MULTA DE 8 MILLONES

Multa histórica a Bankinter por facilitar a un jeque la venta de Torre Cepsa a Ortega

El Sepblac impone la mayor multa de su historia a Bankinter por un crédito puente de 400 millones al jeque Al Qubaisi, entonces arrestado, para la venta de Torre Cepsa a Ortega

Foto: EC.
EC.
Adelantado en

Una de las mayores y más controvertidas operaciones inmobiliarias de los últimos años ya se ha saldado, por el momento, con una sanción. El Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac) tiene en marcha la mayor multa de su historia a una entidad financiera, de 8,2 millones a Bankinter.

La sanción mantiene el anonimato del cliente con el que supuestamente se cometió la infracción. Se conoció hace unos días tras la desestimación de un recurso de la entidad liderada por María Dolores Dancausa, publicado por 'Vozpópuli'. Sin embargo, fuentes financieras consultadas por El Confidencial explican que el cliente es el controvertido jeque Khadem al Qubaisi y el motivo es un crédito puente concedido para la compraventa de la Torre Cepsa, que acabó en manos de Amancio Ortega.

María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter. (EFE)
María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter. (EFE)

Así, su sociedad Muscary Property ejerció en 2016 una opción de compra que tenía para quedarse la también conocida como Torre Foster, entonces propiedad de Bankia, por 400 millones, para inmediatamente después venderla al dueño de Inditex por 490 millones. Para ello necesitó un crédito puente de Bankinter, que motivó la sanción el año pasado. La opción de compra se firmó en 2013.

"Bankinter tenía conocimiento de la identidad del titular real de su cliente (Sr. Primitivo, Al Qubaisi) y era también conocedora de la situación en que este se encontraba (arrestado y con sus bienes y fondos embargados) por su presunta vinculación con delitos internacionales de blanqueo de capitales, tras una estafa internacional de cantidades multimillonarias que estaba siendo investigada y había sido objeto de actuaciones judiciales por varios gobiernos, tal y como constaba en diferentes fuentes consultadas", expone la sanción, según un fragmento recogido por el auto de la Audiencia, del pasado 10 de septiembre.

El organismo dependiente del Ministerio de Economía expone que a pesar de la situación de Al Qubaisi, "Bankinter le admite como cliente y le dio el crédito de 400 millones, le facilita el acceso a fondos para ejecutar una opción de compra de un inmueble, en una operación ciertamente inusual y que suponía la automática transmisión de la propiedad a un tercero comprador. Este dinero de otra forma difícilmente podría haberse obtenido en el sistema financiero debido al bloqueo de los fondos de su cliente ordenado por el Departamento de Justicia de EEUU (USDOJ)".

Ante esta situación, el Sepblac requiere a Bankinter "información sobre este cliente (como se ha dicho, bajo investigación judicial internacional)". "La entidad comunicó la cancelación de las relaciones de negocio con tal cliente, información que posteriormente resultó ser falsa, ya que, a mayor abundamiento, no solo no se produjo, sino que la entidad prosiguió realizando operaciones con este cliente y en la misma cuenta, llegando a efectuar transferencias millonarias al exterior que nunca debió haber efectuado conforme a lo establecido en la Ley", explica la resolución de sanción recurrida por el banco.

Desde la entidad financiera replican que "como se demostrará ante la Audiencia Nacional, la intervención de Bankinter fue en este asunto absolutamente transparente y acorde a la normativa vigente y a la diligencia debida". El recurso que perdió el banco hace un mes llegó tras su petición como medida cautelar de que se suspendiera la sanción y su publicación, para protegerse del impacto reputacional. "En las próximas semanas se presentará nuestra demanda [recurso] contra esa sanción donde todos los argumentos que justifican la regularidad de la operación se explicarán a la Audiencia Nacional con todo detalle", añaden desde Bankinter.

En este sentido, cabe destacar que Bankinter recurre a la Audiencia Nacional, entre otros motivos, para suspender la publicación de esta sanción en el Boletín Oficial del Estado hasta que se resuelva la cuestión de fondo. A su entender, más allá de la multa, hay razones para dicha suspensión. Entre las mismas, destaca "el serio daño a la reputación de Bankinter, lo que tiene un efecto inmediato sobre su negocio y actividad con la posible pérdida de ganancias, pérdida de confianza de inversores y depositantes con los negativos efectos que eso puede tener en la cotización y liquidez de la entidad financiera. Estos efectos serían especialmente graves e injustos porque se transmitiría una pésima imagen de Bankinter que no se correspondería con el hecho pacífico que los fondos involucrados en las operaciones por las que se sanciona a Bankinter son de origen absolutamente lícito". Motivo que sin embargo no estima la Audiencia Nacional, que se muestra en línea con la pretensión de la Abogacía del Estado, quien sostiene que "la publicación cuya suspensión se interesa constituye una obligación impuesta por la Ley".

El papel de Bankia

La entidad liderada por Dancausa defiende además que "en ningún momento se pone en cuestión el origen lícito de los fondos, condición 'sine qua non' para que pueda existir riesgo de blanqueo" y que fue Bankia quien autorizó la opción de compra de Al Qubaisi "sin que Bankinter tuviera nada que ver en ello". "Bankinter se limitó a otorgar una financiación, sin riesgo crediticio alguno, pues estaba realizada con plenas garantías y en donde el origen y destino de los fondos estaba plenamente acreditado y analizado y provenía de un gran inversor español [Amancio Ortega] y que estaba respaldado por un banco español de reconocida solvencia [Bankia].

Esta controvertida operación también generó dolores de cabeza a la entidad nacionalizada, que fue investigada por el Sepblac, sin que por el momento se conozca ningún expediente o sanción. También provocó una denuncia de la CIC (Confederación Intersindical de Crédito) ante la Fiscalía por presunta prevaricación del Banco de España al avisar a Bankia de la investigación, que fue archivada.

El jeque Khadem Al-Qubaisi. (Reuters)
El jeque Khadem Al-Qubaisi. (Reuters)

La venta de la Torre Cepsa se cerró en septiembre de 2016, un mes más tarde de que Al Qubaisi fuera detenido en Abu Dabi por delitos de corrupción y blanqueo de capitales, por los que fue condenado tres años más tarde. Este hecho debería haber frenado el crédito y la venta de la Torre Cepsa, según el Sepblac.

Al Qubaisi fue durante años presidente de Cepsa y director general del fondo de Abu Dabi, IPIC. Según las investigaciones que le llevaron a la cárcel se aprovechó de su posición para tomar posiciones en empresas en las que posteriormente invertía el fondo soberano. Entre sus movimientos estuvo la entrada en la Fórmula 1, con el patrocinio del equipo Toro Rosso, el alquiler y compraventa de la Torre Cepsa, y el intento de comprar la Ciudad Financiera de Santander a través de uno de los fondos de Abu Dabi, Aabar Investments.

Siendo presidente de Cepsa y mandatario de IPIC, fondo rebautizado posteriormente como Mubadala, Al Qubaisi firmó una alianza con el Real Madrid. En una presentación en 2014 en el palco de honor del estadio Santiago Bernabéu junto al presidente del equipo de fútbol blanco, Florentino Pérez, se comprometieron a "globalizar el patrimonio del club y convertir el Santiago Bernabéu en el mayor recinto deportivo del mundo", según destacó un comunicado de la entidad deportiva.

La compraventa de la Torre Cepsa contó con la ayuda de dos socios españoles de Al Qubaisi, los Merino Enseñat y Felipe Oriol, consejero de sociedades como Nicolás Correa, Altamar, EDM y fundador de Corpfin Capital Real Estate.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios