Con la vista puesta en el futuro

Fusiones, 5G... los hitos de Telefónica en 2020 para cumplir su plan estratégico

La operadora se ha centrado en focalizar la inversión y el crecimiento en sus cuatro mercados más importantes: España, Brasil, Alemania y Reino Unido

Foto:

“Hoy empieza una nueva época”. Esta es la frase que José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, escogió hace apenas un año para subrayar la importancia del plan de acción que durante este 2020 ha servido como catalizador de la transformación de la compañía. “Nos corresponde diseñar una compañía para los próximos 100 años. Una compañía ambiciosa, llena de oportunidades, responsable y sostenible. La mejor para afrontar esta revolución que tantas oportunidades e incertidumbres plantea”, añadía.

Entonces Álvarez-Pallete ya hablaba de una revolución tecnológica y social que no ha hecho más que acelerarse tras el impacto del coronavirus en todos los ámbitos de la sociedad. Y a pesar de la incertidumbre que ha generado la pandemia, durante este año la compañía se ha propuesto cumplir con los tres ejes en los que se articula su plan estratégico: priorizar los mercados donde la multinacional puede ser relevante y crecer con un modelo sostenible a largo plazo; impulsar las oportunidades de mayor potencial de crecimiento, apalancando a la vez el valor de sus infraestructuras; e incrementar la agilidad y mejorar la eficiencia.

La compañía anunció en septiembre el encendido de su red 5G con el compromiso de llegar al 75% de la población española este mismo año

Siguiendo esta nueva hoja de ruta, Telefónica se ha centrado en focalizar la inversión y el crecimiento en sus cuatro mercados más importantes: España, Brasil, Alemania y Reino Unido. De ahí que en mayo la compañía anunciase la mayor operación corporativa en su historia. Un acuerdo con Liberty Global para la fusión de sus filiales O2 y Virgin Media en Reino Unido, creando el operador integrado de servicios fijos y móviles líder del mercado británico. Apenas un mes después Telxius, su filial de infraestructuras de telecomunicaciones, también comunicó la adquisición de cerca de 10.100 emplazamientos a Telefónica Deutschland para alcanzar las 33.000 torres y duplicar el tamaño desde su fundación en 2016.

Además, la compañía está trabajando junto con TIM y Claro en Brasil para asegurarse la condición como “licitador preferente” en la subasta por el negocio móvil de la operadora Oi.

En España, el grupo ha sido capaz de asegurar la conectividad ante a un aumento de la demanda de ancho de banda de casi un 40% y un crecimiento del tráfico móvil de datos del 50% durante las primeras semanas del inicio del confinamiento por el covid-19. Al mismo tiempo, encendía su red 5G asegurando que el 75% de la población podrá acceder a esta tecnología antes de que acabe el año. Un compromiso por una digitalización inclusiva que también asume en Alemania, donde su acuerdo con Allianz le está permitiendo desplegar fibra óptica en zonas rurales y semirrurales del país.

Fruto de la estrategia anunciada en noviembre de 2019 la operadora también ha creado dos nuevas divisiones: Telefónica Tech, que está canalizando las ventas de sus servicios digitales de 'cloud', ciberseguridad y 'biga data & Internet of things (IoT)' para acompañar a otras compañías en su transformación digital; y Telefónica Infra, una unidad para gestionar el tráfico de datos que aspira a convertirse en "una de las mayores unidades de infraestructuras de telecomunicaciones del mundo" según afirma la compañía.

Eficiencia operativa y financiera

Tras el lanzamiento del plan para "la nueva Telefónica" el presidente de la compañía también hizo hincapié en la necesidad de optimizar rendimientos señalando que “las incertidumbres geopolíticas, macroeconómicas y regulatorias, y la elevada competencia en el sector requieren una asignación del capital cada vez más exigente”. Para alcanzar este objetivo, la operadora ha puesto en marcha un ‘spin-off operativo’ para gestionar los negocios en Hispanoamérica como una unidad autónoma.

En paralelo a la consecución de estas metas corporativas, Telefónica ha seguido adelante con la reducción de su deuda financiera neta y ha preservado su ‘rating’ crediticio de grado de inversión; manteniendo al mismo tiempo un dividendo de 0,40 euros por acción gracias a la generación de caja.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios