El Gobierno estudia prohibir a las empresas cárnicas subcontratar trabajadores
  1. Empresas
Covid-19

El Gobierno estudia prohibir a las empresas cárnicas subcontratar trabajadores

Los sindicatos denuncian que esto da lugar a situaciones de bajos salarios, falsos autónomos, “condiciones de trabajo penosas” y “jornadas extensas”

Foto: Un trabajador, en una empresa cárnica. (EFE)
Un trabajador, en una empresa cárnica. (EFE)

Para evitar la precariedad laboral, el Gobierno se plantea prohibir que las empresas de la industria cárnica subcontraten trabajo a terceros en mataderos y plantas de procesamiento de carne. Los sindicatos llevan tiempo exigiendo esta medida y han acrecentado su demanda los últimos días, debido a que se ha aprobado en Alemania esta medida para 2021. Aún está todo en el aire, pero en el Ministerio de Trabajo estudian con sus equipos técnicos y jurídicos la posibilidad de trasladar la ley alemana a España.

“Vamos a valorar si es una medida que tiene sentido en la legislación española y si se puede aplicar”, explican fuentes internas de la institución. Su principal duda es si la situación de las subcontrataciones en Alemania, a nivel legal y laboral, es comparable a la que se produce en España.

Los sindicatos tienen claro que son dos modelos casi iguales y piden que se copie esta nueva legislación punto por punto. “La conformación del tejido productivo cárnico en Alemania y España es prácticamente idéntica” explica CCOO. “Sufrimos el mismo diagnóstico, la misma enfermedad y los mismos síntomas, por lo que pedimos las mismas medidas”.

Los sindicatos denuncian que da lugar a bajos salarios, abuso de contratación temporal, falsos autónomos y "condiciones de trabajo penosas"

Los representantes de los trabajadores afirman que se utiliza la subcontratación como una forma de externalizar la responsabilidad del empleador y se limita así el control sindical para maximizar los beneficios empresariales. Por ello, denuncian que esto da lugar a situaciones de bajos salarios, abuso de contratación temporal, falsos autónomos, “condiciones de trabajo penosas” y “jornadas extensas”.

Desde la patronal del sector, niegan la mayor, creen que la situación no es comparable y defienden que "en España el porcentaje de los contratos a terceros es de menos del 5% del total". Afirman que la mayoría de casos, más que para adquirir trabajadores para las labores básicas, se utiliza en actividades especializadas, como limpieza o mantenimiento de equipos. Estas labores no se verían afectadas por la ley alemana. "La subcontratación es esencial para que las empresas puedan responder ágilmente y adaptarse a las necesidades de la demanda, ofreciendo precios de calidad", explica el secretario general, Miguel Huerta.

"Hay que evitar una discriminación entre los trabajadores de la empresa y los subcontratados". Pero prohibirlo totalmente "es inviable"

A pesar de ello, afirma que no cree que la situación en la subcontratación deba permanecer igual, sino que apuesta por que se realice una nueva legislación que fije las condiciones laborales. "Hay que evitar que haya una discriminación entre los trabajadores de la empresa y los subcontratados". Pero prohibirlo totalmente "es inviable".

El Grupo Fuertes, propietario de El Pozo, afirma que ellos no se verían afectados por la prohibición de la subcontratación debido a que no realizan esta práctica “para la ejecución de su actividad productiva principal”. La otra grande del sector, Campofrío, ha rehusado comentar el tema hasta que desde el Gobierno se hable públicamente de legislar sobre este asunto.

En Alemania, se va a aprobar esta ley tras meses de polémicas debido a que las condiciones laborales han provocado que no se garanticen medidas de prevención contra el coronavirus y que varios mataderos se conviertan en auténticos focos de infección.

Foto: Una empresa procesadora de carne, en Uruguay. (EFE)

Esta fue la gota que colmó el vaso para que se cambiara la ley. De hecho, este verano se produjeron varias infecciones masivas en el sector. Una de ellas fue en la ciudad de Gütersloh, donde se decretó una cuarentena solo para las 7.000 personas que trabajaban en una de estas plantas.

Antes de que el Parlamento alemán debatiera este asunto, empresas como Lidl tuvieron que sentarse con algunos de sus proveedores de carne para que tomaran medidas respecto a sus contratos de servicios a terceros. Otro supermercado alemán conocido en España que se preocupó por esta situación fue Aldi, que mandó una carta a las empresas con las que trabaja para pedirles que mejoren sus estándares laborales.

La ley no solo prohíbe la subcontratación a cualquier empresa que supere las 49 personas en plantilla, sino que también consta de una batería de propuestas para garantizar que haya buenas condiciones laborales.

También se prohíben los contratos por cuenta propia para evitar que falsos autónomos copen las plantillas de las principales cárnicas

La primera es la puesta en marcha de un control permanente por parte de Inspección del Trabajo, al que se añade un registro digital de jornada que, en caso de incumplirse, duplicará las multas que existían en Alemania por este problema, llegando a los 30.000 euros.

También se prohíben los contratos por cuenta propia para evitar que falsos autónomos copen las plantillas de las principales cárnicas del país. Y, por último, se creará un comité de salud y seguridad que garantice que todas las medidas se llevan a cabo.

El sector cárnico español cuenta con más de 3.000 empresas que emplean directamente a 97.076 trabajadores, siendo el 23,8% de toda la industria alimentaria. En total, genera 26.880 millones de euros, el 22% de toda la alimentación, y se traduce en una representación del 2,4% en el PIB español. La carne, y en especial el porcino, es una de las mayores exportaciones, con 2,71 millones de toneladas (7.500 millones de euros) en 2019, generando así una balanza comercial de un 656% en positivo.

Para evitar la precariedad laboral, el Gobierno se plantea prohibir que las empresas de la industria cárnica subcontraten trabajo a terceros en mataderos y plantas de procesamiento de carne. Los sindicatos llevan tiempo exigiendo esta medida y han acrecentado su demanda los últimos días, debido a que se ha aprobado en Alemania esta medida para 2021. Aún está todo en el aire, pero en el Ministerio de Trabajo estudian con sus equipos técnicos y jurídicos la posibilidad de trasladar la ley alemana a España.

Ministerio de Trabajo Sindicatos Precariedad Empresas Grupo Fuertes
El redactor recomienda