los bancos pueden variar las condiciones

¿Tienes cuenta con BBVA o Banco Sabadell? Así podría afectarte como cliente la fusión

Las entidades se encuentran negociando la operación, por lo que los clientes de BBVA y Banco Sabadell podrían verse afectados en el futuro por cambios de condiciones en productos

Foto: Una sucursal de BBVA en Valladolid (EFE)
Una sucursal de BBVA en Valladolid (EFE)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

El mercado bancario español afronta nuevos cambios con la fusión BBVA y el Banco Sabadell, los protagonistas de una operación que, de culminarse, dará lugar a uno de los mayores bancos del país. Tal y como adelantó El Confidencial, la entidad con sede en Bilbao está evaluando cómo gestionar la compra del Banco Sabadell con la ayuda del banco de negocios estadounidense JP Morgan, al que ha contratado para analizar la fusión. La operación que protagonizaron en septiembre CaixaBank y Bankia supuso el primer paso para la creación del que acabará siendo el gigante bancario del territorio patrio, lo que ha provocado que sus competidores no se hayan quedado quietos. Así, ya se empieza a construir la entidad que se convertiría en el segundo actor principal por volumen de activos, entre los que están incluidas más de 3.000 oficinas por todo el territorio nacional, sin embargo, puede que por el camino se queden unas 1.250 sucursales.

Teniendo en cuenta este nuevo panorama y ahora que son también varias las entidades que están endureciendo sus políticas de comisiones, desde ING —que se caracterizaba en sus campañas de publicidad por ser el banco "sin comisiones"— hasta el Banco Santander, pasando por el propio BBVA, son muchos los ciudadanos que se preguntan cómo les repercutirá en el bolsillo operaciones como estas, sobre todo en lo relativo a un posible cambio de condiciones en los productos que se tengan contratados con alguno de los bancos que participan en la fusión. ¿Qué efectos tendrá la operación, una vez completada, sobre los clientes y sus cuentas, hipotecas o fondos?

Si eres cliente de alguna de estas dos entidades, calma: no hay motivo para alarmarse en el futuro más inmediato pues los servicios que presta tanto el BBVA como el Banco Sabadell permanecerán sin cambios hasta que no se culmine el proceso de fusión. Además, tal y como ya explicaban desde el comparador de productos financieros HelpMyCash cuando se dio a conocer la fusión entre CaixaBank y Bankia, en ningún caso los posibles cambios en las condiciones de las cuentas que puedan surgir con la operación se dan de forma tan rápida y, de todas formas, ambos actores de la operación están obligados a avisar con al menos dos meses de antelación a sus clientes si se produce alguna modificación en sus productos, un margen en el que se contempla que el cliente pueda rescindir el contrato y cambiarse de banco.

Sede corporativa del BBVA en Madrid (EFE)
Sede corporativa del BBVA en Madrid (EFE)

¿Afectaría a las cuentas de clientes?

En un principio, lo que destacan desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) es que el cambio generalizado que se producirá será una moficación en el International Bank Account Number (IBAN), el número de referencia de las cuentas bancarias, que podría unificarse en uno de nueva creación o cambiar solo en uno de los bandos, es decir, en aquella entidad que no ejerza el papel de comprador en la fusión, a priori el Banco Sabadell. No obstante, este posible cambio de número no comportaría ningún problema para el usuario: el banco se encarga de asociar automáticamente los dos números de la cuenta (el precedido por el IBAN antiguo y el que se crea con el IBAN nuevo) para no perder el ingreso de ningún abono que tenga que llegar a la cuenta al redireccionar todos los pagos

Como consecuencia de la unión de BBVA y Sabadell, también podría darse una modificación de las condiciones actuales de las cuentas, ya sean corrientes o de ahorro. "Las modificaciones más habituales que suelen notar los clientes cuando se produce una fusión bancaria son el cambio de las condiciones y las comisiones de sus productos, una nueva oferta de productos y servicios, y la irrupción de una nueva filosofía de negocio", explican en el portal de HelpMyCash. En este sentido, cabe recordar que los productos bancarios que no tienen "una duración concreta", como son las cuentas y las tarjetas, se pueden "modificar unilateralmente avisando al cliente con dos meses de antelación para que valore si quiere aceptar los nuevos términos o no". De acuerdo con esto, no se puede descartar que las cuentas corrientes se encarezcan o cambie la rentabilidad de las cuentas de ahorro.

Misma situación con las condiciones de las tarjetas de crédito, que al no tener tampoco una duración indefinida pueden estar sujetas a modificaciones de manera unilateral. No obstante, con la ley en la mano —en concreto la Ley 16/2009, de 13 de noviembre, de servicios de pago que se puede consultar en el Boletín Oficial del Estado (BOE)— la entidad debe informar a través de "un medio por escrito de cualquier cambio con un mínimo de dos meses de antelación". Los productos que se mantendrán sin cambios son los que cuentan con plazos fijos, como depósitos o hipotecas, en los que no se puede tocar lo que consta en la escritura.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios