HIP (Blackstone) y Barceló pronostican otros dos años muy duros para el turismo español
  1. Empresas
recuperación a partir de 2022

HIP (Blackstone) y Barceló pronostican otros dos años muy duros para el turismo español

La plataforma hotelera de Blackstone cree que habrá oportunidades de compra, pero no grandes descuentos en los activos de calidad. Solo el hecho de poderlos comprar ya es diferencial

Foto: HIP (Blackstone) y Barceló pronostican otros dos años muy duros para el turismo español
HIP (Blackstone) y Barceló pronostican otros dos años muy duros para el turismo español

Vivimos un momento de desesperación. El fondo ya lo hemos visto, ya lo hemos tocado, ahora solo cabe, como mucho, seguir igual de mal, pero empeorar no tiene cabida, porque cuando ya tienes todo vacío, las agencias cerradas, los aviones parados, la turoperación sin actividad y los hoteles cerrados, el fondo está ahí. Otra cosa es que, si estás ahí mucho tiempo, la cuenta de resultados de la compañía toque fondo más tarde, pero en términos de actividad, estamos muy tocados”.

Estas palabras, escuchadas en boca de uno de los ejecutivos más importantes del sector turístico español, el consejero delegado para EMEA (Europa, Oriente Medio y África) de Grupo Barceló, Raúl González, permiten sintetizar en pocas frases el crítico momento que vive el motor económico del país. Y lo peor es que, actualmente, no se ve la luz al final del túnel. Como dice González, “tenemos unos años por delante muy duros, a los que hay que saber enfrentarse con serenidad”.

Foto: Blackstone se juega su gran apuesta española en el plan de Sánchez para el turismo

Su visión es compartida por Alejandro Hernández-Puértolas, consejero delegado de HIP, la plataforma hotelera de Blackstone en el sur de Europa y mayor propietaria de hoteles en nuestro país, quien pronostica “un par de años todavía muy difíciles”, lo que supone retrasar hasta finales de 2022 cualquier atisbo de recuperación. Horizonte que ya han apuntado otras cadenas como Axel, Catalonia, Casual o Panoram.

La noticia positiva es que, a largo plazo, nadie duda de que España volverá a ser una potencia mundial y el turismo, la locomotora del país. El problema, ahora, es saber cuándo llegará el punto de inflexión, a partir de qué momento tendrá sentido empezar a invertir. “Hay duda de cuándo entrar, el 'equity' [capital] se está preparando, y detrás del 'equity' vendrá la deuda”, dice el máximo responsable de la filial de Blackstone, quien pronostica que la incertidumbre todavía se extenderá otros 12 o 18 meses, tras los cuales los inversores empezarán a mover ficha.

Hotel del Grupo Barceló en Marbella.
Hotel del Grupo Barceló en Marbella.

El problema para la industria, ahora, es cómo sobrevivir a esta travesía por el desierto y González lo tiene claro: con planes de apoyo. “Lo mismo que se hace con el plan renove para la automoción, habría que hacer un plan renove para la reforma de hoteles y un plan renove para que los españoles usen los hoteles”, apunta. El ejecutivo, junto a Hernández-Puértolas, ha hecho estas declaraciones en un seminario del ciclo #salvemoselturismo organizado por Hotusa, cadena que ha mandatado a CBRE para organizar un proceso de venta de los hoteles que tiene en Lisboa.

El agónico momento que vive el sector, y que todo apunta a que se extenderá al menos otros dos años, abre la puerta a una oleada de ventas de hoteles para conseguir liquidez, en el mejor de los escenarios, o evitar la quiebra, en el peor. “Se va a poder comprar cosas, pero no creo que a un descuento muy relevante”, señala Hernández-Puértolas, para quien las oportunidades se darán a lo largo de todo el año que viene. “Las cosas buenas no van a bajar de manera radical. Solamente el hecho de poder comprar activos en ubicaciones 'prime' ya es una diferencia, porque no es fácil hacerse con una cartera de activos relevantes”, añade.

Foto: Hotusa (Eurostars) busca liquidez y encarga a CBRE la venta de sus hoteles en Lisboa

En paralelo, HIP apuesta por dedicar los próximos dos años a invertir en transformar los hoteles para reposicionarlos y mejorar su oferta cuando el turismo empiece a recuperarse. Un movimiento que, sin embargo, necesita disponer de caja, preciado bien del que carecen ahora muchos jugadores. “Si tienes capacidad de hacerlo, es el momento ideal”, confirma González, quien pide al Gobierno destinar un porcentaje muy significativo de los fondos europeos a este sector, “que tiene mucho futuro, pero un presente tremendamente complicado”.

Amancio López, presidente de Hotusa, va un paso más allá y detalla qué palancas debe activar el Ejecutivo para salir, en el corto plazo, en respaldo del sector: mantener los ERTE más allá de la pandemia, prorrogar los préstamos ICO a seis, siete u ocho años, conceder un IVA especial (reducido o superreducido) y facilitar el aplazamiento de impuestos.

Blackstone ICO Barceló Hotusa
El redactor recomienda