La comida rápida remonta en pleno covid mientras el resto del sector baja la persiana
  1. Empresas
Covid-19

La comida rápida remonta en pleno covid mientras el resto del sector baja la persiana

Mientras los independientes apuntan a cierres masivos, grandes marcas y franquiciados recuperan ventas, lo que les abre la puerta a aumentar su cuota en el mundo poscovid

placeholder Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La restauración está tocada de muerte. Sin embargo, los franquiciados de grandes compañías como McDonald's, Burger King, Domino’s o Vips miran con optimismo el futuro. Creen que saldrán fortalecidos de una crisis que va a barrer con los restaurantes independientes, mientras que ellos viven meses 'cómodos' en los que creen que han sabido adaptarse. Los franquiciados, representantes del sector y expertos hablan de que las marcas más reconocidas, y en especial las de comida rápida, están viviendo un repunte de ventas desde el verano.

La patronal de los franquiciadores, a pesar de que matiza que sus asociados no atraviesan su mejor momento y no piensan en el futuro, reconoce que ahora viven algo mejor, con las ventas recuperándose. “Desde que comenzó todo, vamos apagando fuegos, pero es una realidad que los últimos meses ha ido bastante mejor”, admite Eduardo Abadía, director ejecutivo. Tendencia que confirman desde Nielsen, que afirma que “en los últimos meses hay una mejor evolución de la parte organizada del sector que de la independiente”.

Los establecimientos organizados [franquicias] tienen solo un 9% del mercado, y “mucho margen para crecer”

“Los establecimientos organizados [franquicias] tienen solo un 9% del mercado”, por lo que “tienen mucho margen para crecer”. Según sus datos, el sector en su conjunto se ha dejado un 40% de las ventas a lo largo del año y creen que no se verán ‘brotes verdes’ hasta verano de 2021, explica Esther Rivera, especialista en restauración y transformación digital de la consultora.

Esta alza, siempre matizada por la situación de crisis que vive todo el sector, ofrece muy buenas perspectivas para el futuro. Desde la patronal de hostelería de España, hablan de que, incluso en el mejor de los escenarios, el 30% de todas las compañías va a cerrar permanentemente. El cielo está abierto para las firmas de mayor envergadura. “Hemos hablado con las grandes y nos han transmitido que sufren, pero que aguantarán”, explica José Luis Yzuel, presidente de la asociación, que termina diciendo que “lo peor de la crisis será para los pequeños negocios”. Esto ofrecería una posición más dominante a gigantes como Burger King, Foster's Hollywood, McDonald's o Telepizza.

Las ventajas de no estar solo

Desde la patronal del sector, explican que las grandes marcas cuentan con importantes ventajas, como un músculo financiero detrás, que les permite mantenerse a flote. También destacan que los franquiciados tienen una mejor organización y profesionalización, algo “que las empresas que sobrevivan tienen que adquirir como sea”. De hecho, cree que ese modelo ha permitido que tomen medidas de forma ágil en un momento en que la incertidumbre ha convertido esa versatilidad en un elemento clave.

Destaca, entre otras cosas, “la implementación del 'delivery' y el 'take away”. Pero en especial la adaptabilidad laboral que tienen las grandes enseñas, desde las cafeterías como Starbucks hasta las hamburgueserías. “Allí es más normal que entren y salgan trabajadores temporales todo el tiempo” y, en un momento en que la demanda en físico puede hundirse a cero de un día para otro, o las labores tienen que cambiar de forma drástica, “esto es un factor clave” para entender por qué pueden salir mejor de la crisis.

Las franquicias “tienen muchas más fórmulas para afrontar el problema que el sector está atravesando”

Otro elemento decisivo es su tamaño a la hora de negociar con proveedores y con arrendatarios. Negociar una reducción en el precio del alquiler ha sido el principal problema para los negocios que han tenido que cerrar o reducir su actividad. Por ello, explica que tener el peso de una marca y el de toda una red para sentarse frente al inquilino resulta determinante.

“El modelo de bar o restaurante de barrio va a tener que ser revisado profundamente”, explica Yzuel, que añade que, a menos que lleguen ayudas directas, “la vacuna es un horizonte demasiado lejano para muchas”. Por lo que apuesta por más de 60.000 quiebras y 500.000 empleos directos que ya estarían condenados, solo en 2020.

Desde la patronal de franquiciadores, defienden que “los intereses del nuevo consumidor” se alinean más "con el servicio que ofrecemos" porque "nos adaptamos más rápido a ese cambio". Expertos como los de Nielsen destacan que se debe a que los españoles queremos más comida rápida y menos tradicional, lo que refuerza a gigantes del sector que ofrecen este servicio. Reconocen que hay factores que, por el propio modelo de negocio, favorecen a las redes de franquicias. Se refieren a la importancia del apoyo de una matriz a la hora de negociar y de tomar medidas conjuntamente. “Tienen muchas más fórmulas para afrontar el problema que el sector está atravesando”.

En ese sentido, cree que hay un lugar donde aún puede haber espacio para que los independientes no se queden atrás: el 'delivery'. “Se están haciendo cosas y tienen que insistir en esa vía”. Y cree que los grandes no tienen ganada una posición ventajosa en la red (en muchos casos) a pesar de tener más presencia ahora mismo.

placeholder Varios repartidores de comida esperan ante un McDonald's del centro de Barcelona. (EFE)
Varios repartidores de comida esperan ante un McDonald's del centro de Barcelona. (EFE)

“Las grandes empresas tienen un gran talón de Aquiles en las 'apps' de reparto a domicilio”. A pesar de que ya están iniciadas, en muchos casos no son rentables porque se hicieron cuando no era un canal tan importante como ahora. “Era más un complemento y ahora a muchas compañías les toca montar de cero su red o renegociar con las 'apps”. Este es el caso de empresas como Tommy Mel's, Beer and Food o Carl’s Jr, que se han quejado públicamente de las comisiones, que van del 30% al 40%, que Deliveroo, Just Eat o Glovo imponen.

La patronal de franquiciadores no comparte este punto de vista de Nielsen. Piensan que ahora mismo están mejor posicionados en internet gracias a haberse instalado allí durante mucho tiempo. Pero destaca un nuevo motivo por el que los clientes apostarían más por ellos: la imagen y las condiciones de seguridad sanitaria.

Tener unas normas unificadas de higiene para decenas de centros “da mayor rapidez, eficacia y seguridad”

“Estar ligadas a una marca grande supone un impulso clave en medidas sanitarias”. Tener unas normas unificadas de higiene “da mayor rapidez, eficacia y fuerza”, por lo que transmite más seguridad al cliente. Esto sería especialmente relevante en un momento en que el miedo a contraer el covid y a propagarlo está marcando las decisiones de muchos consumidores.

Andrés Núñez, profesor de ESIC y experto en 'retail', destaca que “también influye que las principales marcas tienen canales a través de redes sociales y publicidad para transmitir sus medidas frente al covid”, mientras que los restaurantes independientes solo pueden implementarlas, sin darlas a conocer al gran público.

En lo que todos coinciden, tanto franquiciadores como hostelería y expertos, es en que, a pesar del golpe, el repunte de las grandes cadenas, y en especial de la comida rápida, sitúa estas empresas en una situación única: si resisten el temporal, se van a encontrar con un futuro más prometedor que el que tenían antes del coronavirus.

McDonald's VIPS Telepizza Starbucks Restaurantes
El redactor recomienda