El Corte Inglés prepara la salida de 3.000 empleados en un histórico plan de ajuste
  1. Empresas
AJUSTE DEL 4% DE LA PLANTILLA

El Corte Inglés prepara la salida de 3.000 empleados en un histórico plan de ajuste

La aparición del covid-19 y el cierre forzoso de los puntos de venta durante la primera, segunda y tercera olas han forzado a acelerar este plan de redimensionar la red de centros y plantilla

placeholder Foto: El Corte Inglés. (EFE)
El Corte Inglés. (EFE)

El consejo de administración de El Corte Inglés aprobó este miércoles un nuevo plan estratégico que se basa en dos puntos claves. El primero, en la diversificación de los ingresos para no depender exclusivamente de las ventas 'retail' y mejorar los márgenes. El segundo, en un ajuste de costes que supondrá la salida de unas 3.000 personas del grupo de distribución y el cierre y transformación de los centros comerciales que no son rentables. Se trata de la mayor reestructuración de la historia de la compañía.

Aunque Marta Álvarez, la presidenta de El Corte Inglés, era reticente a tocar la plantilla, especialmente en estos tiempos de dificultades económicas, siguiendo la gestión paternalista de su padre, la hija heredera de Isidoro Álvarez ha llegado a la conclusión de que el 'holding' necesita una transformación para adaptarlo a las nuevas necesidades y hábitos de los clientes. Unos cambios y exigencias que ya se venían demandando en los últimos años por la aparición de los grandes competidores de internet.

Foto: Imagen de un local de Zara. (EFE) Opinión

La aparición del covid-19 y el cierre forzoso de los puntos de venta durante la primera, segunda y tercera olas de la pandemia han forzado a acelerar este plan de redimensionar la red de centros comerciales y la plantilla. Especialmente, porque la compañía, que registrará este año unas pérdidas históricas de más de 500 millones de euros, observó que los clientes incrementaban de forma exponencial los pedidos a través de los canales 'online' frente a las compras presenciales.

Esta transformación requiere menos puntos físicos de venta, más conectividad 'online' con los usuarios y una fuerza de ventas distinta a la que ha sido la habitual en El Corte Inglés en las últimas décadas. Por ello, el grupo va a proponer a los sindicatos la salida pactada de cerca del 4% de la plantilla, unos 3.000 empleados, a los que se les va a ofrecer bajas incentivadas con unas condiciones ventajosas. De este número, 2.500 personas se corresponden con trabajadores de los centros comerciales y 500 de los servicios corporativos. Se va a hacer mediante un plan de bajas voluntario.

Foto: Imagen: El Confidencial Diseño
El agujero que queda en una ciudad cuando El Corte Inglés la abandona
Antonio Villarreal. Linares Ángel Villarino. Guadalajara Infografía: Laura Martín

El Corte Inglés tiene una fuerza laboral de unos 78.700 empleados directos y cerca de 100.000 indirectos. El coste de este plan de ajuste ascenderá a unos 200 millones de euros, según fuentes financieras, que será sufragado con las desinversiones inmobiliarias que la compañía ha ido realizando en los últimos años.

La salida de estas 3.000 personas supone el mayor ajuste laboral de El Corte Inglés en los últimos 40 años. El anterior lo aprobó Dimas Gimeno, el expresidente del grupo, que facilitó un ajuste de 1.340 personas. Fue la primera medida drástica desde el punto de vista laboral en los 75 años de historia de la cadena. Las condiciones de aquel plan de bajas fueron tan atractivas que la compañía recibió peticiones por casi el doble de la cifra prevista. El coste fue de 150 millones de euros, con una indemnización media de 111.000 euros para los trabajadores mayores de 58 años, que aceptaron percibir el 70% del sueldo hasta la jubilación.

La salida de estas 3.000 personas supone el mayor ajuste laboral de El Corte Inglés en los últimos 40 años

La reducción de la plantilla es el resultado de la estrategia de Marta Álvarez y de Víctor del Pozo, consejero delegado, de adecuar la red de puntos de venta a los canales que más usan los clientes. Por ello, el 'holding' va a continuar con el cierre paulatino de centros que llevan años en pérdidas y a los que el covid-19 ha dado la puntilla. Como adelantó en exclusiva El Confidencial en enero de 2020, el grupo acordó una reestructuración del número de grandes almacenes, especialmente de los 25 que tenían pérdidas operativas de forma recurrente.

De los centros que estaban en la lista negra, 15 de ellos estaban ya abocados al cierre, como son los casos de Linares, Arroyomolinos (en la Comunidad de Madrid), Arapiles (centro de Madrid), Guadalajara, Albacete, Ademuz (Valencia), Constitución (Valladolid), El Capricho (Marbella), Marineda (A Coruña) o El Tiro (Murcia). La compañía ha cerrado el edificio de la ciudad andaluza y el de la murciana y ha decidido convertir en 'outlet' el de Guadalajara y el de Arapiles, que está cerrado para adaptarlo a productos de precios reducidos.

De todos los centros puestos en revisión, El Corte Inglés ha concluido que una decena de ellos no tiene solución alternativa a su uso original y que la mejor solución es reducir los metros cuadrados de las tiendas. Con esta medida, se ajustan los costes y se limitan las pérdidas, de tal forma que la compañía mantenga el volumen de ventas y que el resultado final no ensombrezca las cuentas del grupo. En esta lista se encuentran los grandes almacenes de Éibar, Cartagena, Elche, Linares, Algeciras, El Ejido, Jerez, Talavera y Parquesur (Leganés).

Noticias de El Corte Inglés Sindicatos Plan de ajuste Víctor del Pozo Marta Álvarez Gull
El redactor recomienda