Vivir en Barcelona y trabajar en Nueva York: a la caza del talento gracias al teletrabajo
  1. Empresas
comunicación y finanzas, los más proclives

Vivir en Barcelona y trabajar en Nueva York: a la caza del talento gracias al teletrabajo

De las empresas que abrieron procesos de selección, un 63% reconoció haber contratado a personas extranjeras, labor que no hacía antes de la pandemia

placeholder Foto: (Unsplash).
(Unsplash).

El 14 de marzo de 2020 España declaraba el estado de alarma y con él un confinamiento domiciliario que se prolongaría hasta el fin de la primavera. Durante las semanas más complicadas de la pandemia, solo aquellos trabajadores considerados esenciales podían desempeñar su actividad fuera del hogar. Según una encuesta realizada por Statista entre el 6 y el 8 de abril, el 19% de los encuestados formaban parte de este grupo mientras que un 40% había convertido su casa en una oficina improvisada. De ellos, un 70% calificaron positivamente el teletrabajo con una puntuación superior al 7.

Un estudio reciente de Great Place to Work España ha analizado los principales retos a los que se enfrentan las compañías en el contexto actual. Entre ellos destacan aspectos relacionados con la deslocalización del empleado: adaptación de los espacios de trabajo; asegurar la viabilidad y efectividad del teletrabajo; mantener vivos los valores, la visión y la misión de la compañía; reforzar el liderazgo en un escenario no presencial e implantar estrategias de ‘employer branding’ para atraer talento. Desde El Confidencial, junto a Orange y su iniciativa 'Ahora más cerca' (una serie de vídeos donde el periodista Javier Ruiz entrevista a pymes y autónomos españoles), desgranamos estos retos a los que se enfrentan las empresas.

La deslocalización y viabilidad del teletrabajo acrecentado por la crisis del covid-19 han provocado que los departamentos de Recursos Humanos se planteen no solo cómo captar, sino también cómo retener el talento en un terreno cada vez más competitivo y global. "Ahora son las personas las que eligen en qué empresa quieren explotar su potencial, por lo que es importante adoptar una buena propuesta de valor al empleado", puntualiza el informe de Great Place to Work. De forma que el sueño de trabajar para una compañía a 5.000 kilómetros de tu hogar sin tener que abandonarlo es cada vez más real.

Así pues, ¿qué deben ofrecer las empresas a sus empleados para que elijan y permanezcan en sus plantillas? More Than Research llegó a la conclusión de que para el 29% de los encuestados el teletrabajo era el aspecto más valorado, ya que, según una encuesta de la Cámara de Comercio de España sobre esta tendencia, reducen el tiempo en desplazamientos, ahorran en gastos de ropa y alimentación y pasan más tiempo con su familia. Además, el estudio de la consultora destacó que son beneficios muy reconocidos entre los trabajadores disponer de un seguro médico privado, la posibilidad de incrementar los días de vacaciones, la financiación total o parcial del equipamiento necesario para desempeñar el trabajo en remoto, las ayudas directas al deporte y la terapia psicológica.

Tres de cada diez empresas reconocen que alguno de sus trabajadores se ha desplazado a su ciudad de origen al poder trabajar en remoto

La empresa de recursos humanos Factorial, en un estudio realizado a un centenar de empresas, asegura que el 60% de las que habían abierto procesos de selección durante los meses de mayores restricciones de movilidad había contratado a uno o más extranjeros o personas que en ese momento no se encontraban físicamente en la ciudad de la oficina. "Cuando preguntamos a las mismas empresas si contratar a gente en el extranjero era algo que hacían antes de la crisis del covid-19, el 63% dijo que no; muchas aprovecharon las oportunidades que el teletrabajo les estaba brindando, por primera vez", reza el informe. De hecho, tres de cada diez empresas reconocen que alguno de sus trabajadores se ha desplazado a su ciudad de origen al poder trabajar en remoto.

