Todo lo que tiene que salir bien para que Telefónica borre 9.000M de su deuda
  1. Empresas
previsiones para 2021

Todo lo que tiene que salir bien para que Telefónica borre 9.000M de su deuda

La compañía se ha puesto como objetivo reducir en dicha cantidad su agujero, que alcanza los 35.200 millones, gracias a las operaciones inorgánicas que ya tiene en marcha

placeholder Foto: El primer directivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El primer directivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Telefónica sabe que debe remediar el histórico problema de deuda que lleva arrastrando demasiado tiempo. El mercado le pide a su primer directivo, José María Álvarez-Pallete, que reduzca rápidamente los 35.200 millones que refleja el pasivo de la cotizada, y este ha decidido responder en sus previsiones para el ejercicio fiscal 2021.

Así, la cúpula directiva de la teleco española se ha puesto como objetivo darle un fuerte hachazo al agujero en el próximo año, reduciendo en 9.000 millones de euros la deuda. Es decir, planea recortarla en casi un 30% en apenas 12 meses, después de solo restarle 2.500 millones durante todo 2020. Además, de ese total, 953 millones no han desaparecido sino que se han reestructurado.

Foto: Sede de Telefónica. (Reuters)

Para conseguir ese objetivo, la firma lo ha fiado (casi) todo a las operaciones inorgánicas que cerró el pasado curso y a las que ya ha anunciado en lo que llevamos de este. El problema es que todo debe salir a pedir de boca para alcanzar esos 9.000 millones, algo que, como nos ha demostrado 2020, es extremadamente volátil. Esto es todo lo que debe salirle bien a Telefónica para satisfacer al mercado.

El 5G

Lo ha avisado Ángel Vila, jefe de Operaciones, durante la conversación con los inversores posterior a la presentación de resultados: "2021 es un año muy importante para el espectro de tres de nuestros cuatro mercados clave". Se refiere, claro, a las subastas de las frecuencias del 5G, y esos tres países son España, Reino Unido y Brasil.

En nuestro país, la gran cita es el 21 de marzo, día en que, si todo va según lo previsto, se producirá la subasta del espectro de 700 MHz, el más importante (y costoso) para las telecos. Tras aplazarlo hasta en tres ocasiones, el Ejecutivo abrirá por fin una pugna que ha puesto de acuerdo a los implicados por el alto precio de partida: 1.170 millones de euros.

Foto: Fachada de la sede de Telefónica en Madrid. (EFE)

Según un informe de JP Morgan, Telefónica tendrá que invertir entre 2.400 y 3.000 millones entre 2021 y 2022 para hacerse con espacio de 5G en España, Reino Unido y Brasil, una cifra que ha rebajado desde los 3.700 millones en que cifró sus primeras estimaciones.

Así, en España, tendrá que desembolsar al menos 500 millones ese 21 de marzo, una cifra similar a la que tendrán que destinar Orange o Vodafone. A eso hay que sumar los 1.100 millones de euros que tendrá que invertir en Reino Unido y los 929 millones para Brasil. Menores cantidades harán falta en Argentina (260 millones), Colombia (319 millones), Perú o Ecuador.

placeholder Fachada de la sede de Telefónica en Madrid. (EFE)
Fachada de la sede de Telefónica en Madrid. (EFE)

La cifra podría ser incluso superior si Brasil, donde Telefónica consigue casi un tercio de su beneficio de explotación, no cumple con las expectativas de que la inversión se pueda repartir en el tiempo sin que haya que hacer un fuerte desembolso este 2021. Si el gasto se dispara, las aspiraciones de Telefónica de reducir su pasivo se verían seriamente mermadas.

La venta de las torres de Telxius

Pallete comenzó 2021 por todo lo alto. La venta de las 30.722 torres de Telxius a American Towers recibió el aplauso de los inversores y regaló a la compañía un repunte bursátil que rozó los dobles dígitos, merced a los 7.700 millones en que se cifró la operación.

Esa alegría con que acogió el acuerdo el mercado está justificada: Telefónica podrá reducir su deuda en 4.600 millones de euros gracias a la venta, que se cerró en unos múltiplos de récord incluso en un sector, el de las torres de comunicaciones, que arrastra ya una inflación importante.

Foto: Foto: EC.

El problema de esta operación, que permitiría a la cotizada alcanzar la mitad de su ambicioso camino, es que todavía tienen que pasar muchas cosas para que se complete.

El obstáculo más relevante es que los 30.722 emplazamientos están en dos continentes y seis países diferentes. Se dividirán en dos paquetes que se integrarán en el entramado de American Towers, uno para las torres europeas y otro para las latinoamericanas, con lo que eso supone a la hora de sortear todas las exigencias de los diferentes organismos que tienen que dar luz verde a la operación. En cualquier caso, el grueso de los activos se encuentra en España y Alemania, lo que debería facilitar que todo esté cerrado en este 2021.

La fusión en Reino Unido

El peor augurio para esa operación está en la fusión de O2, filial británica de Telefónica, con Virgin Media. Fue en mayo cuando se hizo público el acuerdo entre la cotizada y Liberty Global para unir sus negocios en Reino Unido, en una operación valorada en más de 27.800 millones de euros.

El acuerdo permitía a la operadora española recibir un pago de 6.300 millones de euros que, en su mayoría, se destinarían a reducir la deuda. Si juntamos esa cantidad con la de la venta de Telxius, Telefónica podría cumplir con su ambicioso objetivo sin demasiados problemas.

placeholder Oficinas de O2 en Múnich. (EFE)
Oficinas de O2 en Múnich. (EFE)

Para eso, claro, tendría que cerrarse la fusión. Han pasado casi 10 meses desde que Mike Fries y Pallete aparecieran en un vídeo conjunto anunciando la operación y todo sigue a falta de la luz verde del organismo de competencia de Reino Unido, un obstáculo que a Telefónica siempre le ha costado rebasar.

Una vez el regulador dé su visto bueno, la operadora española completará una tarea que se ha antojado casi hercúlea al rentabilizar por fin O2. Ya recibió un sonoro no de dicho organismo cuando trató de venderla y tampoco fructificó la intentona de sacarla a bolsa.

El dividendo

Además de presentar sus resultados de 2020, Telefónica también desveló por fin su política de dividendo para el año en curso, cumpliendo con las demandas del mercado, si bien a medias. Es cierto que lo recortó, pero solo un 25% y no un 50%, como demandaban los analistas.

Foto: Foto: EC.

Así, pagará 0,30 euros a sus accionistas. "Creemos que es importante tener atractivo para los inversores. Con la retribución fijada, tenemos un retorno atractivo que además nos permite seguir creciendo", explicaba Ángel Vila, jefe de Operaciones, en la conversación con los analistas.

Esa cuantía implica repartir entre los tenedores de acciones unos 1.650 millones de euros, como mínimo, al año. Teniendo en cuenta el problema de deuda, es entendible por qué algunos analistas consideran que el recorte ha sido insuficiente. Es cierto que Pallete confía en que la mayor parte de los próximos dividendos no impliquen salida de caja (el 66% de sus accionistas optó por el 'scrip'), pero no deja de ser una presión a la sostenibilidad futura de los pagos.

José María Álvarez Pallete Noticias de Telefónica
El redactor recomienda