El Gobierno aprueba hoy la tasa Netflix tras el enfado de las televisiones generalistas
  1. Empresas
DEBÍA HABERSE APLICADO DESDE SEPTIEMBRE

El Gobierno aprueba hoy la tasa Netflix tras el enfado de las televisiones generalistas

El Ejecutivo de Pedro Sánchez debía haber transpuesto hace casi dos meses la normativa europea que obliga a estas plataformas a financiar el cine local, como Atresmedia y Mediaset

placeholder Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)

El Gobierno de Pedro Sánchez ha implementado la conocida como tasa Google, por la que las compañías de tecnología tendrán que pagar unos tributos en España, y la tasa Tobin, que grava las transacciones financieras, especialmente la inversión bursátil. Ambas entrarán en vigor en enero de 2021. Hoy, el Ejecutivo del PSOE y de Unidas Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, es un reconocido consumidor de series, sancionará la que se conoce como tasa europea Netflix, por la que la plataforma de vídeo bajo demanda debe contribuir a financiar la producción audiovisual en cada país de la Unión Europea, tal y como hacen las televisiones generalistas.

El plazo para la transposición de esta normativa de la Comisión Europea expiró el pasado 11 de septiembre sin que el Gobierno Sánchez iniciase los trámites en el Congreso para implementar en la legislación española la directiva 2018/1808 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 14 de noviembre de 2018. Se trata de una norma por la que se modifica la normativa 2010/13/UE sobre la coordinación de determinadas disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros relativas a la prestación de servicios de comunicación audiovisual. Un cambio legislativo que se inscribe en el paquete de propuestas presentadas por la Comisión Europea en la estrategia para la creación de un mercado único digital de mayo de 2015.

Foto: Montaje: C.Castellón.

Este diplomático enunciado tiene como fin esencial que las nuevas plataformas de vídeo de pago —como HBO, Disney TV, Amazon Prime, Rakuten, Filmin y Sky y el resto de nuevos operadores contribuyan como hacen Mediaset (Telecinco y Cuatro), Atresmedia (Antena 3 y La Sexta), Movistar, Vodafone y Orange a la financiación de la televisión pública y el desarrollo del cine y la cultura europeos. Un objetivo que pasa por que destinen una parte de sus ingresos a este cometido, como acaba de aprobar recientemente Francia.

El Gobierno galo ya ha puesto en marcha la maquinaria para imponer una tasa por la que Netflix, Amazon Prime o Disney TV destinen entre el 20 y el 25% de su facturación en el país a la creación de series y películas francesas. El decreto que prepara Macron consiste en implantar una tarifa variable en función del tiempo que los estrenos se emiten posteriormente en las plataformas. Así, para tener derecho a programar obras a menos de un año de su estreno en el cine, Amazon o Netflix deberán invertir el 25% de sus ingresos. Para un periodo menos favorable, entre 13 y 24 meses, la tasa será del 22,5%. Finalmente, al 20% de su facturación, deberán esperar al menos 25 meses.

Las cantidades que se manejan en España son muy distintas, después de que el PSOE de Zapatero retirara la publicidad de RTVE en 2009

Las cantidades que se manejan en España son muy distintas. Actualmente, después de que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quitase la publicidad de RTVE en 2009 a cambio de que los operadores destinasen parte de sus ingresos a la corporación pública, las televisiones privadas tienen que destinar el 3% de sus ingresos brutos, y las operadoras de telecomunicaciones con plataformas de televisión u otros sistemas en los que incluyan publicidad, un 0,9%. Por ello, en el sector audiovisual se considera que el Ministerio de Economía impondrá a las nuevas plataformas una tasa que oscilará entre el 0,85 y el 1,35% de los ingresos anuales que deberían reservar para esta financiación de los servicios públicos audiovisuales.

Impuestos en el extranjero

El retraso en España en la transposición de la ley ha molestado mucho a las cadenas generalistas, ya que el Ministerio de Economía les consultó hace ya casi año y medio sobre este asunto. Economía les envió un borrador que incluía 25 preguntas dirigidas a los distintos agentes implicados para que hiciesen sus aportaciones a la normativa, cuyo objetivo principal es “actualizar y modernizar el marco regulatorio audiovisual vigente en la UE, buscando establecer una regulación del audiovisual más acorde con la era digital, caracterizada por la rápida evolución tecnológica, la aparición de nuevos modelos de negocio y los cambios en las pautas de visionado y de consumo de productos audiovisuales”.

Alemania ya transpuso hace años esta normativa comunitaria, que Amazon aceptó, pero que Netflix llevó a los tribunales. Finalmente, la compañía aceptó pagar entre el 1,8% y el 2,5% de los ingresos generados por un evento cinematográfico en función de si la recaudación era inferior o superior a los 20 millones de euros. Francia ha hecho lo mismo con un impuesto del 1,8%.

Los operadores tradicionales se quejan no solo de que no contribuyan a financiar el cine español y europeo, sino que además tengan estructuras fiscales por las que apenas pagan impuestos en España. Por ejemplo, Netflix solo abono 3.145 euros al hacer su declaración de IRPF en 2018, al asegurar que ingresaba 500.000 euros. En realidad, su facturación es mucho mayor, pero se contabiliza desde una sociedad en Holanda con una cifra de negocio que rebasa los 5.000 millones.

Netflix Pablo Iglesias Amazon Tasa Tobin Cine Ministerio de Economía Tasa Google Cine español Pedro Sánchez
El redactor recomienda