Los números de Fainé para compensar con Naturgy la sequía del dividendo de CaixaBank
  1. Empresas
OPA PARCIAL

Los números de Fainé para compensar con Naturgy la sequía del dividendo de CaixaBank

La Caixa mantuvo un presupuesto de más de 500 millones para obra social. El objetivo de 2021 es al menos repetir estas cifras, para lo que necesita apuntalar sus inversiones

placeholder Foto: Isidre Fainé (d), presidente de la Fundación Bancaria la Caixa, y Gonzalo Gortázar (i), CEO de CaixaBank. (EFE)
Isidre Fainé (d), presidente de la Fundación Bancaria la Caixa, y Gonzalo Gortázar (i), CEO de CaixaBank. (EFE)

La primera gran opa del Ibex en 2021 depende de la obra social de La Caixa. La oferta pública de adquisición parcial lanzada por el fondo IFM sobre Naturgy pone el foco sobre su principal accionista, la Fundación Bancaria la Caixa, con un 24,4% del capital. La decisión de este organismo presidido por Isidre Fainé no está todavía tomada, y depende en gran medida de los números que haga en las próximas semanas.

La prioridad de esta institución catalana, la mayor fundación española y una de las mayores de Europa, es mantener al menos el mismo presupuesto de los últimos años en obra social, de más de 500 millones de euros. Este compromiso, más importante ante la crisis del covid, es un desafío para Fainé y su equipo ante el desplome de los ingresos que sufrieron La Caixa y su 'holding' financiero, Criteria, durante 2020.

Foto: El presidente de la Fundación la Caixa, Isidro Fainé. (EFE)

Esta caída del negocio se produjo principalmente por el dividendo de CaixaBank, sobre el que el Banco Central Europeo (BCE) puso límites en 2020 y que se mantendrá con un techo hasta el próximo mes de septiembre. Por ello, los ingresos por dividendos ascendieron a 375 millones durante los seis primeros meses del año pasado —últimas cuentas presentadas—, un 27% menos que en el mismo periodo de 2019, de 513 millones. De los 375 millones, 168 millones llegaron de CaixaBank —justo antes del veto del BCE—, 145 millones de Naturgy, 21 millones de Bank of East Asia y 17 millones de Suez, y el resto de no cotizadas.

Estos pagos de participadas se ingresaron en las cuentas de Criteria, sociedad que a su vez hizo retribuciones por valor de 390 millones a la Fundación Bancaria la Caixa, la encargada de poner en marcha la obra social.

Junto a este percance, el valor de las inversiones de Criteria se redujo un 18,7% en la primera mitad de 2020, de 21.852 millones a 17.776 millones, debido a la crisis provocada por el covid en los mercados. Junto a CaixaBank y Naturgy, este 'holding' tiene participaciones en Saba (99,5%), The Bank of East Asia (17,5%), Grupo Financiero Inbursa (9,15), Suez (5,9%), Cellnex (5%) y Telefónica (1,3%), entre otras, además de un negocio inmobiliario valorado en 2.600 millones.

Perspectivas

Tras este convulso 2020, el presente ejercicio también apunta mal en los mercados. Para empezar, Criteria y la Fundación la Caixa se han encontrado con que el BCE mantiene límites para el dividendo de CaixaBank al menos hasta septiembre, a un 15% del beneficio del grupo. El CEO del banco, Gonzalo Gortázar, anunció que la retribución se hará una vez se complete la fusión con Bankia. Según un reciente informe de Barclays, estas dos entidades han ganado juntas unos 1.250 millones de euros en 2020, por lo que el potencial dividendo a Criteria quedaría en apenas unos 60 millones hasta el último trimestre, unas cifras muy alejadas de otros años: 359 millones en 2018, 239 millones en 2019 y 168 millones en 2020.

Fainé tiene que tomar una decisión sobre la opa parcial de IFM con estos números. Uno de los factores a favor de vender al menos parte de su 24,4% en Naturgy, valorado en 5.250 millones, es conseguir liquidez con la que fortalecer la obra social a corto plazo. En contra está que la gasista es muy generosa en su retribución al accionista: Criteria recibió dividendos por valor de 340 millones en 2019 y de 265 millones en 2020 de Naturgy.

placeholder El presidente de Naturgy, Francisco Reynés. (EFE)
El presidente de Naturgy, Francisco Reynés. (EFE)

Junto a ello, está la estrategia a medio y largo plazo en el grupo energético. Fuentes al tanto del proceso estiman que la entrada de IFM en el capital de Naturgy puede suponer un respaldo a la filosofía de inversión de Criteria Caixa. La firma liderada por Fainé tiene una perspectiva de permanencia en el capital de las empresas de largo plazo, más parecida a la de los australianos que a lo que están acostumbrados otros inversores de referencia de Naturgy como CVC, fondo de capital riesgo cuyo objetivo es lograr una rentabilidad a corto plazo. Hay que tener en cuenta que IFM es un fondo abierto a sus inversores que no tiene plazos fijos de retorno, lo que ayuda a su vocación de largo plazo.

Esta situación, señalan las fuentes consultadas, puede contribuir a que Criteria Caixa venda algo de su 24%, pero no demasiado. IFM ya ha manifestado su deseo de que Criteria continúe. No obstante, de quedarse cuatro accionistas con más del 20% (CVC, GIP, Caixa y IFM), la compañía correría peligro, en primer lugar, de salir del Ibex por el bajo nivel de 'free float' y, posteriormente, de ser excluida de bolsa, aunque IFM asegura que "no tiene intención de promover la exclusión de cotización de las acciones de Naturgy". El proceso de abandono del parqué ya lo han vivido otras firmas como Cepsa o MásMóvil.

En cualquier caso, las fuentes consultadas creen que IFM ya habrá tratado, de manera informal, los planes de futuro con los tres grandes accionistas de Naturgy así como con el 'management' de la compañía que lidera Francisco Reynés. Para el primer ejecutivo de la energética, este fondo de pensionistas australianos no es desconocido, ya que se los encontró en el pasado como competidores de algunas concesiones en Australia cuando era CEO de Abertis.

Isidre Fainé Naturgy
El redactor recomienda