Se acabó la tregua: el BCE inspecciona las moratorias y las líneas ICO de los bancos
  1. Empresas
SUPERVISOR

Se acabó la tregua: el BCE inspecciona las moratorias y las líneas ICO de los bancos

Los inspectores piden detalles de todas las exposiciones bancarias refinanciadas por la crisis del covid. Exigen que se asuman pérdidas en aquellas con un deterioro crediticio

placeholder Foto: La sede del BCE en Fráncfort. (Reuters)
La sede del BCE en Fráncfort. (Reuters)

Se acabó la tregua. El Banco Central Europeo (BCE) ha puesto sus equipos de inspección a levantar alfombras en el sector financiero. El supervisor europeo quiere evitar que los grandes bancos aprovechen las medidas que se han aprobado durante la crisis del covid para tapar agujeros contables. Así se lo ha ido haciendo saber el Mecanismo Único de Supervisión (MUS), que preside el italiano Andrea Enria, a todas las entidades desde la vuelta de verano.

Todo empezó con una carta a los consejos de administración de las 117 entidades que supervisa el MUS, el pasado 28 de julio. En ella, Enria señalaba que "las entidades importantes deben tomar medidas oportunas para minimizar cualquier efecto brusco cuando las moratorias comiencen a expirar. Como parte de la respuesta a la pandemia, se otorgó flexibilidad a corto plazo a un gran número de clientes a través de una variedad de medidas que principalmente suspendieron o aplazaron los pagos. Es fundamental que los bancos identifiquen de forma proactiva y respondan [contablemente] con los clientes potencialmente en dificultades antes del vencimiento de estas medidas para evitar grandes impactos negativos en las carteras de préstamos de los bancos".

El BCE quiere que los bancos no usen los préstamos ICO y las moratorias para ocultar créditos que nunca van a ser devueltos

Por ello, Enria pidió a las entidades preparación para localizar a futuros morosos dentro de los beneficiarios de moratorias y líneas de avales públicos (ICO, en el caso español). Y lo hizo con especial hincapié en cinco puntos —tecnología, 'reporting', segmentación, estrategia y capacidad operativa—, anunciando que sus equipos de inspectores revisarían su aplicación antes de final de año.

Así lo han hecho desde septiembre, con cartas, peticiones de información y reuniones que han tenido a las principales entidades españolas ocupadas en los últimos dos meses. Esta presión se ha puesto incluso de manifiesto en el examen individual que el MUS hace anualmente a la banca (SREP), en el que el BCE ha incluido varios párrafos pidiendo prudencia a las entidades en la identificación de posibles créditos dudosos y preservar capital.

Foto: La ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)

Este último mensaje encaja en la política de no repartir dividendos que ha impuesto el supervisor europeo desde que se expandió la pandemia en Europa. Esta decisión, muy criticada por los bancos, podría ser retirada a finales de año, como avanzó este miércoles el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos. Aun así, los supervisores insistirán en la necesidad de que se reserve el máximo posible de capital.

De Guindos también reiteró el mensaje lanzado la semana pasada por la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, alertando de que los bancos se han relajado en exceso a la hora de realizar nuevas provisiones: “La rentabilidad de los bancos va a seguir débil. Las provisiones se han incrementado pero parecen optimistas en algunos casos, y aunque las garantías y las moratorias se han alargado en el tiempo depende de la débil economía que se transformen en pérdidas".

Los mensajes del MUS lanzados internamente a las entidades contrastan con los intentos que están haciendo los bancos y los gobiernos de alargar las moratorias y extender las líneas de financiación con avales públicos. La intensidad de la crisis, a la espera de la vacuna, ha hecho que el Gobierno español negocie con Bruselas extender de cinco a siete años el vencimiento de los préstamos ICO y prolongar los periodos de carencia, que inicialmente vencían la próxima primavera.

placeholder Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), del BCE. (BCE)
Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), del BCE. (BCE)

Así, abril y mayo de 2021 se ven como las fechas clave del 'boom' de morosidad entre pymes y familias a que va a conducir la crisis del coronavirus. Las medidas que negocia el Ejecutivo en Europa servirán para dar oxígeno a las empresas y los particulares endeudados, pero el BCE persigue que no puedan ser utilizadas para que los bancos oculten que algunos créditos no van a ser nunca recuperados.

Sin embargo, un concepto tan simple es difícil de ejecutar. Según las últimas cifras públicas, en España hay 1,37 millones de préstamos sujetos a moratorias y 550.000 empresas que han pedido líneas de financiación con aval del ICO. Es por ello que el BCE ha pedido esfuerzos tecnológicos, de segmentación y operativos. Esta crisis es un órdago para los bancos, y el supervisor quiere que estos sepan las cartas que tienen enfrente.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Banco Central Europeo (BCE) Banca Coronavirus
El redactor recomienda