Las familias recurren a las refinanciaciones de créditos para superar la crisis del covid
  1. Empresas
DATOS DEL BDE

Las familias recurren a las refinanciaciones de créditos para superar la crisis del covid

Junto a las moratorias, las refinanciaciones de créditos al consumo e hipotecas se duplicaron durante el año pasado hasta niveles máximos en cinco años

placeholder Foto: Familias en el centro de Madrid, durante las Navidades. (EFE)
Familias en el centro de Madrid, durante las Navidades. (EFE)

La banca y las familias se enfrentan a un golpe de realidad cada vez mayor por el covid-19. Al igual que ocurrió en la anterior crisis, el repunte de créditos refinanciados hace presagiar una avalancha futura de impagos. Así, el volumen de préstamos a particulares renegociados se duplicó el año pasado entre enero y noviembre frente al año anterior, al alcanzar los 4.200 millones, según datos del Banco de España.

A esto se suman todos los créditos que se acogieron a las moratorias durante 2020, que ascienden a casi 55.000 millones, y cuya solvencia debe probarse en los próximos meses una vez recuperen sus condiciones de pago previas a la pandemia. "Todo está anestesiado desde el confinamiento, para que el golpe sea progresivo. Cuando terminen los ERTE [expedientes de regulación temporal de empleo], las carencias de los créditos ICO y las moratorias, veremos el impacto", explica Fernando Rojas, consultor del área de Servicios Financieros de AFI.

Las moratorias beneficiaron durante 2020 a 1,38 millones de créditos, de los que en torno a un 80% eran de asalariados y un 20%, de autónomos.

Todo este volumen de créditos renegociados y sujetos a las moratorias hace pronosticar que la cifra total de refinanciaciones se dispare en los próximos datos que hagan públicos bancos y supervisor. Este tipo de préstamos, sujeto a condiciones más flexibles para no incurrir en impago, se situó por encima de los 200.000 millones de euros en 2014. Desde entonces, han ido bajando hasta los 55.000 millones a mediados de 2020.

La clave está en cuándo pinchará esta burbuja. El Gobierno parece estar ganando algo de tiempo con las últimas medidas acordadas: la quinta prórroga de los ERTE, hasta final de mayo; la ampliación de plazo para pedir moratorias, hasta marzo, y el año extra de carencia en los préstamos ICO.

Segundo trimestre, clave

Para los expertos, el segundo trimestre va a ser determinante, al ser cuando inicialmente van a empezar a aflorar las debilidades de la cartera de créditos de los bancos: "Las entidades tienen exenciones contables hasta marzo, a partir de entonces, será cuando empiece el deterioro, van a tener que gestionarlo bastante bien", señala Rojas, quien prevé que sea entonces cuando se dispare la morosidad, hasta tocar techo en el primer trimestre de 2022.

Esta firma prevé que el volumen de créditos dudosos en España se duplique en el próximo año, pasando de 52.000 a 105.000 millones de euros, cerca del 10% de mora. De estos, unos 20.000 millones de impagos llegarán por parte de las familias, repartidos en unos 13.000 millones entre las hipotecas y 7.000 millones los préstamos al consumo.

Aun así, es en el segmento de empresas donde se esperan los mayores problemas durante los próximos meses. Hasta el momento, este segmento no ha registrado un repunte de las refinanciaciones, ya que las compañías siguen disponiendo de los créditos ICO que pidieron durante 2020, por importe de 114.000 millones de euros.

Ante esta situación de calma tensa, el Banco Central Europeo (BCE) ha puesto en marcha inspecciones para que los bancos afloren los problemas que vayan detectando en su cartera, y no aprovechen las líneas ICO, las moratorias y las refinanciaciones para tapar agujeros.

Los bancos han concedido líneas ICO y moratorias por valor de 170.000 millones

Las entidades financieras se han ido preparando en parte para la llegada de la ola de morosidad del covid-19, con provisiones preventivas de más de 8.000 millones en los nueve primeros meses de 2020, un 75% por encima de las de 2019. Aun así, los supervisores creen que hará falta un mayor esfuerzo: "Las entidades deben persistir en esta política de anticipación del reconocimiento. Esto facilitará que, con posterioridad, puedan seguir cumpliendo con su función de proporcionar financiación a la economía", expone Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España.

Otro de los problemas es que las refinanciaciones y la futura ola de morosidad llegan en un momento en que se atisba un cierre del grifo del crédito, como refleja la última encuesta de préstamos bancarios del BCE y el Banco de España. Malos presagios para la banca y para la economía.

Banco de España Bancos españoles Hipotecas Consumo
El redactor recomienda