de inestabilidad política que están señalando las empresas como un riesgo para sus operaciones es la situación de Cataluña, que celebró elecciones a la Generalitat el pasado 14 de febrero y de nuevo alumbró un panorama incierto en cuanto a la gobernabilidad se refiere. Solo unos días después de los comicios, el 4 de marzo, empresas y patronales catalanas escenificaban su hartazgo tras los disturbios en la Ciudad Condal en una concentración con el lema: "Ya basta, centrémonos en la recuperación". Un destacado director de Relaciones Institucionales de una de las empresas más importantes de Cataluña señalaba hace pocos días que desde el 1-O todo gira en torno al 'procés' y no son capaces de canalizar sus iniciativas empresariales con la Generalitat.

El Grupo Avintia, dedicado a la construcción, la industria, el inmobiliario, la energía y los servicios, lanzó una emisión de bonos 10 días después de las elecciones catalanas que ganó el PSC, aunque todo apunta a un Gobierno liderado por ERC, en el que señalaba que "la actividad, negocio, situación financiera y los resultados de nuestras operaciones podrían verse afectados negativamente por la incertidumbre política en Cataluña. La región catalana ha experimentado varios movimientos sociales y políticos que piden la secesión de la región de España" y añade que "las actividades relacionadas con estos movimientos han tenido y pueden seguir teniendo un efecto adverso en las condiciones económicas y la estabilidad política españolas".

placeholder El presidente de la Pimec, Antonio Cañete, durante su intervención en el acto celebrado hoy por el mundo empresarial catalán en Barcelona. (EFE)
El presidente de la Pimec, Antonio Cañete, durante su intervención en el acto celebrado hoy por el mundo empresarial catalán en Barcelona. (EFE)

La compañía destaca que "existe incertidumbre sobre las demandas de independencia en la región de Cataluña, lo que podría afectar negativamente al turismo interno del resto de España y Cataluña. Existe una gran incertidumbre sobre el desenlace de las tensiones políticas y sociales en Cataluña, que podrían resultar en cambios en la legislación, las políticas y otros factores que podrían tener un impacto significativo en el conjunto de España".

Teknia, compañía de componentes de automoción, aseguraba también, solo dos días después de las elecciones, que la inestabilidad política en Cataluña podría afectar a sus operaciones. Una advertencia a la que se sumaba el 5 de marzo Gestamp. Por su parte, Vía Célere se ha sumado a esta advertencia y ha puesto el acento en esta cuestión el pasado 15 de marzo: la economía española se enfrenta a desafíos como la incertidumbre que rodea al movimiento separatista de Cataluña. "La creciente incertidumbre de la política en Cataluña podría afectar negativamente a las perspectivas económicas de Cataluña o de España en su conjunto", señala la promotora inmobiliaria a sus bonistas en el mercado irlandés, uno de los más activos a nivel internacional.

Empresas multinacionales de primer nivel no están pasando por alto en las últimas semanas la inestabilidad política. Diversas corporaciones avisan a sus inversores internacionales de que la crisis institucional que vive España puede provocar efectos adversos para su negocio, sus operaciones, su situación y condiciones financieras o sus perspectivas, así como a la relación con sus clientes o proveedores.

Independencia de Cataluña Ciudadanos Comisión Europea PSC PSOE PIB Promotores inmobiliarios Pedro Sánchez Inmobiliarias Isabel Díaz Ayuso Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Inversores Pandemia Multinacionales Cataluña Empresas Vía Célere Pablo Iglesias Internacional Crisis Copasa
El redactor recomienda