DECLARACIÓN EN LA AUDIENCIA

Echenique anuncia su salida del consejo de Santander a final de año

El histórico banquero dejará Santander tras 16 años. Lo ha hecho oficial en su declaración en la Audiencia como testigo del caso Banco Popular. El banco busca un sustituto

Foto: Rodrigo Echenique. (EFE)
Rodrigo Echenique. (EFE)
Adelantado en

Salida histórica de Banco Santander. Rodrigo Echenique dejará el consejo de la entidad presidida por Ana Botín a final de año. El lugar elegido para el anuncio fue la Audiencia Nacional, donde el ex consejero delegado y exvicepresidente declaraba como testigo por la compra de Banco Popular. Lo hizo en la primera pregunta: "¿Cuál es su cargo?". "Soy consejero de Santander, dejo el cargo en diciembre", respondió Echenique.

Saldrá de este modo uno de los hombres clave de la entidad tanto para Emilio como para Ana Botín. Echenique ha sido el lugarteniente de Emilio Botín que más confianza ha tenido para su hija, manteniéndose durante los últimos seis años en cargos como la vicepresidencia del banco a nivel global y la presidencia de Santander España.

Este banquero decidió dar el primer paso atrás en 2018, dejando sus funciones ejecutivas. Este movimiento precedió a la decisión de Botín de fichar como consejero delegado al italiano Andrea Orcel, tras lo cual el actual CEO, José Antonio Álvarez, se convertiría en un nuevo 'Echenique', como vicepresidente y presidente de Santander España.

Tras cancelar el fichaje de Orcel, Álvarez se mantuvo como CEO y el banco fichó como relevo —no ejecutivo— de Echenique a Luis Isasi, hasta ese momento responsable de Morgan Stanley en España.

El relevo

Con la salida de Echenique en diciembre, el banco tiene que buscar un nuevo consejero, algo que podría estar en marcha con los 'head hunters' con los que trabaja la entidad, como Russell Reynolds. Tras los últimos cambios, el consejo del banco está formado por tres ejecutivos, nueve independientes y dos externos, de los cuales cinco son mujeres y nueve hombres. La entidad podría aprovechar la vacante de Echenique para reforzar la cuota femenina y situarse en el objetivo de que las mujeres representen al menos un 40% de los puestos del consejo.

Al margen de este anuncio, la declaración de Echenique en la Audiencia estuvo marcada por sus palabras sobre las reuniones que mantuvo con Emilio Saracho, último presidente de Popular, en 2017. La primera, "una comida de amigos", fue en febrero de ese año, y en ella el banquero de inversión le reconoció que el futuro de Popular pasaba por "una solución corporativa o una venta". La siguiente fue en abril, y Saracho explicó que estaba teniendo dificultades con algunos antiguos consejeros del banco. No volvieron a verse hasta mayo, momento en que el presidente de Popular le ofreció una alternativa para que Santander se quedara el banco sin sufrir la amenaza de demandas a través de unos 'swaps' (derivados), opción que fue descartada por la entidad presidida por Botín.

Junto a ello, Echenique negó que él hubiera estado involucrado en las negociaciones que hubo a finales de 2016 entre Santander y Popular, cuando el presidente era Ángel Ron, y las de mayo de 2017, antes de que su entidad se quedara el banco en resolución por un euro. Estas declaraciones contradicen las de Ana Botín la semana pasada, que le puso como responsable, algo que llamó la atención del juez José Luis Calama, aunque fuentes financieras próximas a la entidad señalan que es una cuestión de procedimientos internos.

Por ello, el magistrado anunció que llamará a declarar a más directivos del Santander, entre los que podrían acudir el actual CEO, Álvarez, José Luis de Mora, exdirector de Desarrollo Corporativo, ahora en Santander Consumer Finance, Víctor Matarranz, actual jefe de Banca Privada y Seguros, que en 2017 estaba en Estrategia, y el analista Javier Echanove, autor del informe de enero de 2017.

Ana Botín (i), presidenta de Santander, y Rodrigo Echenique (d). (EFE)
Ana Botín (i), presidenta de Santander, y Rodrigo Echenique (d). (EFE)

Otra de las declaraciones que llamaron la atención del juez Calama fue la de una reunión de Santander con la Junta Única de Resolución (JUR) el 3 de junio de 2017, día en que se dio el pistoletazo de salida al proceso de resolución. Hasta ahora, lo único que había trascendido es que el presidente del Fondo de Reestructuración (FROB), Jaime Ponce, había llamado durante la noche de esa jornada, un sábado, a los consejeros delegados de las entidades que podían estar interesadas. Alguno de ellos recibió la llamada en plena final de la Champions League en Cardiff (Gales).

Más allá de este punto, Echenique defendió en su declaración la misma versión que Botín: que Popular era solvente cuando fue comprado por Santander y que legalmente sus provisiones eran correctas. Aun así, criticó el sistema de detección de riesgos, que calificó como "deficiente", y explicó que el banco redujo su valoración del Popular a comienzo de mayo por los malos resultados del primer trimestre de 2017.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios