Madrid se desvincula de Moncloa y crea su propia reserva de material sanitario anticovid
  1. Empresas
Un valor estimado de 1.000 millones

Madrid se desvincula de Moncloa y crea su propia reserva de material sanitario anticovid

Desde el Gobierno de Ayuso, justifican esta medida en que Ingesa se estaba retrasando mucho y su reserva no contemplaba todo el material que necesitaba la región

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

La Comunidad de Madrid se ha desvinculado del Gobierno central y ha decidido crear su propia reserva estratégica de material sanitario. Según ha podido comprobar este periódico, la decisión se aprobó el 23 de diciembre de 2020 en el Consejo de Gobierno, a propuesta del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, aunque la licitación no se lanzó hasta pasadas las Navidades.

Desde el Servicio Madrileño de Salud justifican este nuevo contrato en que la reserva sanitaria del Ingesa "se había retrasado mucho y no contemplaba todos los productos", aunque aseguran que Madrid seguirá dentro del acuerdo marco del Gobierno central, solo que a partir de ahora también contarán con su propia reserva.

Con este acuerdo, al que no se ha dado publicidad desde el Gobierno autonómico, se pretende abastecer a todos los centros sanitarios del Servicio Madrileño de Salud. El concurso tiene un valor estimado de 997.631.000 euros y está pensado para una duración de un año, pero se puede extender hasta los cuatro.

"Como las CCAA siguen haciendo sus propias reservas, este es un ejemplo más de que la megacompra del Gobierno no va a funcionar"

"No todo lo que pidió Ingesa nos sirve. Pero sí nos adherimos en aquellos productos que nos eran útiles", explican fuentes de la CAM, un argumento que choca con los datos, ya que Madrid, es su nuevo pedido, repite 9 de los 11 lotes de Ingesa, en los que se incluyen los pedidos más voluminosos, como guantes y mascarillas. La megacompra madrileña presenta solo cinco productos diferentes: media máscara de protección respiratoria, filtros p2/p3, pantalla de protección facial, capuchas de protección sin visor y cubre calzado.

El concurso se publicó el 8 de enero al medio día, viernes en el que la nieve colapsó Madrid, y el periodo de entrega de ofertas termina el 18 de enero. Este plazo es muy breve y poco frecuente. Desde el Gobierno autonómico justifican que los tiempos se han acortado a la mitad debido a la urgencia y que, precisamente por eso, se ha tramitado por vía urgente y con un procedimiento abierto.

Altas fuentes del sector industrial sanitario señalan que "la Comunidad de Madrid (al estar adherida al acuerdo marco de Ingesa) no debería haber sacado su propio concurso. Pero como las comunidades autónomas siguen haciendo su propia reserva estratégica, este es un ejemplo más de que la reserva del Gobierno central no va a funcionar". "Salvo Valencia, políticamente entraron todas las CCAA al megaconcurso de Ingesa, pero la realidad es que todas lo puentean con sus reservas estratégicas, que es donde realmente compran productos".

Uno de los puntos del acuerdo que más polémica ha generado entre las empresas sanitarias es que se establece un plazo no superior a tres días naturales para la entrega de los productos de pedidos normales, y en el caso de los urgentes, el plazo de entrega no podrá ser superior a 24 horas desde que el pedido sea enviado al proveedor.

Según las fuentes del sector consultadas, estos tiempos son imposibles de cumplir, rareza que se une a la falta de publicidad dada a un contrato de estas dimensiones que, además, en gran parte coincide ya con el de Ingesa. El material se recibirá y custodiará en el almacén central del Servicio Madrileño de Salud.

Ingesa tardó nueve meses

El 22 de marzo de 2020, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció en rueda de prensa la creación de la mega reserva anticovid, pero la licitación no se publicó hasta el 22 de julio, cuatro meses después. Y no se adjudicó parcialmente hasta nueve meses después.

Este concurso público fue de gran complejidad y por eso, en parte, se cometieron errores, retrasando la reserva sanitaria hasta casi 100 días. La propia licitación se tuvo que anular a finales de julio del año pasado porque la redacción del contrato impedía que la mayoría de empresas del sector sanitario nacional participasen.

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)

No sería hasta el mes siguiente que se volvería a publicar la licitación, incluyendo unos nuevos pliegos donde se subsanaba el error. Esta imprecisión costó casi 20 días más de retraso, ya que las empresas tuvieron que volver a presentar sus ofertas. Tal y como ya explicó este medio, este megacontrato se canceló a dos días de que finalizase la presentación de ofertas, porque los 2.400 millones de euros iban a ser pasto de comisionistas e intermediarios.

Precisamente, entre la documentación oficial en poder de este diario se señala que la Comunidad de Madrid redactó su licitación teniendo en cuenta estos hechos que acontecieron en la licitación del Ministerio de Sanidad, para no repetir el mismo error...., pero sí repitiendo gran parte del pedido.

Madrid Isabel Díaz Ayuso Moncloa Ministerio de Sanidad Concurso público Sector industrial
El redactor recomienda