"Nuestra ambición en España es duplicar el volumen de negocio en dos años"
  1. Empresas
entrevista a José Luis Dorado (Vall Banc)

"Nuestra ambición en España es duplicar el volumen de negocio en dos años"

La entidad andorrana Vall Banc aterriza en España con la compra de Argenta Patrimonios. Prevé pasar de 100 millones iniciales a 200 incorporando talento y buscando oportunidades de crecimiento inorgánico

placeholder Foto: José Luis Dorado, consejero director general de Vall Banc.
José Luis Dorado, consejero director general de Vall Banc.

Vall Banc, participada exclusivamente por el fondo estadounidense JC Flowers & Co, inicia este año su proceso de expansión internacional con la compra de Argenta Patrimonio, entidad de asesoramiento financiero española que asesora más de 100 millones de euros. A pesar del contexto actual, marcado por la caída de los márgenes que afecta al sector financiero, el banco prevé duplicar en dos años su cifra de negocio en España incorporando talento y buscando oportunidades de crecimiento inorgánico tanto en Andorra como en España.

Inmerso en un plan de reestructuración, el banco lleva más de dos años especializándose para posicionarse como un banco boutique de banca privada con el objetivo de consolidarse como un referente a nivel de Andorra. Dentro de esa diferenciación en la que están trabajando, la entidad pretende apostar "firmemente" por la sostenibilidad promoviendo la selección de empresas y proyectos que produzcan bienes y servicios sostenibles. Para hablar de todo ello, José Luis Dorado, director general de Vall Banc, atiende a El Confidencial por videoconferencia desde la sede de la entidad.

PREGUNTA. ¿Por qué han elegido este momento para iniciar su expansión internacional?

RESPUESTA. Me incorporé hace un año y medio y desde el primer minuto la necesidad de crecer y diversificar geográficamente estaba encima de la mesa. Vall Banc tiene el 100% del negocio en Andorra y la razón de ser de cualquier banco es crecer. Andorra, como plaza, tiene crecimiento limitado, había que asumir un riesgo de ejecución y la forma más natural era salir a España.

"A fecha de hoy nos hemos visto afectados de manera muy limitada por el covid. Nos podría afectar si afecta al sector inmobiliario"

P. ¿Cómo ha afectado la crisis del coronavirus al proceso de expansión?

R. Previamente ya habíamos identificado el objetivo y teníamos conversaciones adelantadas, ya que Argenta ya trabajaba con nosotros y tienen la misma filosofía. No ha tenido nada que ver.

P. ¿Por qué eligen España para iniciar su proceso de internacionalización?

R. Ha habido mucha conexión en el pasado con España, fundamentalmente con Cataluña. Es un mercado relativamente natural. Dicho esto, son mercados competitivos donde me consta que ganar dinero de forma recurrente no es evidente y fácil. Desde la humildad, trataremos de crear un pilar de confianza para nuestros clientes en España.

P. Con esta entrada en España, ¿cuáles son sus objetivos en cuanto a captación de clientes y patrimonio? ¿Qué volumen de negocio esperan alcanzar?

R. El objetivo fundamental es fidelizar, crear valor y crear confianza con los clientes ya que nuestro 'core business' es banca privada. A nuestro entender, el posicionamiento adecuado es el de banca privada boutique a medida. Tenemos inicialmente 100 millones de euros de partida. Con permiso de los mercados, nuestra ambición es duplicar el volumen en dos años. Pasar a 200 millones con crecimiento orgánico ya identificado, incorporando talento, incorporando banqueros. Posteriormente, en paralelo, habrá una inquietud de crecimiento prudente inorgánica.

placeholder José Luis Dorado, consejero director general de Vall Banc.
José Luis Dorado, consejero director general de Vall Banc.

P. ¿Cuáles serán sus próximos pasos? ¿Prevén crecer en España gracias a nuevas operaciones corporativas? En verano se habló de que JC Flowers & Co estudiaba realizar una oferta vinculante por la firma de gestión de patrimonios Tressis.

R. En Andorra, tenemos una cuota de mercado del 10%. No es suficiente con nuestra ambición. Un primer paso es Argenta, pero sí, seguiremos buscando oportunidades de crecimiento inorgánico, con atención en España.

P. ¿Y en otros mercados? ¿Prevén continuar con su expansión internacional?

R. Habrá una prioridad, que será en Andorra. La segunda prioridad es España, con 'focus' solo en banca privada. La preferencia es Cataluña, pero estamos abiertos a analizar.

P. ¿Cuáles son las principales dificultades a las que se enfrenta el sector en el momento actual? ¿Y cómo lo enfrentan desde la entidad?

R. El primer reto es hacer frente a la caída de los márgenes. Nosotros tenemos la suerte de que nos centramos en la banca privada y ahí tienes un servicio personalizado, donde hay una generación de valor y confianza y las comisiones tienen para el cliente un sentido de valor. El segundo reto es el tecnológico. Creo que en España hay bancos de referencia extraordinarios que están haciéndolo muy bien, y también los bancos 'online'. En nuestro caso, creemos que la tecnología es crítica, no solo para facilitar un servicio competitivo, sino también para ser eficientes en costes. En este sentido, estamos realizando un gran esfuerzo desde que me incorporé, cambiando el 'core banking' y la tecnología del banco, que no es algo menor; conlleva un gran esfuerzo inversor de cara a futuro. Por último, está el reto del crecimiento e incremento de masa crítica.