Por otra parte, un paso para la internacionalización de las plantillas es precisamente la regulación de esta tendencia laboral, que en nuestro país se aprobó en septiembre. "Supone un avance importante para la apertura del mercado de trabajo a nivel internacional, además de la posibilidad de que los trabajadores puedan cambiar de residencia sin perjuicio de su lugar de trabajo. [...]. Si como empleados hemos sido capaces de trabajar sin ir a la oficina durante cuatro meses, ¿por qué una pyme no puede encontrar talento en remoto en India o en Estados Unidos?", declaró a Europa Press Jordi Romero, consejero delegado de Factorial.

Comunicación y finanzas, los más proclives

De acuerdo con el Banco Central Europeo, el 33% de los empleos de la Unión Europea podrían realizarse en remoto. El sector de la comunicación e información es el más proclive respecto a esta tendencia, con un 83% de los trabajadores capaces de desarrollar su actividad fuera de la oficina. Le siguen los servicios financieros, el inmobiliario, la educación y las administraciones públicas con la posibilidad de entre un 30 y 40%. En la otra cara de la moneda se encuentran el sector agrario, el sanitario, el comercio o los servicios de limpieza. De hecho, un estudio de Caixabank Research ha reconocido que "las economías con un mayor peso de los servicios de elevado valor añadido (como la información y las comunicaciones o los servicios financieros) presentan un mayor potencial de teletrabajo que los países donde prevalecen sectores como la construcción o el comercio minorista, en los que es más difícil teletrabajar por la propia naturaleza de este tipo de actividades económicas".

Son muchas las empresas que, dada la naturaleza de su actividad, han establecido como regla general el teletrabajo. Es el caso de multinacionales como Facebook, Twitter, Dell, Microsoft, Google o Amazon que, ya sea de forma permanente o a medio plazo hasta que la situación sanitaria mejore, han optado por permitir que sus departamentos comerciales, de telecomunicaciones, marketing y comunicación o atención al cliente trabajen fuera de la oficina.

placeholder (Unsplash).
(Unsplash).

En España, la banca online ING ha implementado un modelo 100% flexible para que sus 1.400 empleados puedan organizarse "con total libertad, desde casa o en la oficina, conciliando la vida personal con los objetivos profesionales". Por su parte, Repsol lleva a cabo un programa donde ofrece "distintas modalidades que van desde teletrabajar un día o dos días por semana a hacerlo un 20% del tiempo diario". Algo similar ocurre en EY, que ya tenía instaurada una política de flexibilidad horaria y teletrabajo que alcanzaba el 50% de la jornada laboral. En la empresa periodística Axel Springer el empleado elige si trabaja en remoto o en la oficina, sin horarios, "cada uno es responsable de su trabajo y coordina con el equipo para ajustar su vida profesional a su vida en general".

Esta nueva modalidad también puede trasladarse a pequeñas empresas como la Academia Madrid Futuro, en Madrid, un centro privado de enseñanza que ha pasado de un modelo 100% presencial a uno virtual. “Hemos aumentado un 60% nuestra facturación. Además hemos reducido costes y esto nos ha permitido ampliar nuestros servicios en Latinoamérica”, considera el director Carlos Otto en el vídeo de Orange Empresas. Otto también considera que su ideal de escuela es un modelo mixto, ya que "a pesar de que el ‘online’ es una forma de aprender que ha llegado para quedarse, la presencialidad es necesaria para crear lazos con los compañeros".

*Si quieres saber más, Orange Empresas ha creado un entorno digital, 'Ahora más cerca', dedicado a los autónomos y pymes españolas y a sus historias en estos meses de pandemia. El periodista Javier Ruiz será quien los acompañe en este camino, realizando un análisis de cada situación, además de aportar consejos prácticos de gran utilidad.

BrandsTelecomunicaciones Pandemia Talento Recursos humanos ECBrands Orange con tu negocio
El redactor recomienda