Navantia encarga un plan a Boston Consulting y McKinsey para salir de la crisis tras la pandemia
  1. Empresas
Busca diversificar con proyectos verdes

Navantia encarga un plan a Boston Consulting y McKinsey para salir de la crisis tras la pandemia

La compañía pública advierte de la necesidad de reforzar su posición estratégica en el exterior y busca que otros agentes (Industria, Exteriores, la UE) se involucren para mejorar la exportación

Foto: El astillero de Navantia en San Fernando (Cádiz). (EFE)
El astillero de Navantia en San Fernando (Cádiz). (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El equipo directivo de Navantia trata de reposicionar el astillero público en el contexto de pandemia y crisis económica. La firma participada al 100% por la SEPI ha encargado sendos planes de acción a dos de las consultoras más reconocidas a nivel mundial: Boston Consulting y McKinsey.

La compañía —que preside desde octubre de 2020 Belén Gualda— quiere realizar un análisis exhaustivo del impacto del covid-19 en el sector y las soluciones adoptadas. Por otro lado, también busca apoyo para definir proyectos que diversifiquen el negocio del grupo con aportaciones en eólica marina, combustibles limpios, sostenibilidad y digitalización. Precisamente, áreas de crecimiento en que la Unión Europea está incidiendo y hacia donde quiere dirigir las subvenciones de reconstrucción pospandemia a través del fondo Next Generation.

En este reposicionamiento, Boston Consulting será el encargado de aportar su experiencia para la expansión del negocio a nivel internacional, mientras que McKinsey trabajará para la diversificación en otras áreas de negocio alternativas al habitual de Navantia, centrada en el sector militar y de defensa.

placeholder
Logo de McKinsey. (Reuters)

"Actualmente, Navantia se encuentra ante la necesidad de reforzar su posición estratégica en los mercados prioritarios", destaca la firma en su documentación oficial. "Por un lado, el mercado naval militar es altamente competitivo y las oportunidades tienen una alta concentración en determinados países donde compiten todos los astilleros internacionales. Por otro lado, el covid-19 está generando una crisis social y económica sin precedentes a nivel global, lo que está produciendo que los principales competidores de Navantia refuercen sus acciones, involucrando a las instituciones de sus Estados en relaciones de alto nivel en los principales mercados de exportación", explica la firma pública.

En este sentido, reclama más implicación de las instituciones y organismos públicos: "la crisis derivada del covid-19 supone una oportunidad única para aprovechar la voluntad de colaboración entre organismos públicos y privados. En este sentido, se considera fundamental para Navantia la colaboración con otros agentes nacionales en el posicionamiento en el ámbito internacional".

Por ello, el objetivo por el que se encomienda a Boston Consulting es "identificar las acciones necesarias para mejorar el posicionamiento estratégico de Navantia en sus exportaciones, mediante la creación de una estrategia a nivel país involucrando instituciones y organizaciones clave a nivel nacional, como hacen otros competidores, y como respuesta al impacto de la crisis del covid-19". Es decir, que busca "definir las líneas a alto nivel de la estrategia de Navantia como parte del Estado español".

Encarga la creación de una estrategia a nivel país involucrando instituciones y organizaciones clave a nivel nacional

De esta forma, los profesionales seleccionados deben estar cualificados en dicha tarea. Concretamente, se exige "experiencia trabajando con instituciones públicas en España y la UE, incluyendo agentes clave como el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea, etc.". Tener conocimientos en el sector de la defensa en Europa y haber trabajado con firmas europeas dedicadas a la construcción naval, así como dominar las cuestiones relativas a la exportación de defensa.

Este reposicionamiento se da en una empresa que ha perdido 1.000 millones de euros en los últimos cinco años (redujo sus números rojos en 2019, último año auditado, hasta los 146 millones de déficit). Sin ir más lejos, el año pasado se quedó sin opciones en un pedido de fragatas a Estados Unidos que hubiera supuesto una facturación de 5.000 millones.

Ahora pide mayor colaboración de las autoridades, después de que algunas declaraciones de miembros del Gobierno de Pedro Sánchez sobre el régimen saudí pusieron en jaque el encargo de cinco corbetas comprometidas con ese país.

Diversificación con renovables

Al margen de lo anterior, Navantia está buscando otros nichos de negocio. "La coyuntura actual está trayendo un cambio de paradigma que tendrá un fuerte impacto en el sector naval", reconoce la compañía, que añade que es "necesario hacer una reflexión sobre las oportunidades de Navantia en áreas distintas a su negocio principal de construcción naval militar".

De esta forma, la empresa pública ha encargado a McKinsey identificar, definir y analizar proyectos estratégicos concretos en torno a cuatro áreas que se han identificado como clave a futuro: eólica marina, combustibles limpios, sostenibilidad y digitalización.

Foto: La ministra de Defensa, Margarita Robles (d), conversa con el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (i) en el Senado este martes. (EFE)

En este sentido, explica que, "dado que son áreas en las que Navantia no necesariamente es el líder del mercado en España, como sí ocurre en la construcción naval, es necesario valorar los proyectos en donde Navantia juegue un rol de liderazgo, pero también proyectos en donde Navantia juegue un rol secundario al rol de una empresa líder en dichos sectores de oportunidad".

En este sentido, cabe destacar que Navantia ha sido proveedora de Iberdrola en proyectos de 'offshore'. Además, está presente en un proyecto para producir hidrógeno verde con Naturgy y Enagás. También participa junto con la Zona Franca de Cádiz en proyectos relacionados con las energías limpias.

El equipo directivo de Navantia trata de reposicionar el astillero público en el contexto de pandemia y crisis económica. La firma participada al 100% por la SEPI ha encargado sendos planes de acción a dos de las consultoras más reconocidas a nivel mundial: Boston Consulting y McKinsey.

Navantia Crisis Unión Europea SEPI Naturgy Exportaciones Consultoría Cádiz
El redactor recomienda