Es noticia
Menú
Divarian, la inmobiliaria de BBVA y Cerberus, duplica pérdidas en el año del covid
  1. Empresas
divarian propiedad

Divarian, la inmobiliaria de BBVA y Cerberus, duplica pérdidas en el año del covid

La heredera de la antigua Anida disparó sus números rojos el pasado ejercicio y confirmó lo negativo que fue 2020 para las filiales inmobiliarias del fondo estadounidense

Foto: Divarian es heredera de la antigua Anida.
Divarian es heredera de la antigua Anida.

Divarian Propiedad, la inmobiliaria participada por Cerberus y BBVA, cerró el pasado ejercicio con unos elevados números rojos que la entidad presidida por Carlos Torres, en su informe de cuentas anuales, contabiliza en 89 millones de euros. Esta cifra supone casi doblar las pérdidas de 48 millones que el banco registró en su auditoría de un año antes y pone de relieve el negativo ejercicio que ha sido el año 2020 para las inversiones inmobiliarias del fondo estadounidense.

Heredera de la antigua Anida Inmobiliaria, Divarian es la sociedad conjunta que BBVA y Cerberus crearon hace tres años, cuando la primera vendió a la segunda activos inmobiliarios tóxicos con un valor bruto de 13.000 millones, que en términos netos quedaron reducidos a 5.000 millones. Aunque este acuerdo se remonta a noviembre de 2017, no fue hasta casi un año después cuando recibió todas las autorizaciones de rigor, lo que hizo que su primer ejercicio completo fuera el de 2019.

Foto: El presidente de BBVA, Francisco González.

Cerberus controla el 80% del capital de Divarian Propiedad y BBVA el otro 20%, participación que obliga al banco a reconocer en sus cuentas anuales los resultados de la filial. No obstante, todavía puede haber ajustes sobre la cifra que recoge la entidad, como ya ocurrió en 2019, cuando Divarian terminó apuntando en su informe anual unas pérdidas de 37,5 millones, frente a los 48 millones que había contabilizado antes el banco.

A la espera de conocer el número final, los elevados números rojos que anticipa la auditoría de BBVA se unen al frenazo en seco impuesto por Cerberus a su otra gran apuesta inmobiliaria, la promotora Inmoglaciar, que el año pasado aplicó un expediente de regulación de empleo (ERE) sobre algo menos del 80% de la plantilla, y que cercenó una cuarta parte sus planes de crecimiento.

placeholder Inmoglaciar es la promotora de Cerberus.
Inmoglaciar es la promotora de Cerberus.

En concreto, como adelantó este medio, sobre un total de 113 proyectos que tenía ya identificados la promotora, se decidió concentrar los esfuerzos en poco más de una veintena, además de decidirse el cierre de casi todas las delegaciones, y de poner en marcha varias operaciones de venta de suelos.

Estas decisiones supusieron un giro de 180 grados respecto a los planes que, inicialmente, tuvo Ceberus para Inmoglaciar, promotora que quería haber nutrido con un importante número de activos de Divarian, ya que pensaba traspasar a esta filial los mejores suelos y promociones de la antigua Anida. Pero la realidad mostró la imposibilidad de llevar a cabo los ambiciosos planes de crecimiento del fondo.

Para BBVA, la mala marcha del negocio de la inmobiliaria que comparte con Cerberus ha tenido un impacto directo en el valor contable al que tiene reconocida su participación en Divarian, que ha caído de 630 a 567 millones de euros.

Foto: Promoción de Inmoglaciar en Bravo Murillo 107 (Madrid).

Divarian está liderada por dos históricos de la banca española. Su presidente es Konstantin Sajonia-Coburgo, exdirectivo de Barclays en España, Rothschild y Santander Investment Securities, mientras que el vicepresidente y primer ejecutivo es Francisco Sancha, ex director financiero de Banco Popular.

A pesar de las pérdidas acumuladas, Divarian lleva dos años repartiendo generosos dividendos a sus socios. Según puede comprobarse en el informe correspondiente al ejercicio 2019, ese año la remuneración a los accionistas ascendió a 418 millones de euros, mientras que el pasado ejercicio, solo en el primer trimestre, se aprobó el pago de otros 100 millones con cargo a prima de emisión.

Divarian Propiedad, la inmobiliaria participada por Cerberus y BBVA, cerró el pasado ejercicio con unos elevados números rojos que la entidad presidida por Carlos Torres, en su informe de cuentas anuales, contabiliza en 89 millones de euros. Esta cifra supone casi doblar las pérdidas de 48 millones que el banco registró en su auditoría de un año antes y pone de relieve el negativo ejercicio que ha sido el año 2020 para las inversiones inmobiliarias del fondo estadounidense.

Anida Carlos Torres Inversión inmobiliaria InmoGlaciar Cerberus
El redactor recomienda