CON 800 MILLONES DE DEUDA IMPAGADA

El dueño de Transmediterránea pide 100 M a la SEPI y una quita a los acreedores

Según aseguran fuentes financieras, la familia Armas Fernández ha pedido al ente público la documentación para obtener al menos 100 millones de euros

Foto: Un buque de la compañía. (Transmediterránea)
Un buque de la compañía. (Transmediterránea)
Adelantado en

Naviera Armas, la mayor compañía marítima española de transporte de mercancías y pasajeros entre la península Ibérica y las islas, ha solicitado el rescate a la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI). La compañía, propiedad de enseñas como Transmediterránea, solicita acogerse al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, dotado con 10.000 millones de euros y que ya ha salvado de la quiebra a Air Europa.

Según aseguran fuentes financieras, la familia Armas Fernández, dueña de Naviera Armas, ha pedido al ente público la documentación para obtener al menos 100 millones de euros mediante un préstamo participativo o ampliación de capital tras ser golpeada por los efectos del covid-19. Como adelantó El Confidencial el pasado 5 de noviembre, la compañía ya comunicó a sus acreedores que, debido a la falta de ingresos, no podía pagar el cupón del 31 de octubre de unos bonos con vencimiento en 2023, lo que se conoce en el argot financiero como 'default' o entrada en quiebra.

Armas se acogió a un mes de gracia para poder cumplir estas obligaciones, pero tanto Standard & Poor's como Moody's, las dos agencias que califican su solvencia, ya han indicado que es totalmente improbable que pague sus deudas durante estos 30 días. Las dos agencias de 'rating' meten la deuda de Naviera Armas en la categoría de bonos sin grado de inversión y descartan que pueda hacer frente al cupón de mañana 17 de noviembre de otros bonos que expiran en 2024.

El grupo con sede en Canarias adeuda unos 600 millones de euros en bonos y otros 200 millones en créditos bancarios. El pasado mes de abril, obtuvo una ayuda de 55 millones facilitada por Banco Santander con garantías del Instituto de Crédito Oficial (ICO). Y en agosto obtuvo una línea de crédito de 75 millones de dos fondos oportunistas —Apollo y HPS— a un tipo de interés de doble dígito para sobrevivir. Pero el desplome de nuevo del turismo en las islas por la segunda ola del covid-19 ha impedido a los Armas Fernández cumplir con sus obligaciones.

Por ello, Naviera Armas ha pedido a los acreedores sentarse a negociar una reestructuración del total del pasivo. Según distintas fuentes, la familia ha pedido una importante quita a los bonistas y a los bancos, una conversión de deuda en capital, a cambio de aportar nuevas garantías personales y dinero fresco aportado por la SEPI.

La compañía es el principal medio de transporte entre las siete islas de Canarias, así como la conexión del archipiélago con la Península. Además, es la empresa que tiene las rutas más importantes de la península Ibérica con los países del Magreb y es uno de los mayores operadores marítimos desde España con las Islas Baleares. Esta posición la hace una compañía estratégica para mantener el tráfico de personas y mercancías. De no poder seguir operando, la población local y los turistas no podrían desplazarse entre las islas.

La compañía es el principal medio de transporte entre las siete islas de Canarias, así como la conexión del archipiélago con la Península

Los Armas Fernández llevan ya más de un año de dificultades, que les han llevado incluso a tener que vender barcos de su flota para no encallar. En 2019, encargaron a Alantra buscar un socio que aportase entre 100 y 150 millones de euros, pero ningún inversor asumió el riesgo de entrar en el capital de una compañía con una gestión muy personal y poco formada en cuestiones financieras.

Ahora, al comprobar que ningún banco le presta dinero, el grupo ha solicitado el rescate oficial al Estado, que en 2018 autorizó la compra de Transmediterránea por 280 millones a Acciona. Naviera Armas ha contratado a Houlihan Lokey y a PwC para que la ayuden en la reestructuración de la deuda, que va a suponer que los bonistas, entre los que destacan Deutsche Bank, BlackRock y AXA, se queden con la mayoría de las acciones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios