Europa avisa de un déficit de capital en la banca de 52.000 M para cumplir con Basilea
  1. Empresas
REVISIÓN POR BASILEA III

Europa avisa de un déficit de capital en la banca de 52.000 M para cumplir con Basilea

La EBA calcula que los bancos europeos han reducido la brecha, pero que aún necesitan un esfuerzo para cumplir con los futuros requerimientos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El coronavirus ha dado mayor margen a la banca para cumplir con los futuros requisitos de capital, pero también ha añadido incertidumbre a su balance. Los bancos europeos necesitan 52.000 millones adicionales en su colchón de solvencia para cumplir con la regulación de Basilea III, que entrará en vigor en 2023 con un periodo transitorio hasta 2028.

Este déficit es menor al estimado un año antes, pese a que ha habido un aumento en promedio del 18,5% en los requerimientos de capital. Sin embargo, dado que las estimaciones se basan en los datos al cierre de 2019, en ese año, los bancos europeos elevaron su colchón de solvencia y el impacto de los requisitos ha sido menor de lo previsto.

De esta forma, “hay que destacar que la brecha de déficit de capital se ha reducido en casi 20.000 millones respecto al cálculo de 2018 (revisión de hace un año) por un doble efecto, mayor nivel de capital acumulado en 2019 y menor impacto de los requisitos estimados”, apunta Desirée Galán, analista de AFI. “Esto permite a la banca disponer de un mayor volumen de capital para cubrir los requerimientos de la reforma del cierre de Basilea III”, añade.

Foto: Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), del BCE. (BCE)

La revisión de la regulación de Basilea III, compuesta por miles de folios, se acordó en diciembre de 2017 con la idea de que entrara en vigor en 2022, con un periodo transitorio de cinco años. Sin embargo, entre las medidas lanzadas por los supervisores con el inicio de la crisis del covid estuvo el retraso un año de Basilea III, cuyos acuerdos está previsto que tengan impacto en los requerimientos a partir de 2023 y paulatinamente hasta 2028.

Hasta entonces, los bancos europeos deberán elevar su colchón de capital en 52.000 millones respecto a los parámetros actuales, según la última revisión elaborada por la Autoridad Europea de Banca (EBA, por sus siglas en inglés). La institución, que preside el español José Manuel Campa, actualiza este cálculo cada año. Desde hace 12 meses, el requerimiento ha aumentado, pero en menor medida que el capital de los bancos, con lo que han reducido la brecha.

Los bancos españoles, con una media de capital de máxima calidad (CET 1 ‘fully loaded’) en torno al 12%, están a la cola de Europa, según reflejan siempre los test de estrés y critican los supervisores. Aun así, y aunque la EBA no detalla los cálculos por banco o país, las entidades españolas no salen entre las que necesitan mayores esfuerzos, según fuentes financieras, debido a que el ejercicio castiga los modelos propios, más usados en el centro y norte de Europa.

Foto: (iStock)

De hecho, el aumento del 18,5% está en línea con el que sufre la banca española, debido principalmente al riesgo operacional. El mayor incremento, con más del 30% sobre la base del mínimo regulatorio de capital del año anterior, se produce sobre la banca alemana. Mientras que para los bancos suecos el incremento es de cerca del 30%, y, en el otro lado de la balanza, destacan Portugal y Grecia con los menores crecimientos.

Los incrementos se producen por la presión sobre los modelos internos (‘output floor’) que, según critican siempre los bancos españoles, permiten a sus competidores europeos publicar ratios de capital más elevadas. Por otro lado, hay que tener en cuenta el efecto del covid, explica Desirée Galán, aunque el deterioro de capital por morosidad y ajustes de valoración no tiene por qué implicar un mayor requerimiento de capital por Basilea III.

En concreto, apunta la experto de AFI, “un aumento de los activos ponderados por riesgo (APR) bajo el método IRB (para modelos internos) debido al covid-19 también limitará el impacto del ‘output floor’. A su vez, se espera un incremento de los APR por cambios en las calificaciones crediticias, pérdida esperada, etc. En definitiva, la combinación de los dos efectos se traducirá en un mayor impacto en los coeficientes de capital y en un aumento del déficit de capital”.

El coronavirus ha dado mayor margen a la banca para cumplir con los futuros requisitos de capital, pero también ha añadido incertidumbre a su balance. Los bancos europeos necesitan 52.000 millones adicionales en su colchón de solvencia para cumplir con la regulación de Basilea III, que entrará en vigor en 2023 con un periodo transitorio hasta 2028.

Basilea III Coronavirus Banca
El redactor recomienda