"La economía financiera no refleja las difíciles circunstancias de la economía real"


P. Al margen de los problemas de 'timming' en su expansión, ¿les ha afectado la crisis del coronavirus de otra manera?

R. Tenemos mucha suerte. Tenemos clientes del sector minorista, pero no de financiación. Nuestra financiación pasa fundamentalmente por lombardos con garantía de títulos, con lo cual los colaterales están totalmente cubiertos. Tenemos unos procedimientos bastante exigentes en cuanto al seguimiento del riesgo y colaterales. A fecha de hoy nos hemos visto afectados de manera muy limitada. Nos podría afectar si afecta al sector inmobiliario, pero en el caso de Andorra de momento no solo es que esté soportando, sino que se mantiene muy bien.

P. ¿Se verá comprometida su solvencia o su ratio de liquidez por la crisis actual?

R. En solvencia, no nos ha impactado para nada. De hecho, vamos a culminar la solvencia con máximos este año. El CET 1 Fully Loaded [el comparativo internacional] será del 19,5 %. Está pendiente de validación de reguladores y auditores, pero nuestra previsión es cerrar el año con una solvencia que facilita una elevada seguridad y confort.

P. Vall Banc cerró 2019 con dos millones de euros de beneficio, un 6,6 % más que en 2018. ¿Cómo prevén cerrar el ejercicio 2020?

R. Los auditores están haciendo sus deberes y, por tanto, los números son muy preliminares. Dos millones no es una cifra muy elevada, pero somos un banco pequeño en reestructuración. Estamos creando el futuro. Nuestra perspectiva será en términos recurrentes ganar dinero, pero de forma humilde. Eso sí, tenemos que cambiar tecnología y estamos evaluando impactos.

P. ¿Qué impacto han tenido y tendrán los efectos colaterales de la pandemia en las inversiones financieras?

R. La tecnología seguramente ha ganado mucho tiempo en sus planes de crecimiento a futuro. Hay modelos que han ganado mucho en velocidad. Sin embargo, yo sería moderadamente prudente. Los mercados están muy lejos de la economía real, son como dos películas. Una cosa es el mundo de los mercados, donde prácticamente se ha recuperado todo el perdido por el covid. De hecho, los mercados americanos están en máximos históricos. Pero la economía financiera no refleja realmente las difíciles circunstancias de la economía real, porque están distorsionados por los bancos centrales y por los proyectos de inversión pública para compensar, precisamente, esa falta de consumo y demanda privada.

placeholder José Luis Dorado, consejero director general de Vall Banc.
José Luis Dorado, consejero director general de Vall Banc.

P. El Gobierno de España aprobó recientemente la creación de nuevos impuestos, como las tasas Google y Tobin, la subida del IRPF a las rentas más altas o la subida del IVA a las bebidas azucaradas. Y podría aumentar aún más la presión fiscal. ¿Cómo afectan estas medidas a las inversiones en España?

R. Ese afán recaudatorio reduce la renta disponible y, por tanto, baja el consumo. En la medida en que en los países occidentales el consumo significa en torno al 65-70% del PIB, hay menos crecimiento. Si hay menos crecimiento hay menos atractivo para la inversión, con lo cual es un bucle. Al final, aunque obviamente no es lo único a considerar, la pregunta adecuada es cómo, en términos fiscales, eres atractivo o competitivo internacionalmente.

P. Se ha hablado también de posibles cambios en la tributación de determinados vehículos de inversión como las sicavs. Si finalmente la ley antifraude sale adelante y aumenta considerablemente la tributación de las sicavs, ¿dejará de ser un producto atractivo para los inversores?

R. El tema del cambio de tributación de las sicavs lleva mucho encima de la mesa. En un mercado de libre movimiento de capitales, en mi opinión, tiene un riesgo. El dinero puede ir a otros países y, por tanto, esa recaudación la coges una vez, pero luego la pierdes a futuro. Ese dinero ya no vuelve a España. El dinero es muy miedoso y, con las amenazas, te cogen una vez. Pagas, pero empiezas a diversificar internacionalmente.

P. Si sale adelante, ¿afectaría a España como destino de inversores internacionales?

R. Yo creo que saldría dinero de España hacia otros mercados que contemplan las mismas figuras tipo sicav.

P. Como alternativa a las sicavs, ¿cuáles son los mejores vehículos de inversión?

R. Personalmente, y para banca privada, me gustan los 'unit linked', que son vehículos de seguros que conllevan una gran confidencialidad porque el cliente no aparece, aparece la compañía de seguros y tiene la misma política de diferimiento en los impuestos. Hasta que no vendes no pagas. Y también en la transferencia de legados en herencia son muy eficientes fiscalmente.

"Habrá una prioridad, que será en Andorra. La segunda prioridad es España, con 'focus' solo en banca privada"

P. Dentro del mercado español, ¿dónde detectan mayores oportunidades de inversión?

R. En España el sector bancario pesa mucho y no somos positivos con el sector bancario en general. Hay temas de consolidación que pueden resultar atractivos, pero es un sector que está sufriendo. En España apostamos por sectores tipo farma, sostenibilidad, 'utilities'... que se benefician de políticas de carácter verde. Pero España no es nuestro 'focus' actualmente en el ámbito de inversiones. Preferimos una apuesta más global.

P. Se ha especulado en el pasado con la posibilidad de que otras entidades andorranas (Andbank, Morabanc...) compren Vall Banc a JC Flowers & Co. ¿Serán protagonistas a corto plazo de un proceso de consolidación?

R. Es verdad que el accionista es un 'private equity' cuya razón de ser será ponerlo en valor. Pero ahora mismo no estamos en esa página. Es cierto que ha habido acercamientos legítimos porque la consolidación conlleva sinergias de costes y Andorra es una plaza pequeña en términos internacionales. El factor 'offshore' fiscal ha pasado a la historia y las líneas de crecimiento de volumen están más limitadas.

P. ¿Podríamos ver una concentración de la banca andorrana en el medio plazo?

R. Personalmente, creo que tendrían sentido, pero cada banco tiene clara su estrategia de crecimiento y su posicionamiento a medio plazo. Son todos bancos sólidos y rentables, que permiten generar valor a los accionistas.

"Ahora intercambiamos información fiscal con la UE. Eso significa una bajada de márgenes y un incremento de la competitividad"

P. La crisis de BPA dañó la credibilidad del sistema financiero andorrano... ¿Qué ha cambiado desde entonces en el país?

R. Yo diría que a nivel país fue un catalizador. Implicó una mayor velocidad para ser homologable en las mejores prácticas internacionales en todos los ámbitos. Hablo de supervisión, de regulación, de transparencia, fiscal... en todos los términos. Yo, que llevo 12 años en la plaza, le pondría una nota muy elevada. Creo que el país ha hecho los deberes acelerados. Casi diría que como ningún país a nivel internacional.

P. El Ecofin excluyó a Andorra de su lista de paraísos fiscales en 2018, una decisión con la que la Unión Europea avaló las medidas impulsadas en los últimos años por Andorra para alcanzar la total transparencia y homologación internacional en el sector financiero y bancario en materia fiscal. ¿Qué ha supuesto para la banca de Andorra? ¿Cómo ha cambiado el modelo de negocio de las entidades andorranas?

R. Para la banca, el principal cambio fue pasar del mundo 'offshore' a llegar incluso a legislar el delito fiscal. Había un motivo por el cual el dinero venía a Andorra. El cliente que venía aquí era un cliente estable y los márgenes eran muy elevados porque el factor diferencial era el fiscal. Ahora tenemos intercambio de información fiscal con todos los grandes países de la Unión Europea. Eso ha significado una bajada de márgenes y un incremento de la competitividad porque la plaza no ha crecido como crecía en el pasado. Ahora, el cliente puede irse a otro país. Retenerle conlleva servicio, producto y confianza. Obviamente, ha afectado a los márgenes en general y creo que ha aumentado sustancialmente el nivel de competitividad y, por extrapolación, la profesionalidad del sector financiero en Andorra.

P. Andorra sigue siendo el destino elegido por muchos españoles que huyen de la Hacienda Pública española para pagar menos impuestos. Últimamente se ha cuestionado a raíz de la marcha de varios 'youtubers'. ¿Qué opinión tiene al respecto?

R. Con España el marco de información fiscal está perfectamente definido y una persona que pasa más de la mitad del año en Andorra (183 días) y tiene residencia probada, perfectamente puede venir y el factor diferencial de pago es importante. Creo que no es tanto un tema de Andorra como receptora, y pasa más por la necesidad de que España haga autocrítica sobre los porqués de esos movimientos. También dentro de España, entre comunidades autónomas hay diferencias y algunas se quejan. La presión fiscal conlleva este tipo de decisiones. Adicionalmente, creo que Andorra tiene dos factores. Cercanía y una calidad de vida sobresaliente. Para mí no es polémica, porque el marco de actuación fiscal es claro. Tú puedes vivir donde quieras, y cada país debe trabajar en sus atractivos, que no necesariamente son solo fiscales.

P. El pasado mes de octubre, Andorra se convirtió en miembro de pleno derecho del Fondo Monetario Internacional (FMI). ¿Qué beneficios aporta a Andorra adherirse al FMI?

R. Significa que Andorra como país tiene una fuente adicional de financiación en caso de crisis o necesidad. Esto significa una menor prima de riesgo y, por tanto, que el dinero esté más tranquilo. En definitiva, confianza. Esta financiación extra, si es necesario, conlleva una mayor tranquilidad, solvencia... Y, por tanto, mi opinión es muy positivo para el país.

Andorra Banca privada Sector Financiero Banca online