INFORME DE ALVAREZ & MARSAL

La primera ola de morosidad de la crisis se cebará con Madrid y Baleares

Una de cada siete empresas está en riesgo de quiebra, según un informe de la consultora Alvarez & Marsal, que espera provisiones de entre 5.780 y 11.860 millones para la banca

Foto: Terrazas cerradas en la plaza Mayor de Madrid. (EFE)
Terrazas cerradas en la plaza Mayor de Madrid. (EFE)
Adelantado en

Madrid y Baleares serán la zona cero de la crisis económica del covid-19. Una por el impacto del confinamiento y otra por el parón del turismo, estas dos comunidades autónomas es donde mayores quiebras de empresas se prevén durante los próximos meses. Así lo pronostica el último informe de la consultora Alvarez & Marsal (A&M), especializada en crisis bancarias y reestructuraciones empresariales.

Es uno de los primeros informes que analizan en profundidad cómo va a despertar la economía de la anestesia de los avales del ICO (Instituto de Crédito Oficial). Esta firma norteamericana calcula que el tamaño de las empresas y la exposición a sectores impactados por el covid son clave para ello: cuantas más pymes y compañías de sectores como el 'retail', inmobiliario comercial, lujo, aeronáutica y energía, peor afrontan la crisis las empresas de una comunidad. Según este 'ranking', el tejido empresarial madrileño es el que peor afronta la crisis, seguido del de Baleares, el de Cataluña y Aragón.

El informe de A&M arroja luz sobre el impacto de la crisis del covid, los confinamientos y el parón económico sobre el tejido empresarial. Dibuja dos escenarios, uno adverso, como el que está sufriendo la economía, y otro extremo. El más suave de los dos pronostica que una de cada siete empresas del país (un 14%) está en "alto riesgo de quiebra, lo que supondría, en caso de materializarse, la pérdida de alrededor de dos millones de empleos o un aumento del paro en 11 puntos porcentuales".

Este escenario, el más suave de los dos que estima la consultora, implicaría que los impagos empresariales se multipliquen por cuatro, del 2,1% al 8,4%; que los bancos tengan que provisionar entre 5.780 y 11.860 millones, lo que consumiría prácticamente todos los beneficios del sector —entre un 78% y un 160%—, y un coste de entre 1.040 y 1.440 millones para el Estado a través de los avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO), concedidos a raíz de la pandemia.

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España. (EFE)
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España. (EFE)

Otra de las cifras del informe que ponen de relieve la crisis que acecha a la economía es la necesidad de capital que tendrán las empresas cuando la crisis sea una realidad: 136.000 millones, de los que la mitad (68.000 millones) serán de las pymes.

"La crisis actual ha puesto de relieve los problemas de recapitalización y refinanciación de las empresas, especialmente de las pymes. Por ello, creemos que se deben articular instrumentos financieros de colaboración público-privada que permitan responder ante la grave crisis que enfrenta el tejido empresarial español, como ya han empezado a hacer nuestros países vecinos", opina Fernando de la Mora, director general y responsable de Alvarez & Marsal España y Portugal.

Soluciones

De la Mora propone que tanto el Estado —a través del ICO, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y el Tesoro— como el sector privado, a través de la financiación bancaria, se involucren para salvar todas las empresas viables a través de programas público-privados. Otra de las ideas sería que se fijaran unas normas unificadas para la reestructuración y refinanciación de créditos afectados por la pandemia.

Aunque los datos parezcan agoreros, la lectura de A&M no se aleja apenas de la que ha hecho hasta ahora el Banco de España. El propio gobernador, Pablo Hernández de Cos, avisó hace ya meses de graves problemas de liquidez y solvencia por parte del tejido empresarial.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios