El retraso del juicio contra Santander aumenta la presión sobre Orcel y UniCredit
  1. Empresas
EL 7 DE ABRIL

El retraso del juicio contra Santander aumenta la presión sobre Orcel y UniCredit

El encuentro entre la entidad española y Orcel será apenas ocho días antes de que este sea nombrado CEO de UniCredit, lo que pone en el foco también al banco italiano

placeholder Foto: Ana Botín, presidenta de Santander, y Andrea Orcel, futuro CEO de UniCredit. (Ilustración: Rocío Márquez)
Ana Botín, presidenta de Santander, y Andrea Orcel, futuro CEO de UniCredit. (Ilustración: Rocío Márquez)

Malas noticias desde España para Andrea Orcel. El banquero italiano recibió este martes como un jarro de agua fría la decisión del tribunal madrileño de retrasar el juicio por su demanda contra Santander. Estaba previsto que fuera este miércoles, pero un problema ligado al covid hizo que se retrase al 7 de abril, apenas ocho días antes del nombramiento de Orcel como consejero delegado de UniCredit, algo que mete al banco italiano de lleno en este proceso judicial.

Así, para la entidad transalpina supone un posible problema reputacional que afloren los problemas de su futuro consejero delegado con Santander a unos días de la junta de accionistas que debe ratificarle en el cargo, prevista para el 15 de abril. A esto se suma el riesgo de que la fecha final no sea definitivamente el 7 de abril por algún problema de agenda de alguno de los abogados de la causa o de los testigos, algo no descartable a día de hoy.

Foto: El financiero Andrea Orcel y Ana Botín, presidenta del Banco Santander. (EFE)

En tal caso, Orcel llegaría al juicio contra Santander como consejero delegado de UniCredit, lo que convertiría un pleito civil en un enfrentamiento entre los representantes de dos de las tres mayores entidades europeas.

La demora del 10 de marzo al 7 de abril llegó "después de que el titular del órgano judicial haya sido informado de que un familiar directo con el que convive ha dado positivo en covid-19 y él tiene la obligación sanitaria de guardar la respectiva cuarentena".

Incentivo a negociar

"A mayor presión para Orcel y UniCredit, más probable es que haya un pacto extrajudicial". Como apuntan fuentes próximas al caso, la expectativa de que Santander y el banquero italiano lleguen a un acuerdo cotiza al alza. "A ninguno de los dos les beneficia el enfrentamiento en plaza pública, no veo incentivos para el juicio", añaden.

Orcel presentó su demanda a mediados de 2019. En ella, reclamaba el cumplimiento de contrato —ser nombrado CEO de Santander— o el pago de una indemnización de hasta 112 millones: 50 millones en concepto del sueldo de cinco ejercicios; 17 millones por la prima de fichaje; 35 millones por el tope de bonus de UBS que ofreció cubrir Santander, y 10 millones "por daños morales y reputacionales".

placeholder Logo de UniCredit. (Reuters)
Logo de UniCredit. (Reuters)

Orcel podría estar dispuesto a rebajar sus pretensiones económicas dado su inminente fichaje por UniCredit. Fuentes legales consultadas por este medio señalan que esta cifra se podría situar en 37 millones: los 20 millones que tendría que haber cobrado en 2019 y 2020 y los 17 millones de la prima de fichaje. Encaje más complicado ven con los 10 millones de daños reputacionales tras su fichaje por uno de los grandes del continente, o los 35 millones del bonus, a los que ha renunciado en su contrato con la entidad italiana.

Más allá del factor económico, queda la incógnita de si el orgullo por el fichaje frustrado podría llevar la causa hasta el final, incluso teniendo en cuenta los riesgos en medio del fichaje por UniCredit.

La postura de Santander en estas potenciales negociaciones tampoco está clara, ante el 'shock' que provocó que la demanda a Santander incluyera grabaciones no autorizadas a directivos del banco español.

De aliados a enemigos

Orcel fue durante años en UBS el banquero de inversión de confianza de Emilio Botín. Mantuvo su influencia tras la llegada de Ana Botín a la presidencia. De ahí surgió la propuesta de que fuera el CEO de Santander cuando anunció su retirada Rodrigo Echenique, al que iba a reemplazar José Antonio Álvarez en Santander España. El nombramiento fue hecho oficial en septiembre de 2018, pero pendiente de las aprobaciones de la junta de accionistas y el Banco Central Europeo (BCE).

Desde el nombramiento, la relación entre Santander y Orcel se agrietó por los 35 millones de bonus de UBS que ofreció abonar el banco español. La entidad cántabra sostiene que el banquero italiano se comprometió a rebajar esta factura y que, en su lugar, se negó a recortar esta cifra en los 13,7 millones que cobró de UBS por el bonus de 2018 y, además, reclamó tres millones adicionales. El variable total que tenía el banquero cuando decidió dejar la entidad suiza era de 55 millones. El italiano, por su parte, sostiene que la cancelación de su fichaje se debió a una guerra de poder. Queda un mes más para saber lo que piensa el magistrado, en caso de que haya juicio.

Malas noticias desde España para Andrea Orcel. El banquero italiano recibió este martes como un jarro de agua fría la decisión del tribunal madrileño de retrasar el juicio por su demanda contra Santander. Estaba previsto que fuera este miércoles, pero un problema ligado al covid hizo que se retrase al 7 de abril, apenas ocho días antes del nombramiento de Orcel como consejero delegado de UniCredit, algo que mete al banco italiano de lleno en este proceso judicial.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Andrea Orcel Noticias del Banco Santander UniCredit
El redactor recomienda