Es noticia
Menú
Nuevo CEO para Naviera Armas: condición de la banca para refinanciar
  1. Empresas
deuda de 800 millones

Nuevo CEO para Naviera Armas: condición de la banca para refinanciar

Bonistas y bancos acreedores (Santander) han puesto en manos de la consultora Spencer Stuart la búsqueda de un candidato

Foto: Imagen del nuevo barco del grupo Naviera Armas-Trasmediterránea, el Ciudad de Valencia. (EFE)
Imagen del nuevo barco del grupo Naviera Armas-Trasmediterránea, el Ciudad de Valencia. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El rescate final de Naviera Armas tiene nuevos condicionantes. Bonistas y bancos acreedores (Santander) han puesto en manos de la consultora Spencer Stuart la búsqueda de un candidato para el puesto de consejero delegado, según fuentes informadas del proceso. Este perfil de primer ejecutivo es una consecuencia de la refinanciación en curso que atraviesa la compañía, primer operador de transporte marítimo del país tras la compra de Transmediterránea.

Fundada en 1941, la compañía está presidida y controlada por Antonio Armas Fernández, hijo del fundador, que ha mantenido el carácter familiar de la propiedad hasta ahora. Sin embargo, el acuerdo con los bonistas cerrado el pasado mes de diciembre dará entrada en el capital a estos inversores mediante un canje de deuda por acciones, aunque el porcentaje todavía está sin formalizar hasta que los bancos acreedores hagan suyas esas condiciones.

Y la penúltima pieza para completar la refinanciación pasa por la incorporación de ese nuevo consejero delegado, que asumiría los poderes ejecutivos y sería el responsable de reformular el plan estratégico de Naviera Armas con las condiciones exigidas para cerrar la refinanciación de los 800 millones de pasivo, de los que 600 se reparten entre los bonistas (Barings, Bain, JP Morgan y Cheyne Capital) y otros 200 son de los bancos (con Santander a la cabeza).

Foto: Buque de Trasmediterránea, en el puerto de Mahón. (EFE)

Este paso no es baladí, ya que la familia Armas pretendía, aun en caso de perder la mayoría accionarial (derechos económicos), mantener la mayoría de los derechos políticos para seguir gestionando la compañía. Sin embargo, tanto bonistas como acreedores consideran imprescindible colocar a un ejecutivo con plenos poderes ajeno a la compañía, sin servidumbres internas y sin relación con la propiedad original, de acuerdo a las fuentes consultadas.

Por el camino, además, la familia Armas ha asumido los compromisos exigidos por los acreedores para evitar el concurso de acreedores, como la aportación de 50 millones lograda con la venta del buque Villa de Teror. A cambio, los bonistas han asegurado líneas de financiación por cerca de 100 millones, condicionadas a la aportación de 150 millones por parte del Estado (que ya puso 55 en mayo de 2020) a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Hasta el momento, la posición de los bancos también ha sido de colaboración, incluidas líneas de crédito exprés (descuento adelantado de facturas) para pagar sueldos retrasados de noviembre, la paga extra de diciembre y la de enero. Sin embargo, aspiran a que la familia Armas, en dificultades financieras desde finales de 2019, aporte como garantías varios buques que tiene fuera del perímetro del 'holding', tal como adelantó este diario hace una semana.

El rescate final de Naviera Armas tiene nuevos condicionantes. Bonistas y bancos acreedores (Santander) han puesto en manos de la consultora Spencer Stuart la búsqueda de un candidato para el puesto de consejero delegado, según fuentes informadas del proceso. Este perfil de primer ejecutivo es una consecuencia de la refinanciación en curso que atraviesa la compañía, primer operador de transporte marítimo del país tras la compra de Transmediterránea.

Naviera Armas Banca
El redactor recomienda