Es noticia
Menú
Kapital, Barceló... Las discotecas quieren salvar diciembre y se lanzan a la 'Tardevieja'
  1. Empresas
Covid-19

Kapital, Barceló... Las discotecas quieren salvar diciembre y se lanzan a la 'Tardevieja'

La última noche del año es una fecha clave. Saben que, a pesar de las restricciones, la gente quiere salir, por lo que están abriendo con fórmulas alternativas

Foto: Una copa de champán en la Puerta del Sol de Madrid. (EFE)
Una copa de champán en la Puerta del Sol de Madrid. (EFE)

Algunas de las principales marcas han querido aprovechar que se aproxima la cita más importante de todo el año para el sector del ocio nocturno y uno de los meses clave, diciembre, para experimentar y abrir con nuevos formatos e intentar rascar algo de ingresos tras meses cerrados. Muchas subirán la persiana a pesar de las restricciones de horarios. Si la gente quiere salir tendrá que cambiar la Nochevieja por la 'Tardevieja' e irse a sus casas pronto, en lo que será una de las despedidas de año más extrañas.

Eso sí, la alternativa es posible solo en Madrid, Castilla y León y Valencia. Estas tres comunidades autónomas han abierto la mano para permitir que el sector pueda actuar como hostelería a pesar de tener licencias solo de salas de baile. La capital de España lleva ya tiempo permitiéndolo, pero hasta ahora no compensaba a las grandes marcas y se había limitado a pequeñas salas o pubs para las que la transición era muy suave o tenían unas condiciones muy particulares.

Ahora salas reconocidas como Kapital, Barceló, Opium o La Riviera han anunciado que abrirán sus puertas, otras más pequeñas como Cats o Lasal también han optado por esta vía. Aunque, algunas como Black House se mantienen cerradas debido al alto coste de sus alquileres, que no compensa la aventura de intentar conquistar el 'tardeo' en plena pandemia.

El sector facturó 200 millones solo en Nochevieja y concentró un 30% de su actividad en diciembre

Todas las que se han lanzado a la apertura esperan lograr algo de lo conseguido en 2019. El sector facturó 200 millones solo en Nochevieja y el mes de diciembre supuso un 30% de toda la actividad anual, según datos de la patronal. La tradición de salir de fiesta en esa fecha para celebrar el cambio de año está muy extendida en España: 13 de cada 100 españoles lo hicieron (6 millones) y año a año las cifras se van incrementando.

Esto es lo que ha llevado al Grupo Kapital, conglomerado que posee otras discotecas como Fabrik o Code, a reabrir las puertas al local que da nombre a la compañía. Ya lleva cuatro días en funcionamiento, han cambiado las pistas por mesas y han contratado un servicio de catering para poder dar de comer a los que antes solo tomaban copas y venían a bailar.

Sin embargo, no se muestran muy optimistas con su situación. "Las fuertes medidas de seguridad que hemos implementado y la adecuación del espacio, hace que sea muy difícil obtener rentabilidad", explican desde la compañía. Comentan que han perdido un 70% de su aforo con la transformación y que su objetivo no es ganar dinero, sino que "todos nuestros empleados tengan su sueldo para pasar las Navidades".

placeholder Kapital antes y después de la reapertura.
Kapital antes y después de la reapertura.

Además, explican que les está costando mucho atraer clientes a pesar de la fama que tiene la sala y de momento no están teniendo gran éxito. "No es sencillo convencerles de que vengan a comer aunque haya algún fan incondicional", explica. "Hemos perdido nuestro principal motor", apuntan, pero creen que con el paso de los días podría cuajar más su oferta porque "es muy diferente, aunque tardaremos en ser una alternativa".

Desde Opium, por su parte, se muestran incluso menos optimistas. La empresa apenas ha abierto un par de días en Madrid y ya se cuestionan si seguir adelante con la idea porque reconocen que no ha ido nada bien. "Lo vemos fatal, el balance es un desastre porque nuestra actividad real arrancaría cuando ya toca cerrar". A diferencia de Kapital, el grupo catalán tiene que pagar alquiler en su local, lo que "hace muy difícil seguir abiertos".

"Tenemos dudas", explica David López, director del grupo. "Atraer a la gente con las limitaciones es muy difícil y lo que hemos visto hasta ahora es que no ha funcionado". A pesar de ello no se cierra a que pueda conseguir llamar la atención de más público con el tiempo, pero "hay muchos gastos".

placeholder Teatro Barceló. (EFE)
Teatro Barceló. (EFE)

Para enfrentar la situación propone que los gobiernos aflojen las restricciones horarias a cambio de más controles y protocolos para garantizar la seguridad. Argumenta que en el escenario actual van a aflorar las fiestas ilegales y que es mejor que se den los encuentros en lugares que garanticen medidas higiénicas y sanitarias.

Ni el grupo propietario del teatro Barceló ni el de la Riviera han dado declaraciones sobre sus planes. Sin embargo ambas ya han anunciado públicamente su apertura para los próximos días. La antigua Pachá, situada en el centro de la ciudad, ha avisado a través de sus redes sociales que volverá al ruedo el 17 de diciembre.

La Riviera, por su parte, se mantiene viva tirando de comidas de Navidad de empresas, monólogos, conciertos de gospel, etc. A pesar de ello, la sala de Madrid Río se ha adecuado a un nuevo formato para poder acoger clientes, además de alquilar el establecimiento a promotores. Sin embargo, rehúsa comentar su situación y las perspectivas de cara a diciembre.

Los que no abrirán

A pesar de que Valencia es uno de los lugares donde se ha permitido abrir sin licencia, las principales empresas han rechazado esta posibilidad en su gran mayoría. Este es el caso de dos de las principales discotecas, Mya y Moon Valencia, que han sido de las que se han decidido por esta opción. Ambas pertenecen al mismo grupo y la primera se encuentra integrada en la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

"Para nosotros ha sido una ruina total", explican desde la compañía y "no tiene sentido abrir con estas condiciones", ni siquiera en el momento más importante del año. "Vamos a competir con pubs y bares sin ofrecer nada que ellos no tengan y con muchos más gastos", lamentan desde la compañía. Por ello afirman que "no tiene sentido hacerlo si no podemos aportar algo diferente".

Además explica que su estrategia, más que abrir ahora, consistirá en mantener los costes al mínimo para sobrevivir hasta estar cerca del verano "cuando la situación sea algo más parecida a lo que había antes del coronavirus". El grupo valenciano lleva 9 meses cerrado por la evolución de la pandemia, protagonizando episodios complicados durante la misma, como el contagio del virus entre 12 de sus empleados cuando aún estaban en activo.

placeholder Terraza L'Umbracle en la discoteca Mya. (EFE)
Terraza L'Umbracle en la discoteca Mya. (EFE)

Pachá es otra de las grandes marcas que no van a poder subir la persiana para recibir a sus clientes en Navidad. Su local más conocido es en Ibiza y el segundo en Barcelona, aunque tienen otro en Múnich.

Nick McCabe, CEO del grupo explica que sí han abierto sus puertas en Destino Pacha y Lío durante dos meses. Se trata de un Resort y un cabaret con servicios de restaurante que finalmente tuvieron que cerrar por las restricciones. "No íbamos a ganar dinero", explica, pero decidió abrir por compromiso e imagen de marca.

Actualmente, han aprovechado el cierre para definir planes de cara a 2021. De hecho, adelantan que van a abrir ese año tres nuevos activos vinculados al ocio nocturno en Europa. Pero, volviendo a diciembre y a la Nochevieja, creen que sería interesante reabrir en baleares en caso de que el Gobierno lo permitiese, pero "no se permite" por el momento, "todavía no ha sido derogada esta norma",

Los pequeños negocios, condenados

Desde la patronal del sector, explican que esta política de reaperturas solo puede emprenderse por "grandes operadores que no tengan alquiler porque el local es suyo" o empresas que, de algún modo, tengan parecidos con la hostelería tradicional que permita "una transición dulce".

El presidente, Tito Pajares, defiende que debido a esto "el sector va a vivir el diciembre más triste de la historia". Avisa de que un 65% de las salas quebrarán si no hay ayudas directas. También añade que más de 300.000 empleos relacionados con el grupo se destruirán o irán al ERTE en este mes, a lo que hay que sumar "el fin de la actividad de más de 40.000 autónomos".

Respecto a cómo irá el mes para los que sí abran sus puertas, explica que "no hay ningún antecedente a esta situación por lo que saberlo o hacer números es imposible". Sin embargo, augura que hay grandes desventajas que van a convertir la búsqueda de la rentabilidad en un objetivo casi imposible.

"Los márgenes ya eran malos antes", afirma Pajares, pero ahora "el cliente tiene mucho respeto por ir a una sala y con la reducción del aforo, más los gastos extra que hay que asumir" la situación "es muy complicada".

Algunas de las principales marcas han querido aprovechar que se aproxima la cita más importante de todo el año para el sector del ocio nocturno y uno de los meses clave, diciembre, para experimentar y abrir con nuevos formatos e intentar rascar algo de ingresos tras meses cerrados. Muchas subirán la persiana a pesar de las restricciones de horarios. Si la gente quiere salir tendrá que cambiar la Nochevieja por la 'Tardevieja' e irse a sus casas pronto, en lo que será una de las despedidas de año más extrañas.

El redactor recomienda